Artículos de divulgación sobre el amor, la sexualidad y las relaciones de pareja

Una reflexión sobre el amor y las relaciones de nuestros días en forma de novela fresca y divertida. Una novela de divulgación sobre el amor, la sexualidad y la pareja

“Oferta de lanzamiento 2ª edición:compra la novela ahora y de regalo, GRATIS, obtendrás el ebook de divulgación Todo sobre el amor, el sexo y las relaciones de pareja actuales: Conversaciones realistas con expertos. Tan sólo tienes que solicitarlo escribiendo al email que está en la última página del libro.

Oferta Amazon 0,99 € en Kindle y 4,25 € en papel ¡con regalo!

 (…)

¿Es un ideal o una utopía? ¿Podemos aspirar a un amor así? A lo mejor es sólo un sueño. Aunque siento que lo he experimentado, al menos en parte, en retazos, en gestos, en destellos… Lo importarte es quererlo y poner de ti mismo para que exista. La vida es mucho mejor que cualquier película o novela romántica, porque tú pones la banda sonora.

(…)

 

Para escribir el libro Cómo encontrar el verdadero amor “Con canciones de amor y sexo” el autor realizó una investigación sobre el amor y la sexualidad en la actualidad, cómo ha cambiado, cuáles son los problemas y/o paradojas, hacía dónde vamos, ¿cuál es el amor del bueno, el verdadero amor?, las diferentes formas de amar, las rupturas y los divorcios, la irrupción de las redes sociales y las plataformas de online dating como Meetic, eDarling, Adoptuntío, etc.

De este modo, como periodista y divulgador, realizó entrevistas con expertos en psicología, psiquiatría y sexología y consultó múltiples fuentes documentales. Porque su intención pasaba por inspirarse en la realidad (“de la realidad puede surgir la mejor fantasía”, “es un ejercicio de empatía, nos ayuda a conocer otras visiones e incluso a meternos en la piel del otro en la pareja”). Porque su libro no es una novela romántica o el libro a amor… es un libro sobre el amor o “un libro de amor en sentido estricto”.

Aquí puedes leer algunas informaciones, entrevistas y artículos de divulgación sobre el amor, la sexualidad y las relaciones de pareja que seleccionó el autor de la novela, y también tener acceso a las entrevistas exclusivas  a expertos realizadas por el periodista para su web de divulgación científica Saber Más, con reflexiones sobre el amor y preguntas, que muchas veces escapan de los tópicos y lugares comunes… Como su propia novela. 

*Expertos en psicología, sexología, psiquiatría, etc. entrevistados (por orden de aparición):

  • N. Malnero, psicóloga y sexóloga
  • C. Balmori, médico especialista en urología y sexólogo
  • O. Córdoba, psiquiatra y psicoterapeuta, médico adjunto del Hospital Gregorio Marañón
  • E. Rosique, psicólogo especialista en Psicología Clínica, profesor de la Universidad Católica San Antonio de Murcia
  • S. Sanz., psicóloga y sexóloga. Especialista en Psicología Clínica y Terapia Cognitivo-Conductual.
  • F. Azor Lafarga, psicológo clínico
  • R. Linares, psicóloga clínica
  • M. Cahue, psicóloga clínica especialista en relaciones de pareja
  • C. Chaguaceda, divulgador y consultor
  • M. García Toro, psiquiatra y profesor de la Universidad de las Islas Baleares
  • Mª Jesús Comellas, Doctora en Psicología
  • J. Herrero, director y ginecólogo experto en reproducción asistida.
  • M. Esteban , investigador del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC
  • Pere Estupinyà, bioquímico y divulgador

 

También puedes escuchar o leer entrevistas en diversos medios de comunicación con el autor del libro, en las que se habla del amor y las relaciones de pareja, además de su libro. Pincha aquí.

++

++

Entrevista con N. Malnero, psicóloga y sexóloga.

“El amor hay que buscarlo, porque no siempre llega”

El amor tiene relaciones directas con el sexo, con la reproducción, con la intimidad y con sentimientos, como la generosidad. Los últimos estudios han demostrado algunos hechos que son invisibles a nuestros ojos, por ejemplo, cómo se estimulan determinadas partes del cerebro. Estos estudios ahondan en la vinculación entre el amor y el sexo, en cómo se afectan el uno al otro  y en ello hay sustancias como la oxitocina, la dopamina… que tienen mucho que ver ¿verdad?

Cierto, el sexo influye en el amor y el amor en el sexo. El uno sin el otro, muchas veces, no existiría y la explicación radica, quizás, en esas hormonas; la oxitocina, también la serotonina y su prima hermana, la dopamina. La oxitocina es una hormona encargada de muchas funciones pero en concreto las relacionadas con la intimidad afectiva, todo lo que es el contacto piel con piel por decirlo así, la confianza y la intimidad en las relaciones. La oxitocina también se libera durante el orgasmo, una relación amorosa necesita cercanía corporal, intimidad y, por lo tanto, también el orgasmo va a ayudar en esto. La oxitocina va a llevar a las relaciones sexuales y las relaciones sexuales ayudan a liberar oxitocina. Del mismo modo ocurre con la dopamina y la serotonina que son las hormonas del placer. Cuando estamos enamorados estamos liberando constantemente serotonina y dopamina. Si nos encontramos de buen humor, en buen estado anímico y tenemos un deseo sexual alto es probable que estas hormonas estén elevadas también, y es más probable que nos acerquemos a las otras personas y que fluyan las relaciones amorosas y las relaciones sexuales.

¿Con estos descubrimientos cambia de alguna manera la percepción que tenemos de la sexualidad humana desde el “sentido común”?

Nos consideramos muy racionales, pero la racionalidad o el sentido común del ser humano radica en sus peculiaridades cerebrales. Pero el cerebro precisamente se caracteriza por estar influenciado por estas hormonas, porque es el encargado de segregarla. Así que nuestra racionalidad, al fin y al cabo, va a depender de nuestros niveles hormonales y viceversa.

“Nuestra racionalidad va a depender de nuestros niveles hormonales”

Si algo nos caracteriza a los humanos es  la capacidad de raciocinio y también los valores o ideas que pueden ser más o menos fuertes en unas personas u otras. Esto inevitablemente debe demarcar la vida amorosa y sexual que llevamos. ¿Hay distintas formas de disfrutar del amor y el sexo?

Por supuesto, todos las conocemos ¿no? Cuando disfrutamos, si lo unimos a la biología de la que hablábamos antes, generamos todas esas hormonas del placer. Pero no todo el mundo siente placer con las mismas cosas, ni le gustan las mismas cosas…hay personas que liberaran serotonina viendo un partido de fútbol y otras que no, hay gente que disfrutará con determinadas prácticas sexuales y otros que no. No sólo es biología, es mucho educación y todas esas características de los seres humanos, las características culturales. Dependiendo de mi biología, pero también de cómo he sido educado y de las preferencias desarrolladas a lo largo de mi vida , habrá cosas que me producen más placer que otras.

“Dependiendo de la biología y de la educación habrá cosas que nos produzcan más placer que otras”

¿Y qué parte, si es que se sabe, es instinto animal y qué parte tiene que ver con los aspectos psicológicos y con la cultura?

Ese es un debate perpetuo en la psicología y en la ciencia en general. Hay gente que apoya más la base biológica, otros profesionales que apoyan mucho más la base educativa. Yo considero que estaríamos en un 50%, porque es lo que nos hace distintivos a los seres humanos; nuestra parte cultural y educativa. Pero la base biológica también tiene un peso muy importante. Es un eterno debate.

Hay una cuestión importante que es la atracción ¿Se sabe algo de cómo funciona esta atracción?

Existen teorías hasta que nos aburramos. Los más biologicistas son los que más han estudiado esto porque pueden encontrar causas más objetivas, por decirlo así. Quienes defienden que elegimos pareja según el sistema inmunológico, buscamos personas que sean más saludables. También hay muchos teóricos que defienden el tema de las características corporales; la simetría, que tendría que ver también con la salud. Por ejemplo, en el caso de elegir mujeres la proporción cintura-cadera está muy estudiada, mujeres con determinadas proporciones parecerían más atractivas. Igual que los hombres más masculinos, más viriles, serían indicadores de salud y, por lo tanto, de fertilidad. Se supone que esas serían unas razones muy importantes para la selección de pareja, pero aún así nos parecen un poco arcaicas si decimos sólo esta justificación. Así que podría haber miles y miles de argumentos y razones de por qué alguien nos parece atractivo.

 

 

En cualquier caso, hay muchos aspectos que tienen que ver con la psicología, que difieren o se complementan con esas teorías biologicistas que comentabas. Desde el punto de vista como psicóloga, consciente o inconscientemente ¿qué crees que nos hace aproximarnos a una persona que vemos como posible pareja?

Enamorarse no es consciente ni es una decisión racional, no lo es nada porque intervienen todas esas hormonas de las que hablábamos antes y cantidad de factores más que no controlamos. Hay mucha gente que dice siempre “elijo mal”, no es que sencillamente no eliges, lo siento. Yo utilizo una herramienta terapéutica habitualmente que es hacer un listado de la persona que sería ideal para mí como pareja. Como una lista de la compra, de características. Por ejemplo alguien puede poner; que sea atractivo físicamente, que sea atento, que sea detallista, que sepa cocinar bien, cada uno con sus propios gustos ¿no? Hacemos una lista y así podemos orientarnos y no caer en esa rueda de “siempre elijo mal, siempre elijo el mismo patrón”. Bueno, esto es un resumen bastante burdo pero sería más o menos así la técnica y qué ocurre al final, que aunque tengamos muy, muy claras las cosas que queremos, acabamos cayendo. Y a lo mejor tiene que ser así, a veces caemos en relaciones de pareja que no son saludables y hay que aprender a evitarlas, pero la mayoría de las veces nos saltamos a la torera estas características porque hay cosas inconscientes que pesan mucho más para nosotros.

“Enamorarse no es una decisión consciente ni racional”

¿Cómo buscamos pareja hoy en día en España?¿Somos exogámicos o endogámicos?

Hoy día, está claro que gracias a las nuevas comunicaciones practicamos la exogamia. Cada vez hay más parejas con relaciones a distancia y es que para la naturaleza esto es beneficioso porque busca heterogeneidad genética, pero claro luego hay gente que es más atrevida que otra. Hay gente a la que le gusta el riesgo, quiere salir fuera y conocer personas nuevas, y otros que prefieren elegir entre lo que les queda cerca. Esto es cuestión de comodidad y de psicología de cada uno, así que hay para todos los gustos. Todos conocemos casos de gente que no ha salido nunca del pueblo, que se ha casado o ha tenido su novio o novia de toda la vida y están súper felices. Y otros que se van de un país a otro, experimentando y probando cosas nuevas y son igualmente felices.

Esto tiene que ser debido a patrones de personalidad.

Y a las oportunidades, porque hay gente con muchas oportunidades que no las aprovechan y otros, al revés, que las buscan. Es que tenemos una idea también del amor romántico de película, que llegará, espera ya llegará y no.

¿Qué hay de verdad en este mito del amor? En algunas ocasiones he leído que puede provocar relaciones de pareja realmente insanas.

El amor romántico es el ideal del amor romántico que nos han a intentado vender siempre, es alucinante y, gracias a cosas como Disney, la mayoría de las veces lo que provoca son relaciones insanas, porque no provoca un cuestionamiento de la relación y una búsqueda de aquello que me interesa. Por eso mucho termina en el conformismo por parte de la mujer. Es fácil que el amor romántico, la pareja de toda la vida y unos estereotipos determinados desemboquen en relaciones destructivas. Muchas otras veces no, son muy felices. Pero desde luego tiene que haber una capacidad crítica y de toma de decisiones, de voy a buscar una pareja con unas características para mí y porque yo quiero, eso no te lo dice el amor romántico y es mucho más probable que encontremos relaciones sanas.

Y una vez que se ha constituido la pareja ¿cómo evoluciona la pareja a lo largo del tiempo? Hay casos en los que el sexo une más a la pareja y otros en los que puede desunir. ¿Cómo evoluciona el sexo en la pareja? ¿Y los problemas de pareja?

Creo que todos conocemos bien la metáfora o el chiste de la pareja que se va pique porque las relaciones sexuales empiezan a empeorar, son menos frecuentes, menos novedosas y caen en la rutina… Esto es un proceso totalmente normal que deriva de la pareja a largo plazo. Comenzamos en unos niveles de felicidad máximos y de enamoramiento y eso va a decaer, más que nada porque serían insostenibles físicamente los niveles de activación que tenemos. Entonces cuando el enamoramiento decae, empieza a estabilizarse la pareja, y es probable que las relaciones sexuales no sean tan pasionales y novedosas como antes. Y es un proceso normal y , de hecho, ese proceso es el que lleva a la madurez de la pareja y al conocimiento de verdad, porque al principio nos parece que todo es nuevo, porque todo es nuevo…Pero cuando de verdad nos empezamos a conocer, la sexualidad puede verse mermada. Y me preguntas si precisamente la sexualidad puede reforzar el que continúe la pareja o empeorarla. Sólo tenemos que pensar en qué es lo que distingue a una pareja de un par de amigos que sean muy, muy íntimos y que puedan vivir juntos, lo que los distingue realmente son las relaciones sexuales y toda esa intimidad y esa emoción que va con ellas; la distancia afectiva, la distancia sexual . Entonces si ese factor que es el principal distintivo decae, es probable que la pareja empiece a deteriorarse, del mismo modo si funciona muy bien es más probable que la pareja que se lleva bien dentro de la cama, es más probable que se lleve bien fuera de la cama. Aunque podemos ver excepciones, hay parejas que funcionan muy bien en la cama pero luego se llevan fatal o al revés, de hecho hay muchas parejas que asumen  que su sexualidad está mermada y que no les va muy bien pero como funciona a otros niveles, pues perpetúan la relación.

“Los niveles de actividad que provoca el enamoramiento serían insostenibles a largo plazo”

¿Podría ser el problema sexual un efecto del problema de pareja?

Por supuesto, podría decirse que en torno al 80% de los problemas sexuales o disfunciones sexuales son psicológicos, y son psicológicos por factores propios, por motivos relacionales o por cantidad de cuestiones que muchas vienen derivadas de lo que hablábamos antes; del amor romántico y del ideal de cómo tienen que funcionar las cosas. Así que está claro que en la relación de pareja cuando no hay una buena comunicación o hay conflictos,  cuando hay estrés o preocupaciones, eso se va a reflejar entre las sábanas.

“El 80% de los problemas o disfunciones sexuales son psicológicos

Algunos expertos apuntan que hay mitos e idealizaciones que son tan malsanas que llevan a una frustración y una presión que no tiene sentido. ¿Qué opinas de esto?

Estoy totalmente de acuerdo, desde que el sexo ha salido a las calles, desde que podemos hablar abiertamente de ello, se ha ido mitificando y transformando. En vez de verlo como algo mucho más natural y heterogéneo, hemos hecho lo mismo que con el amor romántico. Estamos haciendo un ideal del sexo erótico, llamémosle así, un ideal de cómo tienen que funcionar las cosas dentro de la cama, hay ideal para heterosexuales, hay ideal para homosexuales…y todo el mundo concibe una idea. Y si no estamos  dentro de los cánones, que es lo habitual no caer en los prototipos, pues entonces ya se sale de la norma. Y aquí voy a hacer un aviso, el que sale perdiendo sobre todo es el hombre, se le exige de una forma desmesurada.

“Al idealizar el sexo el que sale perdiendo es el hombre”

Haciendo el símil con el amor, tener cosquillas en el estómago cuando ves a la persona de la que te enamoras o con la que estás empezando a salir… En el sexo después de 30 años de matrimonio no puede haber ese deseo “animal” del principio.

Claro, es muy probable que no, más que nada porque no hay novedad y nuestro atractivo también decae. Estamos con una persona que según van pasando los años, va ganado kilitos , va teniendo sus arrugas… El cuerpo cambia, ya no es tan atractivo a través del canon que nos intentan vender, porque a nosotros nos puede resultar atractivo. Siempre pueden ir bien, sólo se trata de ir ajustándose. Las personas cambiamos, es lógico que nuestra sexualidad cambiey cuando se trata de pareja, hay dos sexualidades juntas que se tienen que complementar. Así que lo lógico es que todo necesite reajustes, es decir, lo del principio no va a valer más adelante, tanto en el hombre como en la mujer.

A través del canon material.

Sí, material y superficial totalmente. Porque nuestra satisfacción sexual no tiene nada que ver con el canon de belleza establecido.

“Nuestra satisfacción sexual no tiene nada que ver con el canon de belleza establecido”

¿Y existe la compatibilidad sexual?

Por supuesto, simplemente podemos ver en nuestros casos personales como estamos mejor con unas personas que con otras, hay gente que nos cae mejor, hay gente que nos cae peor…Somos compatibles para hacer distintas cosas, hay gente con la que nos gusta trabajar y otra gente con la que nos gusta salir a tomar café. Lo mismo ocurre dentro de la cama.

¿Y puede ocurrir también que esa compatibilidad que al principio no exista se pueda aprender?

Claro que sí, para eso estamos los profesionales. Está la propia experiencia, la buena comunicación, transmitir lo que nos gusta, lo que nos gusta solos y en pareja, también está el trabajo de ir conociéndonos a nivel físico. Y por eso también están los terapeutas de pareja y los sexólogos, para ayudar a que eso se lleve a cabo. A veces el deterioro de la pareja o el deterioro de las relaciones sexuales va encaminado por ahí, estamos perdiendo la compatibilidad, tenemos distintos intereses, pues vamos a ver cómo trabajamos para que esto confluya y que salga adelante mucho mejor.

Sobre la presión y la exigencia, la sociedad tiene mucho que ver. ¿Cómo se manifiesta esto en el sexo?

Hay mucha competitividad. Quizás en las mujeres no tanto, aunque sí se nota en la adolescencia, y en los hombres a lo largo de toda la vida, los hombres son más competitivos en esencia. Y si lo son en otras facetas de la vida, también en las relaciones sexuales. Sólo hay que ver en los jóvenes “es que tengo 18 años y aún soy virgen” ¿Con quién estás compitiendo?  Tu ego depende de que ya no seas virgen al igual que el resto de personas de tu entorno. Por ejemplo, un hombre que tiene que aguantar media hora porque si no su ego falla…Pues no, habrá días que sí lo aguantes y muchos días que no, y no pasa nada, no tiene que ver ni con tu honor , ni con tu valía, ni con tu hombría…

Y en la pareja,  al igual que en otros ámbitos de la vida, nos preocupamos más en pedir que en dar y eso es un problema.

Sí, pero siempre vemos antes la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio. Siempre ocurre que acabamos exigiendo más a los demás porque nos creemos, y es parte de nuestra psicología, que hacemos más de lo que realmente hacemos. Esto funciona, no tiene nada que ver con la sexualidad, bueno o sí, en los trabajos en equipo; siempre creemos que nosotros hemos aportado mucho más y, a lo mejor, hemos aportado lo mismo. Entonces siempre exigimos al otro y sobre todo cuando hay estas presiones sociales de tú deberías de hacer esto, tú deberías de rendir de este modo.

“Exigimos mucho más al otro que a nosotros mismos, sobre todo debido a las presiones sociales”

Algo a medio camino entre el amor y el sexo es la intimidad con otra persona, que no tiene necesariamente que desembocar en relación sexual. ¿Qué papel desempeña este deseo de intimidad?  

La cercanía física o afectiva, la proximidad con una persona, es súper importante para todo ser humano, a cualquier nivel, ya sea para desembocar en relaciones sexuales o para no desembocar en relaciones sexuales. Hay parejas que no tienen ese tipo de intimidad, ni a nivel físico de no estoy acurrucada contigo o ni  a nivel afectivo, no te cuento determinadas cosas o no te transmito sentimientos, porque vamos a desembocar irremediablemente en relaciones sexuales y resulta que hoy no me apetece. Entonces para no acabar en el punto diez, ni siquiera llego al cinco. Esto es un punto clave del deterioro de la pareja porque no existe una intimidad más allá de las relaciones sexuales que necesitamos, y el contacto físico  y el contacto físico-afectivo es muy importante. Y ya no sólo en las parejas, todas las personas necesitamos amigos que nos entiendan, que nos apoyen…que nos den un abrazo cuando lo necesitamos.

“Cuando no existe una intimidad más allá de las relaciones sexuales, la pareja se deteriora”

En definitiva, la intimidad, el amor, el sexo compartido en pareja …no hay ninguna duda de que nos hace feliz. Pero esa felicidad hay que cuidarla.

Claro que sí, nada sale sólo. La felicidad siempre hay que buscarla.

“El ideal de amor romántico nos hace perder nuestra capacidad crítica para evaluar la relación y nos puede llevar a relaciones insanas”

 

Entrevista con el Dr. Balmori, médico especialista en urología y sexólogo.

“La mujer ha tomado las riendas de su vida sexual y exige. Y eso nos trae a la consulta a varones que se ven agobiados por la exigencia femenina

Nos acercamos al sexo desde un punto de vista médico y científico. Para ello entrevistamos al Dr. Carlos Balmori, Licenciado en Medicina y Cirugía, Médico Especialista en Urología, Máster en Sexología, Terapia Sexual y de Pareja . Actualmente dirige la Unidad de Medicina Sexual.

Desde su punto de vista, como especialista y de un modo general ¿Cómo vemos la sexualidad en una sociedad actual, o al menos en una sociedad como la española?

Yo creo que ahora mismo estamos en un movimiento extremo del péndulo. Hemos pasado de una situación y de una visión judeo-cristiana del sexo, muy restrictiva, que sólo se encaminaba a la procreación en el contexto de una pareja heterosexual… Y, hoy en día, lo que se preconiza es que el sexo el algo casi obligatorio, necesario en la vida y el que no tiene sexo pues ha fracasado. Es lo que vemos un poco en los anuncios, que si tu vida sexual es buena lo demás no importa, eso quizá no es así…En España, en particular, somos más radicales en ese sentido y estamos ya en ese extremo del péndulo. Supongo que nos tendremos que centrar y tomar todo con más calma y más naturalidad.

Y en otros países ¿cómo cree que sucede?

En otros países de Europa yo creo que están más moderados. En EEUU, que también es un país de situaciones radicales, encontramos gente muy puritana pero, sin embargo, luego en otras situaciones son muy abiertos o están en ese extremo de sexo radical.

Cuando comentaba anteriormente lo del sexo como algo obligatorio y lo de sentirse fracasado. Esto debe de crear en la sociedad una frustración muy importante… ¿no?

Sí, es así porque los clichés, los estereotipos que nos está mostrando la sociedad actual, sobre todo la cultura de la imagen, de Internet, de la televisión… Nos muestra eso, cuerpos perfectos, una sexualidad perfecta, que muchas veces no se corresponde con la realidad. Y la gente en esa comparación se ve un poco disminuida y entonces ya piensa en un problema.

¿Se puede hacer un acercamiento a la sexualidad desde la ciencia? ¿Hay distintos acercamientos desde distintas ciencias?

Hay que tener en cuenta que la sexualidad en una realidad que tiene tres componentes; un componente biológico, que podría ser el mero hecho de la reproducción y el goce físico, una parte psicoafectiva que es las relaciones entre personas y el goce psicológico, y lo que es la parte social, una conducta sexual o roles clásicos a lo que es la identidad-género. Todos estos componentes ya tienen sus bases científicas como son la biología, la medicina, la psicología, la antropología, la sociología… con la que escoger cada una de estas partes y enfocarla al tema de la sexualidad.

“La sexualidad tiene tres componentes: el biológico, el psicoafectivo y el psicológico”

El sexo en ciencia ¿se estudia de una manera seria o sólo superficial?

La ciencia que estudia el sexo es la sexología. Para mí esa palabra se ha devaluado mucho. Porque todo el mundo cuando piensa en un sexólogo, piensa en alguien que indaga en la mente sobre unos problemas que “comen el coco” y que eso le lleva a los problemas sexuales. Desde los años 19 ó 20 del pasado siglo, que es cuando se empezó a desarrollar la sexualidad como ciencia, fueron médicos como Hirschfeld, los que desarrollaron una verdadera ciencia de la sexualidad. Luego un poquito más tarde, hasta los 60, empezó Kinsey Master y Johnson, fueron los que ya dieron el empuje a este apartado de categoría de ciencia. Y hoy en día, afortunadamente, en muchos centros universitarios y en algunos centros de investigación se está haciendo verdadera ciencia en el campo de la sexualidad.

¿Qué papel juega la medicina en esa ciencia global que tiene que ver con la sexualidad humana?

Como he dicho, de esas tres partes, se centra en la parte biológica. Hoy en día se centra en casi todos los mecanismo neurofisiológicos, desde le enamoramiento a la disfunción eréctil. Se están encontrando las bases neurofisiológicasy por tanto eso nos permite actuar a nivel de la terapia.

Sin embargo, según comentan muchos sexólogos o psicólogos gran parte de los problemas en la sexualidad o problemas sexológicos están en la mente. ¿Es así?

Se pasó de esa época en la que incluso, bueno todos tenemos la referencia de Freud, se consideraba que todos los problemas sexuales estaban en la mente y como no se conocían las bases neurofisiológicas, todo había que verlo desde esa perspectiva. Sí que es verdad que es muy importante el aspecto sociológico y el aspecto psicológico de la sexualidad, y hay que tenerlos en cuenta. Y de ahí en mi caso, en mi formación, el intentar abarcar con la parte de sexología y con la parte del master de sexología los problemas sexuales desde una visión integral, no sólo desde la parte médica sino la parte, efectivamente, psicológica. Porque, evidentemente, poniendo un ejemplo; un paciente con una disfunción eréctil de causa física, esa disfunción se puede ver agravada precisamente por el problema psicológico que le genera ese problema orgánico y viceversa. Alguien que tiene un problema psicológico puede acabar teniendo un problema orgánico. Se retroalimentan.

“Alguien que tiene un problema psicológico puede acabar teniendo un problema orgánico y viceversa”

Se está empezando a hablar de la viagra femenina y existen opiniones que dicen que se está medicalizando el asunto en exceso. Cuando realmente puede que, si es que hay un problema, éste esté en el cerebro o en la posición de la mujer… Existe cierta polémica respecto al tema, ¿cuál es su opinión?

Medicalización efectivamente la hay porque hay un sustento orgánico a muchos problemas sexuales y, por tanto, en el caso de los inhibidores de la fosfodiesterasa 5, que son viagra para la disfunción eréctil , fue un paso muy grande. Se ha intentado hacer una similitud en la mujer y se habla de la viagra femenina, cosa que no existe. Dentro de los problemas sexuales de la mujer, el más prevalente es la falta de deseo y sí que es cierto que para la falta de deseo en determinados casos se puede utilizar… En España, por ejemplo, está comercializado, un parche de testosterona que es la hormona del deseo. Pero no sustituye a que esa falta de deseo no sea por problemas orgánicos sino por otra serie de problemas de pareja, de depresión, etc. Con lo cual a la hora de prescribir una medicación primero hay que descartar que haya ese problema físico al cual va a responder la medicación o el tratamiento que hagamos.

“Se están generando unos problemas sexuales que no son tales problemas

Como comentaba anteriormente, ¿está generando problemas la imagen que se nos muestra del sexo en la sociedad?

Sí, claro. Se están generando unos problemas sexuales que no son tales problemas. La sociedad en la que vivimos es una sociedad de la imagen, de tener información sin filtración y esto nos lleva a tener unas falsas creencias sobre lo que puede ser normal en el ámbito de la sexualidad o no. Ejemplos claros serían la visión de las películas pornográficas, eso nos trae cada vez más gente a la consulta. En el caso de los varones, varones que creen que son eyaculadores precoces porque no aguantan lo suficiente al compararse con este tipo de películas, o mujeres que también nos consultan porque a lo mejor no logran el orgasmo sólo con la penetración. Entonces claro, son falsas creencias que generan falsos problemas en el ámbito de la sexualidad.

“Se hace creer a varones que son eyaculadores precoces, o a mujeres que deben logar el orgasmo sólo con la penetración”.

Vamos a ir a los inicios de todo. ¿De dónde surge la atracción sexual? ¿Cómo es científicamente?

Científicamente, sí que existen ya muchos estudios en los que a ciertos individuos ante estímulos sexuales, por ejemplo, se les podían hacer resonancias y se veía cómo se activaban zonas cerebrales específicas. Esas zonas cerebrales activaban una cascada de reacciones hormonales y neuronales que a su vez liberan sustancias como pueden ser la testosterona, la hormona del deseo, la felitenamina que es la sustancia que va a generar sobre todo el enamoramiento, luego también la oxitocina o la dopamina que es la sustancia que genera el apego . Todos estos mediadores químicos, son los que, junto a los que luego van a afectar a la erección o a la estimulación del clítoris, conforman la base o el sustrato fisiológico de la sexología y de la sexualidad del hombre y la mujer.

Hemos oído hablar mucho de la relación entre las feromonas y la atracción sexual ¿en qué queda esto?

Sí que existen las feromonas. Por ejemplo, se hicieron unos estudios con la sustancia que se usa para hacer perfumes y aumentaba el deseo sexual en las mujeres. Esa misma sustancia puesta en el laboratorio, al nivel de una placa con espermatozoides, los espermatozoides iban hacia esa sustancia. Es decir, ya hay unos estudios científicos con todo lo que son las feromonas. Son todo lo que produce un olor muy evidente en los animales y no tanto en las personas, pero sí que existen.

Hay veces que parece existir diferentes visiones de la sexualidad entre los hombres y las mujeres, ¿cómo puede ser que estando programados biológicamente para perpetuar la especie humana pueda, o al menos es lo dice el discurso dominante, haber tanta diferencia entre las respuestas sexuales de los hombres y las respuestas sexuales de las mujeres? Y este discurso está presente en la vida cotidiana; en chistes, monólogos y si vas a una farmacia te encuentras un montón de productos en los que se asegura un clímax mutuo o se asegura una respuesta ideal masculina o femenina ¿Cómo es posible esta situación?

El estereotipo clásico que tenemos todos conceptualmente es eso, el hombre está siempre dispuesto, la mujer es más pasiva; no le apetece, le duele la cabeza… Todo eso está cambiando ya desde hace tiempo, aproximadamente desde los años 60 con la liberación sexual femenina. Con la aparición de la píldora anticonceptiva la mujer se liberó precisamente de lo que era el hecho sexual como simple medio de concepción y entonces lo buscaba ya por el mero hecho del disfrute sexual y el goce. Entonces ahora, y volviendo un poco al símil del péndulo, volvemos a estar en que la mujer ha tomado las riendas de su vida sexual y exige. Y eso nos trae a la consulta a varones que se ven agobiados por la exigencia femenina, entonces esos estereotipos clásicos, que podían ser un poco jocosos, sobre la actividad sexual han cambiado.

Eso se transmite también al propio coito, en sí mimsmo, en el cual parece que también existen esas diferencias. Hay anuncios que ofrecen clímax mutuo, los hombres, como comentaba, por ver películas creen que son eyaculadotes precoces, la mujer se queja de que es muy rápido… Todo ese tipo de cosas. Si se supone que estamos programados o debemos de estar programados…

Lo que es el ciclo sexual, la respuesta sexual con sus fases; excitación, meseta, orgasmos, resolución … Eso se conoce ya desde los estudios de Master y Jonhson y existe tanto en el hombre como en la mujer. Es similar pero, efectivamente, lo que se busca ahora mucho es la sincronía, todos tenemos que empezar a la vez y acabar a la vez. Eso es lo que hay que desmitificar y educar a la gente sobre la sexualidad, cada uno tiene su tiempo… Conociendo a una persona pues, efectivamente, cada vez disfrutas más de esa relación de pareja porque te conoces más y sabes cómo estimular, cómo llegar al clímax y por esos falsos estereotipos, por esas falsas creencias, todo el mundo piensa que eso es igual para todos y no es así.

Sí, es la imagen mítica del orgasmo simultáneo.

Efectivamente, la sincronía es una de las falsas creencias, que bueno, efectivamente puede llegar a darse, pero se necesita una gran compenetración en la pareja.

“Para tener sincronía en el orgasmo hay que tener una gran compenetración en la pareja”

¿Existe compatibilidad sexual entre unos individuos y otros en concreto? ¿O cuenta más esto del aprendizaje? ¿O es una mezcla de ambos?

Primero habría que diferenciar, hablando de sexo, a todas las personas, ya que dentro de un abanico se podrían clasificar en erotofílicas o erotofóbicas. Dentro de esos extremos pues tenemos a la población. Efectivamente si tú juntas a una persona erotofílica con una erotofóbica, pues quizás va a haber problemas. Lo lógico es que, más o menos, se adapten a alguien similar a sus necesidades. Ahí entramos un poco en lo que es la exigencia de la sexualidad. Hay personas que son absolutamente felices sin tener nada de sexo y no hay porqué, evidentemente, obligar a esa persona a tener sexo porque vive tan feliz sin sexo. En cuanto a la compatibilidad al principio hay una atracción física evidente, lo que llamamos fase de enamoramiento, que Ortega y Gasset llamaba estado de imbecilidad transitorio. Está físicamente o fisiológicamente comprobado que dura unos seis u ocho meses. Pasado ese tiempo pues ya empieza el declive y evidentemente al principio no veías defectos en la pareja, no veías ningún problema, luego ya empiezas a verlos. Entonces esa compatibilidad que al principio sientes que hay. Luego te tienes que ir adaptando o reeducando.

“Está comprobado que el enamoramiento dura unos seis u ocho meses”

¿Esa compatibilidad puede ser biológica? ¿Qué papel juega la biología?

Yo creo que la parte biológica es la primera, es la fase de enamoramiento, en la que si hay esa atracción química es porque se desencadenan todos esos mediadores y vas a estar bien con esa pareja. Luego llega el efecto psicológico de compartir otra serie de cosas, llegar a una serie de acuerdos. Por ejemplo a mí me apetece más, a ti te apetece menos… y ahí es donde surgen los problemas.

Dr. Balmori, usted es especialista en salud sexual ¿qué es exactamente la salud sexual?

La salud sexual como tal, la vamos a definir como un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad. Esto no quiere decir que la ausencia de la disfunción o de un problema real no provoque no tener una buena salud sexual. Por ejemplo, alguien que sea homosexual en un país que está perseguida la homosexualidad como tal, no tiene ninguna disfunción, no tiene ningún problema sexual, pero no puede manifestar su sexualidad y eso es también salud sexual, el poder manifestar su sexualidad o su vida sexual sin ningún tipo de problemas. Entonces eso también entra dentro de lo que es la salud sexual.

“La salud sexual es un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad”

¿Y hay alguna sexualidad saludable y otra no saludable?

Sexualidad saludable es todo aquello que nos provoque el vivir con alegría, digamos satisfacción, aquello que nos agrada y que agrada también a la pareja. Por lo tanto, no hay nada anormal o normal dentro de la sexualidad. Si produce placer, es agradable, a la pareja también le gusta… eso es una sexualidad agradable.

“No hay nada anormal o normal dentro de la sexualidad”

Y para finalizar, también cuando hablamos de sexualidad nos estamos refiriendo a la reproducción y a la fertilidad. Se está produciendo una contradicción entre la biología de la mujer o del hombre, sobre todo de la mujer y la realidades sociales. Se está alargando la edad de tener su primer hijo. Y se producen cambios muy importantes en la fertilidad y que tienen que ver con la sexualidad…

Pues sí, uno de mis campos también es el tema de la fertilidad y ahí veo muchos problemas derivados hacia la sexualidad. Porque muchas veces se genera el tener que hacer coitos programados, la necesidad imperiosa de eyacular en un momento dado, en el caso de la mujer de controlarse las hormonas, el ver sus menstruaciones…Todo ello provoca una gran ansiedad y fundamentalmente se ve reflejado en problemas tanto de pareja, como en problemas físicos ya sean de disfunción eréctil, de anorgasmia, de problemas vaginales… Todo ello derivado de esa angustia que genera el no poder tener hijos en el momento que uno lo desea.

¿A partir de que edad comienza a bajar la fertilidad en hombres y en mujeres? ¿Cuáles son los principales problemas a nivel general?

En el hombre la fertilidad se mantiene casi estable a lo largo de la vida, puede ser fértil hasta la muerte. La mujer sí que tiene un ciclo biológico, en el que todos sabemos llega a su fin con la menopausia y ya es imposible tener hijos. Sí que hay una barrera clara en la mujer más o menos a los 35 años, y que de una manera bruta y exponencial disminuye su fertilidad. Hoy debido a como está estructurada la sociedad, la vida laboral, la vida en general, no importa que las mujeres retrasen su momento de la maternidad. Ya que gracias a los avances de la ciencia se está planteando que tanto hombres como mujeres preserven su fertilidad mediante la recuperación de ovocitos o espermatozoides en edad de plena fertilidad, a los 25 o 30 años. Se pueden preservar espermatozoides o preservar ovocitos para luego utilizarlos si se plantea uno la maternidad o paternidad.

“Gracias a los avances en la ciencia no importa que las mujeres retrasen su momento de ser madres”

Vaya sociedad la nuestra, un tanto paradógica. Ahora parece que queremos o tenemos sexo sin reproducción y reproducción sin sexo. Cuando somos más fértiles no queremos concebir pero sí sexo, pero luego para concebir cada día más precindimos del sexo y/o necesitamos ayuda…

Sí, con la reproducción asistida se llega a eso, a no utilizar el sexo o a hacer un sexo programado, frío…Entonces esa es la problemática que nos toca vivir y esa es contra la que tenemos que luchar. El educar a la gente para que no le pille de improviso, porque todo el mundo piensa que no le va a pasar o no es su caso y desgraciadamente sí hay un alto porcentaje de gente que tiene que pasar por esto.

—-

Entrevistas con Olga Córdoba, psiquiatra y psicoterapeuta, médico adjunto del Hospital Gregorio Marañón y co-autora del libro Ysinembargotequiero; Eladio Rosique, psicólogo especialista en Psicología Clínica, profesor de la Universidad Católica San Antonio de Murcia; y Silvia Sanz., psicóloga y sexóloga. Especialista en Psicología Clínica y Máster en Terapia Cognitivo-Conductual.

Análisis: ¿Por qué las mujeres sueñan con 50 sombras de Grey? ¿Por qué fascina el protagonista? ¿Qué hay de malos tratos?

 

El fenómeno que comenzaba hace ya casi cuatro años con la publicación de los libros de Cincuenta Sombras de Grey, de E. L. James, volvió a vivir otro punto álgido con el estreno de la película, que vino acompañada de una enorme expectación y una gran campaña de marketing. La novela, que narra una relación aderezada con sexo explícito y elementos sadomasoquistas, ha roto tabúes, ha despertado pasiones y ha provocado opiniones para todos los gustos. No solo sobre temas relacionados con el sexo sino acerca de las mismas relaciones de pareja.

¿Christian Grey es el hombre perfecto con quien fantasear? Ella es una chica normal, joven y virginal. Él es guapo, millonario y dominador. Este perfil masculino parece resultar muy atractivo para las mujeres, a la vista del tremendo éxito de la franquicia. Pero además de aplausos y entusiasmo también se han desatado la polémica, al considerar que tanto las novelas como la película pueden promover una relación insana, incluso de maltrato, disfrazada de amor romántico.

Teniendo como excusa la novela, queremos ahondar en cómo es la relación de pareja entre los protagonistas, por qué es tan atrayente para miles de lectoras, las fantasías sexuales y otras formas de sexualidad no convencionales, conocer si se han visto afectadas las relaciones de pareja y cómo pueden los estereotipos influir a las futuras relaciones de los adolescentes. Para ello, entrevistamos a tres expertos en psicología, terapia de pareja, sexología y psiquiatría. Tres perfiles profesionales distintos que aportan reflexiones realizadas desde el rigor y el conocimiento teórico y clínico.

Antes de preguntar a los profesionales, resultan ilustrativas algunas opiniones publicadas sobre este tema. Cincuenta sombras de Grey contiene muchos ingredientes atractivos para el lector femenino: un hombre rico, un héroe macho alfa, que lo controla todo y le permite a ella librarse de todas las responsabilidades y preocupaciones y le ofrece lo último en lujo. Pero, al mismo tiempo, él todavía necesita el amor de una mujer para curarse. Pues bien, para la mayoría de nosotras, esta combinación es irresistible, por mucho que una vaya de liberal por ahí”, declaró la exitosa escritora de romántica Eve Berlin en La Vanguardia.

“Nuestro análisis identificó patrones de la obra que reflejan de forma omnipresente la violencia en la pareja. El abuso emocional está presente en casi todas las interacciones”, explicó a elmundo.es la principal autora de un estudio que alerta sobre los efectos perniciosos de 50 sombras de Grey, Amy Bonomi, investigadora del departamento de Comportamiento Humano en la Universidad de Ohio.

¿Hay una paradoja manifiesta entre las ventas millonarias y lo que la mujer actual suele exteriorizar sobre su hombre o relación ideal? ¿Qué hay de realidad? ¿Hay una predisposición genética? ¿Al final se busca el dinero? ¿La sumisión? En definitiva, ¿Qué hay de sano e insano en el fenómeno?

No se analiza y tampoco se hace una crítica del libro o la película 50 sombras de Grey, sino que se utiliza como pretexto para abordar diversos temas que, a la luz de la opinión de multitud de expertos, resultan de gran relevancia. Por eso consideramos que es necesario reflexionar sobre estas cosas…

¿Qué tiene este libro que ha hecho que se hable tanto de sexo?  Incluso se habla de prácticas sexuales poco convencionales, como el sadomasoquismo, o de las fantasías sexuales femeninas…

Olga Córdoba: El libro ha sido un fenómeno social porque ha roto un mito: es un libro erótico escrito por una mujer y para mujeres. Con lo cual las mujeres se han dado el permiso de leerlo sin tapujos porque el marketing que se ha hecho les ha reforzado. Leer sobre sexo y fantasías sexuales, incluso ir al cine a ver la película, aunque parezca algo normal, no lo es, todavía sorprende en esta sociedad que la mujer tenga fantasías sexuales y se interese por el tema. Muchas mujeres, comentan en mi consulta que viven la sexualidad con vergüenza, ni siquiera se masturban ni conocen a fondo su propia sexualidad.

Eladio Rosique: En términos generales podemos hablar de que la trilogía de las 50 sombras de Grey ha supuesto una vuelta de tuerca a un tabú todavía existente con determinadas prácticas sexuales. Aunque en mi opinión, no han sido las prácticas sadomasoquistas en sí la que han interesado, sino el atreverse a abandonarse a una relación puramente sexual, exploratoria y con mucho morbo. Puede que una figura masculina con tanto conocimiento del placer femenino sí que sea estimulante.

Silvia Sanz: Quizá había un desconocimiento y un mal juicio de estas técnicas sexuales, y como estos libros han envuelto el BDSM en modo de novela romántica pues hace que tenga mayor interés para las personas. Y especialmente para las mujeres, pero realmente libros eróticos hay muchos y mejores.

Desde su punto de vista como experto, ¿Cómo es el tipo de relación que se define en la novela? ¿Por qué tanto revuelo?

O.C.: Es una relación asimétrica, de amo-esclavo, de sumisión de la mujer y dominación masculina hasta niveles humillantes.

Lo que el protagonista pretende es una relación de sometimiento de su víctima (de verdugo/esclavo), pero en el trasfondo psicológico, el protagonista es una persona muy vulnerable psicológicamente, muy dañada, con importantes traumas infantiles que le hacen protegerse de las emociones tras esa máscara de castigador. Seguramente a él en su más tierna infancia, sus figuras de referencia le agredieron, y tiene grabado a fuego en su corazón, que dar amor es sinónimo de dañar. Si las personas que se supone que más te quieren te agreden, aprendes que eso es amar.

El protagonista tiene un perfil de personalidad con rasgos narcisistas, perfeccionista, obsesivo, controlador, inteligente, exitoso profesionalmente, atractivo, pero midiendo al extremo sus muestras de afecto. Incluso le asusta “sentir” y cuando lo hace lo transforma en deseo de agredir automáticamente como canalización de un sentimiento que él vive como inaceptable. No se permite dejarse llevar por las emociones porque seguramente anida en él la falsa creencia de que amar es sinónimo de intenso sufrimiento.

En la posición de sádico-narcisista-poderoso, se siente “alguien poderoso”, porque aunque aparentemente es un hombre seguro de sí mismo, siente una profunda baja autoestima e inseguridad en los afectos temiendo que si se abandona y expresa lo que siente (sin bloqueos y sin transformarlo en fantasía sado/masoquista) será herido de muerte.

La chica, es una mujer con una personalidad normal, inteligente, resolutiva, independiente, sensible y con capacidad de amar y expresar sus sentimientos sin ningún problema. Se enamora del protagonista y desde la perspectiva del enamoramiento, intenta comprender y accede a explorar y participar de “la locura” de su enamorado. Ella percibe e intuye, que él tapa sus sentimientos con esas prácticas, pero siente que él es capaz de amar. Creo que ella persistirá en el intento “de salvarle” colocándose en el papel de salvadora porque le ama profundamente.

El problema es que él tendría que pedir ayuda profesional, asumir que tiene un grave problema y dejar de intentar tapar y compensar con estas prácticas que exceden ampliamente las fantasías sexuales, pasando a ser un modo de vida.

E.R.: En este punto es en el que debemos detener nuestra atención. Cuando hablamos de relaciones de maltrato tendemos a pensar en la agresión física, pero el maltrato más generalizado y silencioso es el de la anulación. La naturaleza femenina tiene un clara predisposición que es la de amar renunciando a su propio bienestar. Esto, que en principio pude ser algo loable, puede abocarle a relaciones de dominación en cualquier ámbito, en el de pareja pero también en su faceta como madre, hija o empleada laboral. Es un ejemplo de cómo una fortaleza puede tornarse en debilidad. Si a esto le sumamos la tendencia competitiva y, en ocasiones, anuladora del hombre puede crear relaciones de mucho sufrimiento. Por esta razón, resulta peligroso llegar a ver como normal una relación de sometimiento que al final termina llevando al amor verdadero. Una trampa de la que llevamos tiempo avisando los profesionales de la psicología y colectivos de lo más variados.

He de aclarar que cuando hablo de naturaleza femenina o masculina no hablo de comportamientos inevitables sino de predisposición. Bien es sabida la predisposición masculina a la agresividad, sin embargo, esto no convierte a todos los hombres en seres violentos.

S.S.: Es una relación de dependencia, es una relación donde uno da y no recibe. Donde el otro exige sin dar nada a cambio, hay un papel dominante y sometido, en este caso ella asume este papel, de chica inocente que interpreta gestos que no son de amor como tal y él es un hombre que le hace daño, pero a veces le da algo placentero . Adopta el papel de verdugo y salvador, eso es lo que engancha, genera dependencia emocional.

“El libro ha abierto una ventana al tema fantasías sexuales, masturbación, erotismo femenino” (O. Córdoba)

Algunos dicen que muchas parejas se han visto afectadas de distinta forma tras este fenómeno, que han mejorado la vida sexual o se han divorciado ¿Cuál es su opinión?

O.C.: Veo a muchas parejas en terapia y creo que no ha afectado, únicamente en positivo en el sentido de que se ha podido hablar de sexo y deseo sexual en las mujeres con mayor naturalidad. También ha abierto una ventana al tema fantasías sexuales, masturbación, erotismo femenino…

E.R.: Yo creo que sí tiene que haber afectado desde el momento que abre un debate. Hablar sobre el tipo de relación que se desea y hacerlo desde la perspectiva femenina me parece enriquecedor. Las mujeres han hablado más entre ellas y con sus parejas y eso siempre es bueno.

Si nos tomamos la trilogía al pie la letra (que serán los menos) puede entrarse en practicas sexuales que realmente no se desean porque no se accede a la excitación por el simple hecho de que te den una idea y te parezca buena.

S.S.: Yo creo que una novela no puede influir de un modo negativo en una pareja sana, todo lo contrario, puede traer cosas positivas a la relación como otro tipo de prácticas sexuales que no conocían. No he tenido en la consulta a nadie afectado por la novela pero sí parejas que han decidido probar cosas nuevas que aparecen en ésta.

¿Qué cosas buenas pueden sacar las parejas tras la lectura de este libro? ¿Y qué cosas deberían evitar imitar para tener una relación sana?

O.C.: En positivo: las parejas pueden hablar de sus propias fantasías, de lo que les gustaría o no llevar a la práctica, incluso permitirse reconocer que con cierto grado de “agresión” pueden sentir placer. Pero por supuesto dentro de unos límites y desde el respeto absoluto de los gustos de cada uno, preferencias…y el límite lo marca la pareja y fuera de la relación sexual, los roles vuelven a su normalidad. Se puede jugar al amo y el esclavo, pero exclusivamente en la relación sexual, no puede trascender a la vida cotidiana.

Cosas a evitar para tener una relación sana: el no permitirse expresar sentimientos puede desencadenar muchos conflictos en la pareja. La posición narcisista del poder de uno de los cónyuges, impide tener una relación de compañeros (horizontal) y también perturbará la relación.

E.R.: Habría que imitar el “sexo trabajado”, con la dedicación suficiente y huyendo de rutinas básicas. El conocimiento profundo de la pareja, con los resortes tanto físicos como psicológicos que nos llevan a conseguir placer. Una relación sana debe responder a las expectativas de ambos y, aunque ambos estén de acuerdo en practicarla, hay que valorar el efecto que tendrá sobre el equilibrio de la pareja. ¿Podemos mantener relaciones sexuales de dominancia-sumisión y tener luego una relación en igualdad?

Se ha definido la novela como “porno para mamás” dejando entrever, de alguna manera, que las lectoras tipo son mujeres insatisfechas sexualmente y/o gracias a este libro han recuperado el interés en el sexo… ¿Realmente puede afectar a la pareja?

O.C.: Insisto en no creo que haya tenido tanta repercusión en las parejas, únicamente ha destapado una evidencia, que las mujeres también tienen deseo sexual y quieren hablar de sexo.

E.R.: Desde luego, esta trilogía ha resultado estimulante, no sé si por insatisfacción de la lectora o porque combina, morbo entendido como una sexualidad compleja, hombre experto y romanticismo. Sin embargo, considero que puede resultar perjudicial. Muchas mujeres se quedan con lo anecdótico sin profundizar en lo pernicioso del mensaje, a saber, “si te gusta un hombre conviértete en lo que él desee, anúlate y sométete. No hagas caso a las alarmas que te vayan saltando y persiste que, al final, él se enamorará de ti”. Como psicólogo con más de veinte años de experiencia clínica debo avisar de forma contundente del peligro que supone no darse cuenta de este mensaje.

¿Es cierto que las mujeres buscan un Christian Grey?

O.C.: Muchas mujeres sí. Indudablemente es un hombre súper atractivo, cuidador (a su manera) y dulce, aunque en otros momentos aparecen sus aristas y sus 50 sombras y es duro, frío y calculador. Esta dicotomía crea en muchas mujeres mucha ambivalencia y la idea de “ganarse” el cariño y la seducción de un hombre altivo, casi inalcanzable, poderoso y frío en apariencia, les provoca un enorme deseo de conquista, como un reto a alcanzar (ver si soy digna de ganarme su amor). Hay un perfil de mujer “entregada a la causa”, cuidadora, salvadora, que le atraen los retos y se entrega en cuerpo y alma, que indudablemente se embarcaría en esa relación.

E.R.: Las mujeres buscan el amor romántico pero esto no significa reducirse al modelo romántico clásico. Quizás la sexualidad femenina evoluciona hacia una liberación sexual real y que responda a sus intereses sin renunciar al establecimiento de relaciones profundas y duraderas. Estoy convencido que a la mayoría de las mujeres no les proporcionaría placer que se les infrinja dolor.

S.S.: Yo creo que muchas mujeres buscan a un hombre que las cuide, bueno, pero les cueste lograrlo. Una mezcla de la imagen que en esta novela se vende (hombre rico, poderoso y “maestro”) junto al  morbo de lo prohibido, del hombre “canalla”. En ocasiones la mujer que busca un hombre así intenta esconder su inseguridad..

Erika Leonard James, autora de Cincuenta sombras de Grey comentaba en la presentación de su libro en España: “A las mujeres les gusta fantasear, ser transportadas, su zona erótica se encuentra en su cabeza. “Puede que a las mujeres les guste leer novelas de amor y fantasías sexuales, algo que les aleje del runrún de la vida diaria. Puede que se trate de una vía de escape”.  Insiste en que no escribió esta novela para los hombres, sino para las mujeres, para sí misma y para su “propio placer”.
¿Es fácil, de verdad, diferenciar estas tres cosas: fantasía, aspiración y realidad?

O.C.: Cuando actúas bajo el filtro del enamoramiento y la pasión, estas tres cosas se mezclan y no se sabe muy bien dónde empieza una y dónde acaba otra. Bajo los influjos del enamoramiento, creemos que somos capaces de conseguir casi todo. Por eso como terapeuta de pareja, siempre aconsejo que no se tomen decisiones cruciales en esta fase de la relación, porque con frecuencia son equivocadas.

E.R.: La fantasía es saludable siempre que no se de la espalda a la realidad. Una referencia imaginada siempre nos marca un camino a seguir, aunque realmente no llegue a alcanzarse nunca. Sin embargo, la realidad debe ser nuestro punto de partida para, a través de una expectativa, acercarnos lo más posible a nuestra fantasía. Es la combinación realista de los tres elementos los que nos va a dar mejores resultados.

S.S: La fantasía es algo que te imaginas, que te seduce, pero no tienes por qué querer cumplirla. Por ejemplo, puedes fantasear con tener sexo en lugares públicos porque te seduce la idea que te puedan ver, pero eso no quiere decir que realmente quieras que suceda. Una aspiración es a lo que quieres llegar, lo que quieres conseguir, podría ser una mayor liberación sexual, tener la mente más abierta o probar otras cosas. Y la realidad es lo que estás haciendo. Es el punto del que partes y la aspiración lo que quieres conseguir finalmente, la fantasía nos acompaña en este trayecto, que puedes querer o no que se cumpla.

Hablando de fantasías sexuales y deseos de las personas en prácticas sexuales. ¿Cree que este libro ha despertado el interés de realizar algunas fantasías sexuales que hasta ahora no se habían probado en la pareja? Según las últimas encuestas, la fantasía de la dominación masculina es la más abundante entre las mujeres, ¿A qué puede deberse este hecho? ¿Todo vale en las fantasías?

O.C.: No es que hayan despertado, ya estaban, pero con la publicidad y marketing, se ha “dado permiso” socialmente para hablar y bromear acerca de ello. La fantasía de la dominación es un clásico, el porqué, daría para una larga disertación, pero seguramente y por simplificar, tiene que ver con el inconsciente colectivo en cuanto al tipo de relación sexual ancestral que tenían los humanos. Está involucrado el deseo de dominio del “macho” y la “seducción” a la hembra, la finalidad de la sexualidad…

E.R.: Es conveniente para la buena salud de una relación que exista una reinvención permanente de la sexualidad. Esto no consiste en asumir roles ajenos imitando los juegos de otras personas, sino que se vaya respondiendo a las necesidades físicas y emocionales de los miembros de la pareja. Por eso, pensar con libertad es bueno y hablar con libertad también lo es. En cuanto a lo que dicen las encuestas yo lo pongo sistemáticamente en duda hasta no conocer la calidad del estudio. Una encuesta no es un estudio estadístico riguroso.

S.S.: No, todo no vale. Deberíamos plantearnos antes de realizar cualquier práctica sexual si ponemos en riesgo o peligro nuestra integridad física o psicológica o la de otra persona, si es así no realizarla. Todo vale mientras no limite nuestra vida, no nos impida realizar otras prácticas sexuales, mantengamos el respeto por nosotros mismos y por el otro y sea de mutuo acuerdo. Es decir, vale mientras no haga daño a la otra persona ni a mí mismo de ningún modo, tanto físico como psicológico.

O.C.: Francamente no podemos generalizar, porque encontramos para todos los gustos. Pero es cierto que existe un porcentaje de mujeres y hombres, nada desdeñable, que todavía buscan el perfil clásico de macho alfa protector y dominante y mujer sumisa-cuidadora, madre de los hijos. Vuelvo a referirme a los modelos inconscientes ancestrales que tenemos de relación de pareja, en la que lo fundamental era elegir una hembra adecuada que garantizase una buena procreación y perpetuación de la especie.

Tampoco olvidemos que cuesta muchísimo desprendernos de los lastres de la cultura judeo-cristiana de la que procedemos, en la que nos han educado y han educado a nuestros antepasados en este concepto de mujer y hombre y estilo de relación.

Aunque hemos evolucionado mucho y realmente se han producido cambios sociales importantísimos, todavía falta que la cultura de la igualdad y el respeto por ambos sexos, impregne nuestro día a día hasta forjarse como nuestra forma de vida. Vivimos, nos guste o no, en una sociedad dominada por hombres y con constantes actos cotidianos de micromachismo que empapan la cultura de nuestros hijos, futuras generaciones. Lamentablemente queda mucho por conseguir, sin hacer sombra por supuesto al largo camino recorrido.

E.R.: Pues me encantaría dar respuesta contundente a esta pregunta pero tampoco a mí me queda muy claro. La verdad es que ciertos avances sociales son fáciles de enunciar pero más difíciles de asumir y puede que el hacer demasiado hincapié en las relaciones de maltrato físicas no nos haya hecho demasiado conscientes de que el verdadero maltrato está en la naturaleza anuladora de la relación.

Me resisto a pensar en las tendencias naturales como una tiranía, como si fuesen nuestra gran verdad. El ser humano dejó de ser hace millones de años un simple manojo de instintos para crear un entorno más justo socialmente entendido. Precisamente esto es lo que nos hace fuertes como especie, que creamos reglas de convivencia por encima de nuestros instintos.

S.S.: Yo creo que sí hay una predisposición genética para buscar un hombre protector que nos cuide aunque no tiene por qué ser dominante y a los hombres les gusta tener una mujer cuidadora, una madre, no en el sentido de tener hijos, sino de hogar. Esta disposición está tal vez influenciada además por la educación, los medios y los gustos de cada uno. En definitiva, sí que buscamos el respeto, la comprensión y la confianza, pero eso no está reñido con un hombre protector.

Con esta novela estamos enseñando a los menores que es normal que el hombre domine a la mujer porque eso significa que la quiere (S. Sanz)

Cambiando un poco de tema, queremos centrarnos en los niños y adolescentes. Algunos expertos están preocupados por cómo puede afectar este tipo de relación que aparece en las novelas a los menores al pensar que pueden confundir una relación romántica y sana con una donde el hombre manipula o domina a la mujer. ¿Qué opina? Se han llegado a publicar estudios científicos u opiniones sobre este tema.

O.C.: Este aspecto es importante y preocupante a la vez. Sin afán de alarmar pero sí de informar, tenemos que decirles a los padres, que los niños y mucho más los adolescentes con los temas sexuales, están obviamente muy predispuestos a imitar. La lectura de un libro como éste sin el consiguiente comentario o charla informal con un adulto acerca de lo leído, que le ofrezca el punto de vista de la realidad, puede crearles una falsa imagen de lo que es normal o no en una relación de pareja.

El abuso de poder que ejerce el protagonista sobre la chica, no es ejemplo de dinámica de pareja para un adolescente que todavía no tiene criterios forjados claros. Además a las estadísticas publicadas por el Defensor del Menor me remito, que la violencia de género entre menores está en aumento. Además ahora con las nuevas tecnologías, pueden llegar al acoso con cierta facilidad (localización por GPS), mensajería instantánea, redes sociales…Con lo cual no es para nada adecuado que los adolescentes lean por su cuenta este tipo de temas. Lo que sí puede ser interesante (puesto que lo van a leer sí o sí, digamos los adultos lo que queramos), abrir un debate constructivo en los institutos y tratar abiertamente este tipo de relación.

E.R.: A mí me preocupa y muy seriamente. Si mujeres con un bagaje en la vida no han sabido ver el mensaje dañino del fondo de la trilogía, y que conste que hablo del estilo de relación y no tanto del tipo de relación sexual, ¿qué habrán entendido las adolescentes que hayan podido leer el libro o ver la película? Es más, ¿habrán interpretado el entusiasmo de sus madres como un beneplácito para descubrir un modelo de relación y una sexualidad más atractiva?

Para mí, este fenómeno ha servido para constatar que puede hablarse mucho de maltrato y no sólo no identificarlo sino, incluso, entusiasmarse con él. No es conveniente que nos quedemos con los eslóganes o los titulares y resulta necesario profundizar más en las realidades. Todos afirmaríamos que el maltrato no es bueno pero, ¿sabemos realmente en qué consiste? Yo creo que el fenómeno de Las 50 sombras de Grey demuestra que no, rotundamente.

S.S.: Yo creo que sí ha afectado muy negativamente. Igual que los adultos pueden ver hasta qué punto quieren que esta novela les influya porque son capaces de tomar decisiones racionales, los niños, adolescentes, son muy moldeables  y aprenden no solo por la influencia de la familia, el colegio y  los amigos, sino también de libros, películas, canciones… Les estamos bombardeando constantemente con ideas que les proporcionan muchos mitos, como es la búsqueda de la media naranja. Nuestros adolescentes perciben casi que “no eres nadie si no tienes otra persona que te complemente”.

De la misma forma sucede con los celos,  he impartido charlas afectivo sexuales en colegios, he podido constatar que los adolescentes viven  los celos  como algo normal, como parte de la relación, es más, si no tienen celos, lo identifican como que no muestran interés por la pareja o que no se les quiere. Con esta novela y muchos otros mensajes les estamos enseñando que es normal que el hombre domine a la mujer porque eso significa que la quiere.

  1. Solís – J. A. Ibáñez

___________________________________________________________

Entrevista con Fernando Azor Lafarga, psicológo clínico en Madrid

“Obsesionarse, generar dependencias… puede ocurrir dentro y fuera de Internet”

 

Debido a la irrupción de Internet en la vida diaria de las personas, las formas de hacer y mantener amistades o conseguir y mantener una relación de pareja parecen haber cambiado. Así, por ejemplo, es fácil observar como las páginas de citas (online dating) han proliferado en los últimos, como muchas parejas se conocen por internet o, incluso, existen relaciones virtuales mantenidas online, sin o con escaso contacto físico… Todo esto presenta un nuevo panorama con implicaciones sociológicas y psicológicas. Por eso, entrevistamos a un experto, Fernando Azor Lafarga, Licenciado en Psicología, Especialidad Clínica, por la Universidad Complutense de Madrid y Centro de Psicología Clínica y Psiquiatría.

¿Qué está ocurriendo en su opinión? ¿Estas formas virtuales están sustituyendo, transformando o simplemente complementando a la forma tradicional de relacionarse?

Parece que en algunos casos sustituye y en otros complementa. Dependiendo de la situación particular de cada persona. Internet puede ser una primera opción para conocer gente, pero no excluye la posibilidad de conocer a amigos y pareja por medios tradicionales.

En cuanto a las relaciones de pareja. Uno de los casos más llamativos es el crecimiento y lanzamiento de páginas webs de online dating, dedicadas a conocer gente o buscar pareja sentimental. Esto indica que hay un interés indudable. Pero, todo el mundo se pregunta lo mismo, ¿realmente funcionan estas plataformas para encontrar pareja?

Funcionan. Lo que ocurre es que la calidad de las relaciones que se establecen dependen de algunos factores. Principalmente: la necesidad/impaciencia de cada persona para encontrar pareja. Es decir,  la desesperación con la que se busca puede hacer que se elija compañero de forma precipitada y sin tener en cuenta factores relevantes. El perfil de personas a las que va dirigida la plataforma, es otro de los condicionantes. Es importante que el usuario sepa qué quiere y si es lo que se ofrece en ese sitio. Por ejemplo, si busca pareja pero está en un sitio web más enfocado al sexo es posible que acumule decepciones constantemente, decepcionándose por lo que le ofrece internet en general.

Podríamos entender que Internet es una nueva forma de buscar amistades e incluso pareja, como comentábamos, y que gana protagonismo… Algunos estudios y/ o expertos sugieren que incluso las relaciones que surgen de Internet podrían crear vínculos humanos más duraderos. ¿Qué opina?

Desde luego Internet ofrece la oportunidad de conocer personas tan profundamente como deseemos o nos dejemos. Permite compartir, preguntar, charlar, verte en la distancia… Como decía antes, dependerá de cómo cada persona sepa buscar y detectar lo que quiere y rechazar lo que no. En el fondo ocurre igual que con los métodos tradicionales para conocer personas. Las habilidades de comunicación, los bloqueos de cada uno, la capacidad empática, el deseo de agradar, serán entre otros, condicionantes para entender el tipo de relación que se crea o se construye.

Algunos expertos han destacado el peligro de las idealizaciones en cuanto al sexo y al amor se refiere.  Si hablamos de buscar pareja… ¿Dejarlo todo en manos del destino parece un poco utópico e idealizado?. Le pregunto: ¿El amor hay que buscarlo?. O por el contrario… ¿Debemos esperar que a alguien en el supermercado se le caiga algo, yo lo recoja, choquemos miradas y nos enamoremos?  o ¿Tenemos que elegir entre lo que tenemos cerca? Por ejemplo: el único soltero que queda en la oficina, el hermano de mi mejor amiga…

Hay que estar dónde ocurren las cosas para poder formar parte de ellas. Internet nos acerca a entornos en los que no es necesario desplazarse de casa, no obligatoriamente por lo menos. Por la tanto puede usarse como alternativa o como única opción. Dependerá de cada persona cómo usarlo.

La forma en la que nos acercamos a alguien que nos atrae depende en gran medida de cada persona. La vergüenza, la seguridad, el aspecto de cada uno, la necesidad de apoyo, de sexo o de compartir vivencias, hará que las personas encuentren su forma de acercarse a otras. Internet , y en concreto los portales de búsqueda de pareja, son una puerta que facilita la primera premisa: “quiero conocer a alguien”. No hay que disimular este interés. La estrategia de acercamiento a una posible pareja que puede usarse en internet tiene que ver con el propio medio. Puede ser más indirecto, la persona puede sentirse menos expuesta en comparación a cuando la relación se establece en persona. Además potencia el contacto con personas que de otro modo sería más difícil llegar a ellas.

Volviendo a Internet. ¿Es posible enamorarse virtualmente, a través del chat, de la webcam, etc .pero sin haber un contacto físico?

¡Claro! Para unos más que para otros, pero el amor es una mezcla de atracción intelectual y física unida a expectativas de diversión, seguridad, capacidad para dar y recibir apoyo o consuelo. Es decir, faltará el contacto físico, conocer su olor y vivir experiencias juntos, pero pueden despertarse fuertes sentimientos amorosos en las personas que se conocen por internet.

Y ¿Qué puede pasar si se llegan a conocer?

Una vez se pasa del mundo virtual al vivo y en directo, pueden aparecer muchas pegas, pero también sorpresas positivas. Desde luego verse en persona, como decía un famoso anuncio, es la prueba del algodón. En la distancia corta se van a expresar todas las características de cada uno, y en función de las sensaciones que precipite, así podrá o no avanzar la relación a un siguiente estadio.

¿De que manera nos puede afectar una relación virtual? ¿Habría que tener en cuenta algún tipo de recomendación para afrontar una relación así?

El mundo virtual pretende ser una extensión de nuestro mundo cotidiano. Los medios para conseguir conocer a otras personas y quizás enamorarse pueden tener las mismas ventajas e inconvenientes en ambos escenarios. Obsesionarse, generar dependencias… puede ocurrir dentro y fuera de Internet. Es verdad que existen aspectos específicos, pero al fin y al cabo lo que se busca es potenciar lo que ya nos viene interesando desde que las personas somos personas: compartir, charlar, encontrar personas con vivencias e intereses parecidos…

En algunos casos ocurre que dar el paso de la relación virtual a la presencial, produce miedos e inseguridades que hacen posponer el momento de conocer al otro. Aparece el temor a perder lo que se ha creado. No se desea perder eseapoyo cotidiano por medio de mensajes, llamadas o video conferencias desde casa o desde el trabajo. Puede llegar a hacer mucha compañía otra persona usando los medios tecnológicos que hoy en día se disponen. Cuando estos bloqueos son el reflejo de carencias o miedos de la persona es recomendable solicitar ayuda a un psicólogo, ya que el malestar será un síntoma que indica falta de habilidades, exceso de ansiedad, perfeccionismo, elevada necesidad de control…

Por último, hay que destacar que en esta entrevista que estamos hablamos de buscar pareja no de buscar sexo, aunque estén relacionados y los límites no estén de todo claros en algunas situaciones o páginas web, por ejemplo. De hecho hemos investigado y hay bastante variedad, hay distintos tipos de plataformas, al menos aparentemente. Su utilización varia de unas otras, por ejemplo en unas se prima la foto sobre otras cosas… O a lo mejor depende del uso de la propia persona, el usuario, le dé. Podríamos decir que hemos advertido cierta confusión. Como profesional ¿qué consejos puede dar para aquellas personas que estén pensando buscar pareja en Internet ? ¿Cómo deben comportarse dentro de estas plataformas?

El momento emocional, la autoestima de cada uno, la desesperación con la que uno busques conocer a otras personas determina en gran medida el éxito o fracaso de la búsqueda de pareja (tanto dentro como fuera de las redes sociales).

La inmediatez y el fácil acceso a mucha gente puede precipitar conductas compulsivas que casi siempre traen decepciones y malestar. Si se accede a las redes desde la ilusión pero sin necesidad de conseguir rápidamente a alguien suele facilitar descartar a personas poco compatibles o que no buscan lo mismo.

Por D. Jurado y J. A. Ibáñez

Entrevista con Rosario Linares, psicóloga clínica y directora de El Prado Psicólogos.

¿Qué provoca tantos divorcios e infidelidades? ¿Por qué no para de aumentar el número de rupturas?

Cada día es más común saber de alguna pareja que ha acabado en ruptura. Parece que las uniones sentimentales cada vez duran menos. En los últimos 10 años los divorcios han aumentado en España en más de un 200%, según datos del INE. Y eso sin contar las separaciones entre las parejas de hecho y las que están en cohabitación. Algunas estadísticas hablan de un índice de divorcio de un 61% de las uniones acaban en ruptura, sólo por detrás de Bélgica (70%), Portugal (68%), Hungría (67%) y la República Checa (66%). El fenómeno es global. ¿Apenas existe el “para siempre”? ¿No hay una paradoja entre lo que la sociedad “vende” y la realidad? ¿Qué es lo que está pasando?

 

En su opinión ¿A qué cree que se debe el aumento de divorcios en los últimos años?

No hay un solo factor que explique el aumento de los divorcios, lo que sí está claro es que el tipo de sociedad en la que vivimos no favorece la vida en pareja a largo plazo.

Por un lado, la imagen que nos ofrece el cine y la televisión  del amor dista mucho de lo que es la convivencia en pareja, las canciones nos hablan de amores apasionados, pero sólo reflejan el principio o el final de las relaciones, lo de en medio, la rutina, se lo saltan porque no es interesante. Holliwood sólo nos muestra una imagen idealizada de la pareja y eso va quedando en el inconsciente de la gente, que al final piensan que ellos merecen algo mejor que lo que tienen, algo en realidad, ideal.

Por otro lado, el estrés en el que vivimos hace mucho daño a la vida familiar, no se tiene tiempo para disfrutar de estar con el otro, muchas personas llegan a casa después de una larga jornada de trabajo y de  tragarse un atasco y cuando llegan a casa lo único que quieren hacer es desconectar viendo la televisión, no hay lugar para la comunicación, y mucho menos para el romanticismo. La crisis económica no hace más que echar leña al fuego y aumentar el estrés. Estar estresados nos hace más irascibles, y más descontrolados emocionalmente, lo que hace que discutamos más y peor.

Hay otro factor que influye, y es la idea que cada día está más asentada en nuestra sociedad de que “si algo no sirve, me compro otro”, la televisión nos insta a buscar soluciones fáciles y rápidas. Estamos cada vez más desconectados de nosotros mismos, y por lo tanto de nuestra responsabilidad.

¿Hay alguna pauta común dentro de las parejas en la que alguno de los miembros es infiel?

La pauta común es que son parejas en las que algún problema de fondo o insatisfacción. Si la pareja está bien y hay un compromiso fuerte entre las partes no es suficiente con que se de la oportunidad para que se produzca la infidelidad.

“Sólo un porcentaje de un 20% a un 27% afirmaron que parte de la causa de la ruptura fue una infidelidad”

Hay diferentes estudios que hablan acerca de la mayor propensión a la ruptura y el divorcio en unas profesiones que en otras.n¿Está de acuerdo con que la vida profesional influye en este aspecto? ¿Lo ve en su práctica clínica?

La vida profesional influye en la medida en que ofrece o no la oportunidad de ser infiel.

Algunas profesiones mencionadas ofrecen la oportunidad de ser infiel, ya que son trabajos en los que se mantiene un contacto constante con los compañeros, incluso conviviendo, por ejemplo en el caso de las guardias que hacen los médicos. Una educadora infantil en su trabajo se relaciona sobre todo con los niños, es una cuestión de oportunidades.

¿Cuántos se separan por infidelidades?

En un estudio llevado a cabo por las doctoras Lynn Gigy y Joan Kelly el 80% de las personas divorciadas cree que su matrimonio terminó porque la pareja se fue distanciando, o porque no se sentían amadas o respetadas, sólo un porcentaje de un 20% a un 27% afirmaron que parte de la causa fue una infidelidad.

Si quiere dar algún consejo para evitar las rupturas…

Para que una pareja dure tiene que haber un compromiso fuerte, respeto hacia la otra persona y estar dispuesto a negociar y a ceder. Las parejas felices son emocionalmente inteligentes, es decir, saben comprender y respetar al compañero y la relación.

En todas las parejas surgen problemas, la diferencia entre las parejas que siguen y las que se divorcian está en cómo solucionan esos problemas y si están dispuestos a luchar por solucionarlos. Un componente fundamental en el éxito de una pareja es que se respetan incluso en los peores momentos, en los momentos en los que discuten. Se ha comprobado que viendo cómo una pareja discute se puede predecir con un índice de acierto del 91% si un matrimonio tendrá éxito o terminará en divorcio. La clave no está en los temas de los que se discute, sino en cómo se discute. Las críticas, el desprecio, la actitud defensiva y la actitud evasiva son los cuatro jinetes del apocalipsis de la pareja, por el contrario, mantener la calma, saber calmar a tu pareja en medio de una discusión y realizar intentos de desagravio que son bien recibidos por el otro son excelentes prácticas que todos deberíamos aprender para conservar la buena salud de nuestra pareja.

________________________________________

Entrevista a Mila Cahue, psicóloga clínica espcialista en relaciones de pareja

“Esperar una pareja perfecta cuando uno no lo es… es irracional”

¿Qué es el amor del bueno? Tras esta expresión tan sugerente podemos encontrar muchas cosas y creo que mucha subjetividad. Pero, es además el título del libro Amor del Bueno, de Mila Cahue, psicóloga clínica del área de parejas en el Centro de Psicología Álava Reyes de Madrid. Desde luego, está más capacitada para contarnos a que se refiere con esta expresión de Amor del Bueno. Y qué debemos hacer para encontrarlo, cuidarlo y por supuesto disfrutarlo, parafraseando el título de la publicación.  Mila Cahue analiza las claves de las relaciones sanas, las distintas formas de amar, los problemas de pareja, las relaciones con las ex parejas y la familia de estas, entre otros temas. Nos acercamos al amor de nuestros días…

No podemos empezar de otra manera la entrevista, ¿qué es el amor del bueno según este libro?

Bueno tú fíjate que has iniciado un poco la presentación, hablando de subjetividad y lo que intentamos es explicar lo que es el amor del bueno desde la ciencia, exactamente desde la psicología.

El amor del bueno es muy objetivo y definible. Por un lado hay que distinguir el amor como sentimiento. El enamoramiento como una fase necesaria con una serie de procesos fisiológicos que ocurren en nuestro cerebro y que es absolutamente necesaria para que dos personas se conozcan mejor. Y luego lo que es la conducta de amar. Y como todas las conductas se aprenden, se enseñan y se hacen mejor o peor.

Entonces al amor del bueno, lo vamos a identificar por la huella que va dejando. Te pongo un ejemplo. Si tú te comes un buen jamón de pata negra después de comértelo te sientes bien, te ha nutrido, la huella que deja es buena en ti. No deja un rastro ni de destrucción, ni de sufrimiento, ni de daño o tortura… Esto es lo que a veces detectamos muchísimo que pasa en las relaciones de pareja. Que las experiencias que deberían ser de amor, si no nos contaran en castellano que es amor, estaríamos viendo que es algo que no tiene nada que ver con este sentimiento.

La idea del libro es distinguir cuando lo que estamos viviendo realmente es una experiencia de amor, de vida, de crecimiento,  de plenitud… o es otra cosa a la que estamos llamando amor.  Y por eso hay que identificarlo bien.

Ese amor no deja de ser un amor sano. Desde luego un amor que nos hace feliz, ¿no? Sería una “afectividad sana” en sus palabras…

Claro. Yo hablo mucho de la importancia de la intimidad psicológica, de la intimidad afectiva. El amor como emoción, sabemos ya desde la neurociencia, que es simplemente un sentimiento más, una emoción más. Y como todas las emociones en el cerebro tienen una función adaptativa, pero es una emoción que para nuestro cerebro significa vida. De hecho, ¿con que órgano del cuerpo se relaciona directamente la emoción del amor?

Con el corazón.

Claro con el corazón. Porque realmente el corazón es vida, en el momento que se para el corazón se acabó la existencia. Y por eso le gusta tanto al cerebro, porque el objetivo número uno del cerebro es la supervivencia. Con lo cual la emoción más importante, la que va a permitir sobrevivir al organismo que somos, es sin duda el amor. Fíjate que esto es absolutamente objetivo. Pero como bien decías tiene que ser una experiencia de vida, de plenitud, de crecimiento…Todo lo que signifique destrucción o daño no tiene nada que ver con el amor, es otra cosa lo que estamos viviendo.

Cuando decía al principio lo de la subjetividad yo me refería a que cuando hablamos de amor… es lo que cada uno, desde su punto de vista subjetivo, quiere ver en ese momento.

Efectivamente. Hace años hablar de las emociones era casi un disparate. Ahora, afortunadamente, podemos hablar de las emociones como algo muy objetivo estudiado desde la ciencia. Y es verdad que se sigue hablando del amor, éste todavía tiene mucha fuerza en la literatura, la filosofía, la narrativa y nos seguimos aferrando a esas ideas de amor romántico.

Sí que es cierto que hay una subjetividad en cuanto a esas ideas que aprendemos sobre lo que es el amor, a esos miedos que tenemos según los modelos aprendidos cuando entramos a una relación. Entonces ahí sí que es subjetividad. Pero no con lo que es el amor y la conducta de amar objetivamente, sino cómo entramos en las relaciones. Me da igual ahora de qué tipo, no solamente relaciones de pareja, sino todas las que impliquen amar. ¿Cómo lo hacemos? ¿Hasta dónde manejamos la confianza, el compromiso, el querer al otro? Y ahí sí que hay una parte de aprendizaje que es individual, pero que si no es un buen aprendizaje tenemos que corregir.

Comentabas anteriormente últimos descubrimientos en áreas de la neurociencia, que nos muestran algunas claves científicas basadas puramente en la biología. Pero esto de estudiar y reflexionar sobre el amor viene ya de lejos. Porque los griegos ya hablaban hasta de distintos tipos de amor.

Bueno y Freud también, pero siempre se ha intentado definir. Es que es tan importante el amor, es lo  más importante.

Como te decía antes, el amor para nuestro organismo significa vida y la vida es lo más importante que tenemos que hacer, vivir. Entonces, cuando no se sabía en neurociencia, los griegos que eran muy sabios y analizaban y observaban mucho… Sí intentaban explicarlo desde el conocimiento que ellos tenían. Algunos estaban muy próximos a definirlo casi científicamente como se sabe ahora que es.

Pero con el paso de los años, existe gente que relaciona amor con muerte, amor con sufrimiento, ese “no puedo vivir sin ti”,  cuanto más celoso o celosa estoy de ti es que más te quiero. Y es ahí cuando empieza unas series de distorsiones que no tienen que ver con el amor, tienen que ver con el chantaje, con un egoísmo atroz pero disfrazado de amor. Tenemos que empezar a distinguir. Aunque nos estén diciendo te quiero, aunque nos estén hablando de amor, hay que saber si realmente lo que hay detrás de lo que se está actuando o activando ¿deja huella de amor? o ¿deja huella de alguna otra cosa?

Hemos hecho referencia a la Grecia Clásica, pero después de ellos se ha hablado mucho de las distintas formas de amar ¿Cómo son estas maneras de amar?

Bueno yo lo he resumido pero puede haber más. Lo más sencillo y lo más sintético se resume en tres estilos. Está el estilo apasionado, también hay un estilo lúdico y un estilo comprometido. No son excluyentes, es decir, todos podemos amar apasionadamente, lúdicamente y comprometidamente.

Sería el cóctel perfecto que supiésemos encontrar ese equilibro entre pasión, juego y compromiso en ese amor del bueno. Pero sí que es verdad que luego a lo mejor hay alguien que vive apasionadamente y si no vive el amor con pasión no le parece amor. Hay gente que, sin embargo, el amor le parece que es algo como muy estimulante, ¿no? Y se dice pues vamos a investigar, vamos a ver lo que vivimos juntos siempre con la chispa. Luego hay gente que es muy tranquila, que vive el amor como esa amistad profunda, ese compromiso, por supuesto con la atracción física.

Pero bueno ya te digo no son excluyentes sino que lo ideal sería ese cóctel maravilloso de saber vivir con pasión, saber reactivar la pasión en distintas etapas de una relación y  el juego que nunca debe faltar. No un juego como algo trivial sino como el estar siempre dispuestos a aprender y a descubrir del otro. Por supuesto el compromiso es el que va hacer que podamos confiar en que estamos en buenas manos, y que con quién estamos lo último que se le va a pasar por la cabeza es hacernos daño de ninguna manera.

¿Cómo cree que es el amor que prima en nuestros días?

Hay gente que lo está intentando hacer bien pero hay mucha confusión porque hay una especie de amor como muy trivial. También hay mucho amor basado en solo la sexualidad.

Por lo que estamos viendo ahora sabrás que ha aumentado el número de maltrato en parejas adolescentes ¿Por qué?  La gran reflexión que tenemos que hacer nosotros es qué mensaje estamos transmitiendo que hace que las parejas adolescentes no sean capaces de identificar que lo que están viviendo es maltrato. O que incluso sean ellos mismos quienes están maltratando a su pareja y que haya ciertas conductas que les parezcan normales. Hay mucha agresividad, mucho no saber respetar los límites, mucha falta de autoconocimiento…

Volviendo a tu pregunta, hay una parte como de amor muy superficial que no llega a profundizar. Se trata de un te quiero cuando me viene bien pero cuando me deje de venir bien lo puedo dejar y ya está. Esto ocurre en una parte de la población. Otros siguen pensando que el amor es una relación profunda y lo intentan hacer bien hasta el final. Aunque también hay relaciones que a veces no dan más de sí.

En esta situación que describe, ¿dónde queda el compromiso? Siempre parece haber habido en la sociedad una tendencia a querer una pareja muy comprometida  y prácticamente “hasta que la muerte nos separe”. De hecho esto es común a todas las religiones y culturas. Sin embargo, el número de divorcios,  por ejemplo, no paran de aumentar…

Lo primero que tenemos que definir es qué significa la palabra compromiso. Porque antes sí que es cierto que el compromiso se pedía porque el proyecto primero cuando se formaba una pareja no era el bienestar afectivo, era sacar adelante un proyecto familiar. Puesto que era importante que hubiera población en la tierra por así decirlo. Entonces se exigía ese cuidado del proyecto familiar, del uno del otro y si pudiera ser hasta el final mejor. Realmente las parejas no se planteaban si estaban enamoradas o no, a veces simplemente con cariño y respeto se podía sacar adelante ese proyecto familiar.

Ahora incluso ya no sería necesaria la reproducción, es decir, tener una familia, porque ha cambiado la prioridad. O sea queremos realmente que el sentirnos plenos, satisfechos con nuestra pareja sea nuestro objetivo, pero esto es más difícil porque pasa por un autoconocimiento. Consiste en preguntarnos, ¿yo realmente qué quiero?; ¿qué necesito? Para mí el compromiso más importante es primero dejar claro con la otra persona en qué nivel de compromiso estoy yo en este momento de mi vida y siempre definir esto bien con la pareja que me estoy relacionando.

Tú imagínate que acabas de salir de un divorcio y ahora mismo no se necesita compromiso. Hay gente muy jovencita que ha tenido muchas cargas desde que son niños cuidando a padres, familiares, etc. y cuando llegan a una edad adulta no necesitan ese compromiso, quieren vivir un poco más sin tanta responsabilidad.

Para mí lo importante es que se deje muy claro en qué nivel de compromiso está cada uno y que el otro decida si quiere entrar en esa relación o no. Y por supuesto ahí ya definimos, es decir, cuando las dos personas ya vayan viendo que se conocen, que se complementan y que con esa persona es con la que ya soy capaz de adquirir un compromiso. ¿Para toda la vida? Pues “el para toda la vida” lo tenemos que hacer cada día y el compromiso no vale prometer hoy vamos a estar juntos toda la vida si realmente no hacemos nada cada día para que ese compromiso se pueda mantener.

Lo importante del compromiso, primero,  es no hacer daño al otro, que la relación nunca sea un perjuicio o algo que trunque la emocionalidad, personalidad o la psique de la otra persona. Y a partir de ahí, el trabajo en pareja es que dure para toda la vida. Se trata de un trabajo del día a día. Es un compromiso no para el final si no para hoy, para mañana y para pasado. Y ahí es donde tendríamos que redefinir donde está el compromiso.

También tener en cuenta el compromiso que si llegado el momento vemos que alguno de los dos no está bien, tirar cada uno por su lado, pero con el compromiso de no hacerse daño. Es decir, los niveles de compromiso y en qué nos comprometemos habría que definirlo bastante mejor. Pero cuando estamos a ciegas se va haciendo muy bien y el rastro que se va dejando por lo menos es positivo que es lo que interesa. No solamente querer que el amor sea bueno sino que también saber positivizar las experiencias que no han salido a nuestro gusto pero que la huella que han dejado es positiva.

Hablamos de bienestar afectivo y de compromiso pero a mí me surge una duda en este sentido. En el matrimonio religioso por ejemplo se dice que “en la salud y la enfermedad” y  “hasta que la muerte nos separe”. Se puede trabajar para que, como comentaba, el bienestar afectivo sea común pero, ¿qué ocurre cuando suceden cosas complicadas que van a dificultar muchísimo una relación de pareja? Si entro en detalles, por ejemplo, una enfermedad de uno de los cónyuges, un niño que nace enfermo, un miembro de la familia que se convierte en parado de larga duración… Hablamos de cosas sobrevenidas… Es difícil en ese sentido garantizar el bienestar afectivo. ¿Qué se puede hacer? Es que realmente el compromiso es una “palabra dada” tal como lo define la Real Academia ¿Quién firmaría un matrimonio pensando que si cae enfermo de aquí a unos años le van a abandonar, directa o indirectamente, por ese motivo?

En las situaciones extremas es cuando realmente sabemos con quién estamos. Yo suelo poner un ejemplo. Imagínate que vas en un avión cuando el sol está bien, no hay tempestad la mayoría pilota estupendísimamente bien, pero ¿qué ocurre en las situaciones extremas? Si supiéramos que en una situación extrema el piloto no va a saber pilotar, que va a estrellar el avión ¿nos subiríamos en ese avión? Pero es que realmente hasta que no surge la situación extrema no sabemos cómo pilota esa persona, ni siquiera a lo mejor el propio piloto sabe cómo pilota. Habrá pilotos que piloten muy  bien y que la situación extrema la lleven estupendamente porque sepan qué es lo que hay que hacer.

En una enfermedad ocurren muchos casos muy difíciles. En las relaciones de las parejas cuando uno de los dos tiene un trastorno psiquiátrico es muy complicado. Pero si por ejemplo quien sufre la enfermedad se medica bien y sigue unas pautas es muy posible que la relación pueda salir adelante. Pero la relación será muy inviable si la persona enferma no se trata. De esta manera puede convertir la vida de su pareja en un infierno y en una experiencia que va acabar afectiva y psicológicamente con ella.

Tenemos que mirar las dos partes y saber qué está ocurriendo en cada momento. Y por supuesto, cuando las relaciones llegan a un fin siempre hay que procurar el máximo bienestar posible para las dos personas. O sea no es una ahí te quedas y ya está. También mencionar que hay gente que sí que se compromete hasta el final. Por ejemplo está el tema de los hijos que nacen con problemas. Y depende de la calidad de cómo sepamos amar y esto puede reforzar una relación de pareja. Conocemos muchas situaciones en las que las parejas han salido muy fortalecidas de una experiencia extrema. Pero si al que le toca vivir esto no tiene un buen saber hacer en el amor o no está fundamentada la relación de pareja como para adquirir un compromiso tan fuerte como el cuidado de un hijo con problemas, lo más probable  es que la relación se deshaga.

¿Y sin problemas?

Y sin problemas también, porque el tema de los hijos es complicado porque requiere mucha atención. Uno se tiene que olvidar de sí mismo durante mucho tiempo y hay gente que no está preparada para asumir cierto tipo de responsabilidad. Volvemos al ejemplo del avión. Mientras hace sol, la vida es bella y todos vamos muy cómodos, pero es en estas situaciones extremas cuando se conoce la realidad. Yo suelo recomendar que en la etapa de noviazgo conozcamos primero con quién estamos pero no solo en las partes bonitas, sino también conocer a la persona en las situaciones de tensión.  ¿Qué ocurre cuando hay conflicto entre la pareja? ¿Lo saben resolver? ¿Son capaces de sentarse y hablar? ¿Cómo se proyectan como pareja de cara al exterior? Cuando surgen dificultades, ¿cómo hacen los dos en equipo para superarlas? Por supuesto cuando vengan los buenos momentos los dos van a ir muy bien. Esta parte es muy fácil. Pero quizás más importante que eso es saber qué carácter tiene esa persona, qué herramientas tiene para superar dificultades porque al final si nos montamos en el avión con esa persona nos podemos estrellar.

¿Tú le dirías a alguien que se va a estrellar, que no salte en paracaídas?

(Silencio)

Son situaciones y conceptos en algunos aspectos paradójicos. Y en una sociedad como la actual no solo ocurre en una relación de pareja o con el amor. Hablando de paradojas… En las sociedades más avanzadas cuando más posibilidades de comunicación hay es cuando más casos de depresión surgen y donde más sentimiento de soledad existe.

Sí, porque estamos creando un modelo en el que la emocionalidad la estamos dejando a un lado. Estamos cosificando demasiado todo. Incluso pensamos que un chat en un ordenador es una relación humana. Es cierto es una forma de relacionarse, pero nunca podemos dejar de vista lo que es el tú a tú, el cara a cara, el comprender al otro, empatizar, que nos entiendan…

El ser humano es social por encima de todo y no podemos vivir aislados. Se nos está olvidando en qué consiste eso de relacionarnos unos con otros, en qué consiste la confianza y hasta dónde podemos colocar a las personas de nuestra vida.

En el tipo de sociedad que estamos viviendo estamos educando a los niños con muy poca tolerancia a la frustración, a superar dificultades y a ponerse en contacto con sus propias emociones.  Al final estamos dando lugar aseres humanos muy debilitados que debido a la exigencia de madurez que la vida implica muchos no se ven capaces de afrontarla o lo tienen que hacer de una forma muy dolorosa. Hay que dar el paso a la madurez que va exigiendo la vida si es que queremos vivirla cumpliendo años de una forma psicológicamente sana.

En se sentido… la idea de compromiso es inviable. No estoy hablando en el campo del amor de pareja sino en general.

Es un poco lo que hablábamos antes. Las cosas las utilizo mientras me vienen bien. Cuando a mí ya no me viene bien lo puedo dejar y no me importa lo que el otro siente y nos estamos equivocando. Por eso también era una idea volver a explicar en qué consiste amar bien. Hay que querer amar, hay que poder amar, hay que saber amar y tenemos que volver a aprender amar que se nos está olvidando. Empezando por nosotros mismo y luego todo tipo de relaciones: a los amigos, a los hijos, a los padres y a la pareja por supuesto. Pero es una conducta que la estamos enseñando quizás al revés y está provocando muchísimo sufrimiento que es lo que estabas comentando ahora.

Vamos a pasar a algo bastante más divertido, a los inicios del amor del bueno… Aunque también tiene que ver con esto nuevo que comentábamos del sentimiento de soledad. Hoy día, hablando en paradojas, tenemos más acceso que nunca a la comunicación como decía, a conocer gente nueva, etc. Sin embargo sigue habiendo mucho sentimiento de soledad y muchas personas con problemas para encontrar pareja… ¿A lo mejor se es muy exigente? o ¿no se quieren dar ciertos pasos? No lo sé. Yo supongo que como psicóloga habrá visto casos de este tipo pero en cualquier modo en un momento en el que parece tan difícil encontrar el amor, el amor del bueno, la pareja o la pareja idónea, mejor dicho… ¿Qué consejos nos puedes dar al respecto?

Mira lo primero que has comentado sobre la soledad es importantísimo. Porque si yo me siento solo lo primero que tenemos que aprender es que la vida es una experiencia solitaria. Es decir, uno nace solo, vive solo, toma sus decisiones solo, las consecuencias las sufre uno y nos morimos solos. Aunque estemos muriéndonos 50 millones de persona a la vez.

La vida la vivimos en soledad y lo primero que tenemos que asumir es eso, que yo soy yo y estamos todos en las mismas circunstancias y nos estamos acompañando en la vida. Lo siguiente… ¿Me siento solo? Pues si me siento solo y no estoy a gusto con mi soledad, hay que saber vivir a gusto solos. Aprender a proporcionarnos las experiencias que nos aportan bienestar y felicidad, tipo actividad o con la gente con la que estamos… y como decías tenemos todos los medios.

También nos hace falta aprender que cuando yo me siento solo no hay nada más fácil que salir a la calle y hablar con unos y con otros. Tengo que abrirme a los demás, porque quién me siento solo soy yo. Por eso tengo que resolver mi propio problema y no puedo estar esperando a que los demás  se encarguen de mi soledad. De mi soledad me tengo que encargar yo.

El profesor Rojas Marcos, por ejemplo, aconsejaba en uno de sus libros salir todos los días a la calle y hablar tres minutos con el señor que te vende los periódicos. Podrías preguntarle qué tal el día, si llueve o hace sol y luego cuando te tomes el café hablar con alguien de a lado, también preguntarle si te puede pasar el periódico, que si hay algo interesante para leer… Pueden ser conversaciones de tres minutos pero hay que romper ese miedo que tenemos a relacionarnos con los demás con naturalidad. Hablar y  hacer estas preguntas no quiere decir que ya somos amigos de la muerte, que me tienes que dar tu teléfono y tenemos que quedar todos los días, o sea, no.

Lo que tenemos que aprender es a vivir con naturalidad, saber que podemos hablar con unos y con otros y al final del día esto se hace muy agradable.  Saber que he hablado con esta persona, éste me ha aportado esto y a lo mejor yo le he aportado lo otro y sentir como nos enriquecemos, como nos nutrimos a partir de las relaciones humanas.

Estamos hablando de un nivel muy superficial, pero es que tenemos que aprender también a saber quién está delante de mí, como me presento yo ante el otro y que me quiere contar, sin miedos. Estamos viviendo en una sociedad en la que tenemos miedo unos de otros y también estamos muy inseguros de cómo nos relacionamos, hasta dónde me abro y de qué puedo hablar. Y no sabemos qué significa ser natural con los demás, donde se marcan los límites y todo esto es lo tenemos que volver aprender.

Hay quien se plantea tener una pareja perfecta… Hay una frase en el libro que dice “esperar una pareja perfecta cuando uno no lo es, es irracional”. ¿Nos creemos demasiados perfectos Mila? ¿Exigimos demasiado? ¿Vivimos en una eterna insatisfacción porque queremos que todo sea perfecto, que la  pareja sea perfecta, que la relación sea perfecta, yo sea perfecto y que los niños sean perfectos?

Yo creo que aquí lo que estamos viviendo es la ley del mínimo esfuerzo. Es decir, yo no soy perfecta pero si me viene la pareja perfecta por mí bien. Yo no soy divertido pero si viene alguien que me hace reír, genial. Es como que estamos esperando lo que a nosotros no nos apetece hacer.

Pero de esperar, esperar y esperar…

Pues nada, así se muere uno con telarañas y no ha vivido. Es que lo importante y volvemos al tema del amor, empieza por ti mismo. Vive. O sea, la experiencia que tú te tienes que proporcionar a ti mismo, es de vida y es para ti. Cuando tú te proporcionas lo que a ti te hace feliz, te estas proporcionando una experiencia de amor. A partir de ahí soy capaz de amar y de saber qué es lo que yo espero en el amor de otra persona.  Pero por supuesto lo que creo es que estamos muy acostumbrados a que nos den las cosas hechas y no pelearnos por ellas.

También pongo en el libro que hay que sudar la camiseta, no solamente en el amor de pareja. Por ejemplo si me siento solo pues salgo y hablo. ¿Quiero que me diviertan? ¿Porque no hago yo el chiste? El sentido del humor lo hemos perdido una barbaridad, vamos mucho a la burla que es esa agresividad, pero el sentido del humor, el reírse de uno mismo se ha perdido.

¿Estoy esperando a alguien guapísimo? Esto lo estamos viendo todo el día. ¿Tú a alguien le preguntas y esperas que te diga que su pareja ideal es alguien muy feo o fea? Pues no es así. Todos esperamos a una persona guapísima y entonces dices pero bueno y… ¿Tú haces algo por ser esa persona maravillosa para quien te quiera conocer? Y mucha gente está esperando a lo mejor, llorando en su casa, deprimido, hechos unos zorros como se suele decir y ¿te estas quejando porque no aparece tu pareja perfecta?

Vamos a ponernos en el caso, que lo explico en el libro. Y si ahora apareciera tu pareja perfecta… ¿con qué se encontraría? ¿Con alguien a quien apeteciera amar? o ¿con alguien de quien apeteciera salir corriendo y no volver a ver nunca más? Luego el lugar agradable para relacionarse primero lo tenemos que construir en nosotros… Yo sé hacerme feliz, no estoy esperando a que alguien venga hacerme feliz. Entonces nos hemos instalado en esa comodidad de no trabajarnos, de no trabajar las relaciones y esperamos que sean los demás los que nos entretengan. Me aburro, las relaciones son aburridas… No. La relación en sí no es nada, la relación la conforman dos personas que si son aburridas, la relación va a ser aburrida. Te puedo asegurar que las relaciones donde las personas no son aburridas, no se aburren jamás. Tendrán sus encuentros y sus cosas pero seguro que están metiendo chispa continuamente. Luego cuando yo estoy diciendo, la rutina, la pareja… ¡Ojo! Estoy hablando de mí.

Eso yo creo yo que se nos olvida.

Se nos olvida completamente y hay que aprender a reavivarse. Si me estoy aburriendo en mi relación de pareja yo soy quien tengo que trabajarla, no va a ocurrir un milagro para que salte la chispa otra vez.

Sin embargo la exigencia sí que existe. Me ha venido a la mente de la persona que está en casa llorando, muy mal esperando que venga su príncipe azul o princesa, etc. ¿Qué se encontraría? Si además esa persona cuando aparece el supuesto príncipe azul… éste encontrará a una persona que está exigiendo que cumpla “la lista de la compra” del perfecto príncipe azul. Cosas como color de pelo, color de ojos, sueldo, profesión, etc.  El otro debe de salir espantado…. (risas).

Hemos perdido esa naturalidad de decir me voy a dejar sorprender.  Además,  quién me dice a mí que esa lista de la compra que yo he hecho con todas las características luego viene la vida y me la revienta. Y llega a tu vida una persona que te hace feliz, que te hace reír, que te colma… Fíjate que una de las ideas también en el libro no es tanto querer, sino el éxito en las parejas, ese me siento querido, siento que la otra persona me da lo que yo necesito para vivir, para ser feliz…

De alguna manera por no querer frustrarnos, nos frustramos… Porque nos protegemos, queremos que todo sea perfecto, la pareja perfecta, la lista de la compra… No nos abrimos, no nos permitimos el equivocarnos y es lo que nos está provocando esa frustración.

Claro, pero ahí no sería la experiencia de amor la que nos está haciendo sufrir. Serían nuestras expectativas, nuestros erróneos aprendizajes, nuestra incapacidad para entender que todo el error y el aprendizaje son hermanos siameses y al derecho de equivocarnos le sigue la obligación de corregir y de aprender. Y eso si se hace de una forma muy fluida y muy sana es la gran aventura de la vida. Pero nos están frustrando nuestras expectativas, nuestras faltas de habilidades pero no el amor.

¿Cree que algunos mitos nos están haciendo daño?

Claro, pues conozco el mito de la media naranja o el mito del amor romántico, de “no puedo vivir sin ti”. Eso es un auténtico disparate. ¿Cómo que tú no puedes vivir sin mí? Tú tienes que aprender a vivir solo, no hay medias solas, no hay medias naranjas o sea que ¿estas poniendo sobre mis espaldas la responsabilidad de tu vida? Esto es un auténtico disparate y es de un egoísmo atroz. Es decir, que una amenaza de si no estoy contigo yo me muero o me suicido, ¿es lo que va hacer que sigamos juntos? ¿No el amor? Sino que estés poniendo sobre mí una paradoja moral para que yo siga contigo…

Esa es la clave de que la otra persona no te está queriendo porque le da igual lo que sea, hasta  ponerte en un brete absolutamente ético con tal de que sigas a su lado. Se estará queriendo a sí mismo pero a ti no te quiere nada.  Ahí ya tendríamos que romper inmediatamente porque eso no se llama amor, eso se llama egoísmo voraz y atroz.

Sin embargo, lo seguimos llamando amor e incluso la persona que está chantajeando dice que está muy enamorada, pero no es así. Esa persona está muy enamorado de sí mismo, ya que está pidiendo y exigiendo lo que él/ ella necesita, pero no lo que necesita el otro porque esto le da igual.

Por otro lado está la mitología del amor incondicional. O sea ¿cómo que si me estás pegando una paliza yo te amo incondicionalmente? ¿Dónde dejamos aparte la dignidad? ¿El amor por uno mismo? No entiendo porque no ponemos límites a acciones brutales que no tienen nada que ver con el amor. No se puede amar incondicionalmente cuando una persona es responsable de todos sus malos actos y también es responsable de no dañar a su pareja.

Esto no se puede consentir, hay que marcar ese límite del amor es condicional a que tú sepas quererme bien. Se puede querer incondicionalmente a un hijo, a un ser indefenso, a alguien que no está maduro por supuesto. Y no solamente los padres, las madres dan la vida por sus hijos. Pero al ser responsables y autónomos, hay condiciones y  límites que todos los psicólogos sabemos que es lo más sano. Y la gran lección de amor es siempre, por ejemplo, enseñar a los hijos donde están sus límites y no traspasar lo de los demás pero que tampoco nadie traspase los suyos.

Bueno… lo que no es ningún mito, desde luego, es que el amor da la felicidad. Y es una forma bonita de terminar la entrevista.

Claro pero fíjate es lo que hablábamos al principio. Si el amor está vinculado directamente con la vida, que es lo que más le gusta al cerebro, lógicamente el cerebro es muy feliz  cuando está viviendo una experiencia de amor del bueno.

———————————————————————————————

La búsqueda de la felicidad, las relaciones sociales, la depresión, la reproducción…

 

Entrevista a Carlos Chaguaceda, divulgador y consultor.

“En completa soledad no se puede hablar de felicidad”

En su libro ‘El mono feliz, Carlos Chaguaceda Álvarez, periodista, consultor de marketing y publicidad, y divulgador; descubre cómo la ciencia explica nuestras emociones’ aborda los últimos descubrimientos y experimentos destinados a explicar las claves de la felicidad y las pautas comunes del comportamiento humano.

Una de las conclusiones que extraigo del libro es que las emociones dominan más nuestra vida de lo que pensamos. No somos tan racionales…

Somos racionales, pero no tanto como nos creemos. Nuestras decisiones y pensamientos están condicionados por nuestra subjetividad, nuestras emociones e intuiciones. Podríamos decir que somos racionalmente irracionales.

¿Podemos orientar nuestro racionamiento hacia ideas que ya tenemos emocionalmente aceptadas? Hablamos de prejuicios.

Nuestro razonamiento viene condicionado de serie. Podemos analizar de manera racional los datos, pero éstos y la manera en la que los seleccionamos y combinamos están sometidos a nuestro enfoque subjetivo.

Por eso, cuando en un partido de fútbol se produce una jugada polémica nosotros la valoraremos, en primer lugar, en función de nuestros colores. Vivimos con prejuicios y los tenemos de todo y de todos. Otra cosa es que luego seamos capaces de sobreponernos a ellos y no actuar como simples máquinas.

Teniendo en cuenta nuestra emocionalidad… ¿Nos podemos fiar de nuestra memoria?

Nuestra memoria no es la de un ordenador que archiva los hechos de manera fría y precisa. Nuestra memoria construye un relato mental de lo sucedido y ese relato se reconstruye cada vez que recordamos algo. Y en cada reconstrucción vamos modificando lo sucedido. Podemos decir que tenemos una buena memoria para lo general, pero muy mala para los detalles. Hay que fiarse, pero al tiempo saber que puede fallar.

Salud, dinero y amor. Lo ideal es una sabia combinación de los tres elementos”.

Gracias a los avances de la ciencia. ¿Podemos hacer algo para, en cierta medida, controlar nuestras emociones y para ser más feliz?

Los avances nos transmiten conocimiento de como somos por dentro. Pero la capacidad de actuar y modificarnos por dentro es de cada uno de nosotros.

Para mí lo importante es entender que tenemos capacidad de actuar en nuestra manera de ver el mundo. A partir de eso poder construir una actitud más positivay resistente frente a los avatares de la vida.

Salud, dinero y amor… ¿Qué nos hace felices?

Lo ideal es una sabia combinación de los tres elementos. De una manera que cada uno construye y que va modificándose en las diversas etapas de la vida. Los tres elementos son necesarios, pero no valoramos la salud lo mismo cuando somos jóvenes que cuando vamos cumpliendo años. Eso es la vida, la evolución y nos sucede a todos.

“La felicidad tiene forma de U”

¿Qué significa que la felicidad tenga forma de U?

La forma de U representa, de manera estadística, cuando se nos pregunta si somos felices.  El valor más bajo se da en la etapa central de la vida (la parte de abajo de la U), mientras que los niveles mas altos se dan al principio y al final. ¿Por qué? Pues porque en esa etapa de madurez notamos que tenemos responsabilidad hacia nuestros hijos y también hacia nuestros padres. Ya que van cumpliendo años y exigen más atenciones.

¿Y al contrario? ¿Cuándo hablamos de emociones negativas y tristeza hablamos de infelicidad? En ocasiones hasta caemos en pensamientos irracionales que pueden llegar a la depresión. Mucho tiene que ver la idea del miedo. Punset (quien prologa su libro) ha argumentado en varios de sus publicaciones y entrevistas que la felicidad es la ausencia del miedo…

Eduardo Punset define la felicidad como la ausencia de miedo y es una gran frase que explica muchas cosas. Si tenemos miedo a que nos pase algo, a perder el empleo, a que nuestra pareja nos deje o nos echen del trabajo va a ser imposible que pensemos en la felicidad. Nadie puede controlar todo lo que le rodea o lo que le puede pasar. Pero sí podemos actuar sobre nuestra resiliencia, nuestra actitud… Por eso es tan importante trabajar en el control y manejo de las emociones.

“Si tenemos miedo a que nos pase algo… va a ser imposible que pensemos en la felicidad”

Aunque el miedo también es necesario.

El miedo es imprescindible y sin él ninguno estaríamos aquí. El miedo nos ayuda a evitar los peligros, las decisiones que pueden poner en riesgo nuestra vida. Pero siempre ha sido así desde la era de nuestros antecesores. Si un neandertal veía un animal carnívoro y no sentía miedo y por tanto no sentía ganas de huir, seguramente su destino sería convertirse en alimento del depredador.

Haciendo alusión al título del libro ¿Somos “monos felices”? No son más felices los que no razonan ni se plantean nada…

Así definido, no creo que pueda hablarse de felicidad plena sin dudas, reflexiones, pensamientos… Que todo te de igual se asemeja bastante a un estado vegetal. Venimos programados para pensar, analizar, comunicar y eso puede que nos situé, a veces, ante dilemas incómodos o que no se pueden resolver. Pero si sabemos manejarlos seremos más completos y nos sentiremos mejor.

Aunque se sabe que somos mezcla de genes y ambiente… La ciencia está descubriendo cada vez claves biológicas. ¿Venimos programados de fábrica?

No venimos programados de fábrica de manera total o determinista. Los genes no dicen todo lo que somos o seremos. Definen nuestras cualidades físicas básicas, pero luego ellos también evolucionan de acuerdo con nuestro comportamiento y los cambios en el entorno.

Por explicarlo de manera sencilla, puede que tenga una constitución física débil, pero si me dedico al deporte modificaré mi cuerpo. Hablando de felicidad, es verdad que todos tenemos una predisposición o un carácter determinado. Pero podemos orientarlo, modificarlo con nuestra actitud y voluntad, no somos hormigas programadas.

Creo que nadie duda que el hombre sea un animal social, pero paradójicamente cada vez parece más individualista y más centrado en sí mismo. De hecho el sentimiento de soledad no ha dejado de crecer en las sociedades avanzadas. ¿Podemos ser felices solos?

Yo creo que en completa soledad no se puede hablar de felicidad completa. Somos un ser social que necesitanos relacionarnos con los demás, aprender, socializar, empatizar. En caso de aislamiento total hasta el cerebro se modifica y empobrece, según demuestran experimentos con ratones.

Para terminar… En todo el libro habla de escepticismo razonable ¿A qué se refiere?

Para mi ser escéptico es someter todo a la duda racional, no dar las ideas o relatos por buenos sin cuestionarlos. Y también no darnos demasiada importancia. Entender que a todos nos suceden cosas y que son importantes, pero más importantes son las personas que están detrás de ellas. Es tratar de no dejarse impresionar por las apariencias, las modas o los titulares y pensar que somos únicos. Pero que también nada se parece más a un ser humano que otro ser humano.

_____________________________________

Entrevista con Mauro García Toro, psiquiatra y profesor de la Universidad de las Islas Baleares.

El “roce humano”, la dieta mediterránea y el deporte ayudan a evitar la depresión

La depresión parece ser uno de los males típicos de nuestro tiempo. Una plaga que se extiende y parece que se va convirtiendo cada vez más en seña de identidad de nuestras sociedades avanzadas, paradójicamente… En “Saber Más. Noticias de salud y ciencia” entrevistamos al doctor Mauro García Toro, psiquiatra y profesor de la Universidad de las Islas Baleares, quien acaba de publicar una investigación que desvela los principales los factores de riesgo de depresión crónica. Entre ellos se encuentran ser víctima de abusos sexuales infantiles y la falta de detección precoz de la depresión. En nuestra conversación también abordamos otros descubrimientos recientes sobre los trastornos depresivos, así como los hábitos de vida que podrían evitarla.

¿Qué diferencia la depresión de lo que podríamos definir como tener un estado de ánimo bajo o pasar un natural proceso de duelo? ¿Dónde está la delgada línea roja?

La depresión es un trastorno mental que se caracteriza por sufrir unos sentimientos de tristeza intensa y persistente. A veces distinta a la tristeza que se siente cuándo se pierde a un ser querido. Con unas características de un vacío emocional y también acompañado de una virtual falta de ilusión e incapacidad de disfrutar de las cosas que antes… a la persona más le motivaban. Todo eso debe ser suficiente como para interferir en el funcionamiento emocional social del sujeto; y durar más de dos semanas para poderse considerar trastorno depresivo. Además suele provocar trastornos de tipo cognitivo, problemas de memoria, concentración, alteraciones de los ritmos biológicos, del sueño, del apetito, del  deseo sexual y muchas molestias físicas, entre las que destacamos como más típicas las molestias digestivas y los dolores de espalda y de cabeza.

¿Por qué se produce tanta depresión en nuestras sociedades avanzadas? Porque existe una cierta paradoja… Sí es cierto que actualmente vivimos una época de crisis. Pero en general, incluso en épocas de bonanza, en las sociedades avanzadas se produce mucha depresión… Y cada vez más. ¿En África creo que no hay tanta depresión, verdad?

Efectivamente. Éste es un suceso paradójico, y desde mi punto de vista apasionante. Y que está mereciendo mucha investigación y mucho debate dentro del ámbito profesional de la salud mental. Digamos que tenemos identificados una serie de factores predisponentes y precipitantes de la depresión, que van implícitos en el ritmo de vida actual. Y aquí podemos incluir, bueno es un tópico, pero es real: el estrés, la competitividad… Pero también hay otros factores que van implícitos con el estilo de vida actual y que cada vez tenemos más datos de su importancia. Y me refiero a la falta de ejercicio físico, a la dieta inadecuada, a la falta de horas de sueño y a la disminución de la exposición a la luz solar.

Sí y a todo esto le unimos la falta social de apoyo. Vivimos cada vez más aislados. Es otra paradoja, porque efectivamente tenemos mucho acceso a Internet, a redes sociales, que parece que nos acerca a los demás, pero los sentimientos de soledad también están creciendo.

La disminución del roce humano también creemos que es importante. Y todo ello es un caldo de cultivo que hace que algunas personas sean más vulnerables a este trastorno; que por desgracia, como muy bien señalaba, es un problema muy frecuente y muy grave de salud pública.

Si sabemos todos estos factores que comentaba, ¿podemos incidir en la prevención?

Sí, efectivamente. Ésta es una asignatura pendiente de la salud mental. Yo tengo la impresión personal de que estamos tan desbordados por la atención de las personas que tienen la necesidad de ayuda, que nos olvidamos de otros aspectos preventivos, pero son claramente vitales. Y cada vez desde la administración europea incluso se promueve el buscar iniciativas que permitan disminuir la tasa tan alta que tenemos de trastornos depresivos.

Cuando se produce una situación de pérdida de un familiar, por ejemplo, tiene lugar una etapa de duelo. En momentos como estos, ¿cómo podemos hacer? En estos casos nos enfrentamos a acontecimientos que provocan un trastorno grave en la la vida de la persona o la necesidad de una adaptación a veces radical…

Bien, pues en un momento o situación adversa, que todos los tenemos, forman parte de la vida y tenemos que gestionarlos y lidiar con ellos… Yo creo que es importante compartirlo con familiares y amigos y elaborar estrategias, digamos, para encauzarlo en la medida de lo posible. Y si la persona se ve desbordada e incapaz por sí sola de enfrentar este factor es necesario pedir ayuda. Yo te diría que a veces la ayuda… si no hemos entrado todavía en el ámbito de la depresión, si estamos hablando sólo de entristecimiento, desmoralización, frustración… se puede obtener de los recursos sociales cercanos que pueda tener el sujeto, que pueda encontrar. Y desde luego cuando el caso va evolucionando y van pasando los días y el sujeto cada vez está más desmoralizado, sí que es recomendable acudir a un profesional, para que haga un correcto diagnóstico y establecer un plan terapéutico.

Vamos a centrarnos ahora en la investigación que comentábamos al principio. En primer lugar, hablábamos de que el trabajo ofrece luz sobre las variables de la depresión se centra en el trastorno cuando éste se hacronificado. Esta circunstancia ocurre en un porcentaje muy alto… De los pacientes que piden ayuda, o que necesitan tratamiento en la depresión, ¿que características tiene el trastorno depresivo crónico?

Básicamente consideramos un trastorno depresivo crónico, aquel que dura más de dos años. Entonces efectivamente a las personas que acudan a nuestra consulta… en bastante proporción cumplen este criterio de dos años de duración. Lo cuál no quiere decir que no haya otras muchas personas que no han acudido a la consulta y han resuelto este problema antes.

Siempre el trabajar en un consultorio de población clínica hay un sesgo hacia la gravedad de los pacientes que vemos. Pero en cualquier caso, lo que caracteriza a las personas con depresión crónica es un mayor nivel de desmoralización. Yo quería destacar que el tratamiento precoz y enérgico de la depresión es clave para mejorar el pronóstico. Porque se podría decir como juego de palabras que tiene mucho sentido: estar deprimido es deprimente.Es decir cuando la depresión se instala en la vida de una persona la debilita tanto a nivel psicológico, como a nivel de redes sociales de apoyo. De manera que se va encontrando la persona más aislada y se van metiendo en una serie de círculos viciosos depresivos que le lleven a tener cada vez más difícil la salida. Por eso el mensaje sería: la depresión tiene un tratamiento eficaz y merece la pena instaurarlo cuanto antes, para mejorar las posibilidades de recuperación completa.

Como decíamos, acaban de publicar un estudio en el Journal of Affective Disorders. Se trata de una investigación realizada en EE.UU por profesionales de la Universidad de Columbia de Nueva York y la Universidad de las Islas Baleares que desvela cuáles son los principales variables de la depresión crónica. ¿Cuáles son esas variables según la investigación que ustedes han desarrollado?

Los resultados de una muestra muy grande de ciudadanos americanos, estamos hablamos de una muestra de 40.000, nos señala que uno de los factores de riesgo para que la depresión se cronifique es lo que habíamos mencionado: el retraso del diagnóstico. El haber evolucionado durante mucho tiempo sin haberse puesto en contacto con un especialista para hacer un abordaje terapéutico. Y recuerdo que los tratamientos de primera lección para la depresión son la psicoterapia y la farmacoterapia.

Otro factor importante es si hay añadidos a la depresión otros problemas médicos o psiquiátricos. Evidentemente va a complicar mucho la situación. Hablamos de enfermedades neurológicas, degenerativas o del tipo que sea. Y dentro de los trastornos mentales, lo más típico es que se asocien con problemas de ansiedad o con problemas de adicciones y ahí sí que vamos hacia un circulo vicioso. La adicción promueve depresión y la depresión promueve la adicción; de manera que hay que romper ese círculo para que la cosa funcione.

Y finalmente destacaría el haber estado expuesto a abusos sexuales en la infancia. Nos ha llamado la atención el alto porcentaje de pacientes que reconocen haber sido víctima de estos abusos. Y cuando estamos hablando de depresión crónica de más de cinco años de evolución llega casi hasta el 40% de los casos. Eso da a entender que nos encontramos ante un factor extraordinariamente perjudicial para la vida de un sujeto, que posiblemente implique también el haber estado expuesto a una infancia adversa, carencial, desprotegida con muchos conflictos añadidos, que han permitido que esa situación de abusos se prolongue. Esto es un dato también a destacar. Es mucho más perjudicial el abuso sexual cuando es mantenido en el tiempo, que cuando es una situación esporádica. Pero aún así es conveniente detectar estos casos porque se puede intervenir sobre ellos. Y se puede hacer un intento de desactivar todo el trauma psicológico, que suele estar asociado a esa situación tan dramática y tan adversa en la vida.

Según le escucho estoy pensando que no sólo es el abuso sexual en sí mismo, sino todo lo que rodea al abuso. Por tanto podríamos decir también que aún no produciéndose abuso, pero sí produciéndose esas otras circunstancias en la infancia también afectarían de alguna manera.

Sí, evidentemente, cada vez tenemos más datos. Muchas intuiciones de bastantes profesionales de la salud mental. Ya desde hace muchísimos años. Podemos empezar hablando de Sigmund Freud que nos comentaba que la infancia es un período crítico en la vida de un sujeto. La investigación tiene mucho sentido, porque en la infancia se está formando todo el sistema nervioso y en la interacción con el medio es lo que conforma y configura nuestras redes neuronales…Y de estrés incluso.

Y de estrés intenso lógicamente. Un niño agredido que no se siente protegido por su entorno, tenemos que entender que está sometido a un estrés del cual no tiene posibilidad de escapar. Y eso deja una impronta y una huella. Pero que en el lado positivo, y esto también quiero destacarlo muchísimo, también en la investigación de los últimos años nos habla de que tenemos una extraordinaria flexibilidad y neuroplasticidad, que nos permite sobreponernos a la adversidad y a las circunstancias que marcaron negativamente nuestra vida. Y por tanto estas situaciones pueden favorecer, condicionar pero no determinan y no son irreversibles.

Este es el concepto de resilencia, ¿no?

Sí tiene que ver, el concepto de resilencia es muy interesante y ha tenido mucho éxito. Digamos que la persona resilente es capaz de pasar por circunstancias muy graves sin verse traumatizado por ellas. Y Boris Cyrulnik que es uno de los investigadores que propuso este termino, señalaba algo que también me parece destacable. Cuando tenemos en nuestro entorno alguna persona a la cual podemos consultar, con la cual podemos compartir nuestro malestar y nuestro sufrimiento es muy importante… La resilencia… lleva a la importancia de tener una buena red social de apoyo y tener una buena comunicación con personas importantes en nuestro entorno. Y que nos hagan sentirnos que no estamos solos ante la adversidad.

Sí. Y el ser humano, en general, ha demostrado durante millones de años esa capacidad de resistencia y de adaptación…

Efectivamente , los seres humanos somos gregarios, evolutivamente lo sabemos. Desde el paleolítico llevamos viviendo en comunidad, pero ahora vemos unos indicios preocupantes en nuestra sociedad. Por ejemplo un dato verificable es que en los países escandinavos, esto me llama la atención a mí, hay más hogares ocupados por una persona que hogares ocupados por más de una persona. Esto de vivir cada persona en su hábitat, en su cubículo, pues no tiene precedentes en la historia de la humanidad. Y es cierto que esta persona puede estar, muy relacionada y muy intercomunicada, pero no sé si eso es equiparable al roce diario de convivir bajo el mismo techo. Y no estoy yo procurando el tener que compartir vivienda con alguien, si eso no es lo que a una persona le gusta o desea… También estoy de acuerdo en que más vale estar sólo que mal acompañado…. Pero de nuevo nos apunta a cambios sociales tan bruscos que está sufriendo nuestro mundo tan desarrollado. Y que implicaciones puede tener nuestra salud en enfermedades tan prevalentes como la depresión; pero también en otras muchas que están muy relacionadas que tiene que ver con el estilo de vida, como la diabetes, la obesidad, etc. Que también tiene mucho que ver con el estilo de vida, con alimentación, con sedentarismo y con relaciones sociales y el manejo del estrés.

Y de alguna manera la sociedad no favorecen espacios o lugares de encuentro y de intercambio real, físico… Es a lo que se está refiriendo además…

Sí. Yo creo que el encuentro real, físico es importante. Y yo creo que quizás estamos viendo una fase de transición y de adaptación a la explosión de las posibilidades de las telecomunicaciones y que en un futuro vayamos a una forma de vida distinta… ¡Ojo! Nadie reivindica, o por lo menos yo no lo hago, una vuelta al pasado.

Nuestro mundo es fantástico en muchísimos aspectos y yo creo que lo único que necesita es algunos ajustes; y los ajustes tendrían que venir con el estilo de la relación con el control del estrés, con la mirada de la dieta y con la actividad física, de la que también hemos ido insistiendo.

Y cuáles son, volviendo al tema de la depresión en sentido estricto, los últimos avances en tratamientos de esta enfermedad. Anteriormente hablaba de la psicoterapia y la farmacología, pero también ha surgido otro tipo de tratamientos, ¿verdad?

Sí, efectivamente, sobre los tratamientos de primera elección cada vez tenemos más evidencias sobre la eficacia de la psicoterapia y de la farmacología. Evidentemente cada persona tiene un perfil diferente y depende de la sintomatología que tenga y su situación particular, también de sus preferencias, se puede probar una vía o se puede probar otra. Se puede probar ambas en casos graves. Pero hay tratamientos de segunda elección. Y los tratamientos de segunda elección que están en investigación actualmente tienen que ver, por un lado, con la neuromodulación cerebral, con la pretensión de perturbar el sistema nervioso central para desactivar los cambios dinámicos que se asocian con la depresión. Y nuestro grupo de investigación tiene alguna experiencia con la estimulación magnética transcraneal que es uno de los tratamientos más prometedores de este aspecto.

Hay otros pero sería largo y muy prolijo aludir a ellos .Y desde el lado psicológico yo destacaría de nuevo, la importancia de cuidar el estilo de vida, la importancia de realizar ejercicio físico frecuente, de tener un dieta adecuada que tenga suficientes nutrientes para que nuestro sistema nervioso funcione correctamente. Y aquí la dieta mediterránea nos da una garantía absoluta. Dieta mediterránea por desgracia estamos perdiendo pero siempre que puedo reivindico como un factor potentísimo para prevenir problemas de salud, el volver a recuperar los patrones de dieta mediterránea en la medida de lo posible.

Y finalmente, yo también tengo que hacer una defensa de la importancia que tiene descansar suficientemente. Se está imponiendo en la sociedad, la idea de que no todo el mundo necesita dormir lo mismo. Que a lo mejor con cuatro o cinco horas de sueño basta. Mi experiencia clínica y de lo que he podido leer en artículos de investigación me habla de que las personas que duermen menos de siete u ocho horas diarias pueden tener algún impacto sobre su salud en el futuro por esta circunstancia. No digo que no haya casos que sean excepcionales y que no lo necesiten, pero pienso también que la inmensa mayoría de la gente necesita dormir ese mínimo, para encontrarnos bien a largo plazo.

Me gustaría comentar o incidir en el tema de la farmacoterapia para el tratamiento de la depresión…. Porque sí es cierto que en la sociedad en general hay un prejuicio o una mala prensa acerca de los tratamientos psiquiátricos con fármacos, antidepresivos… ¿Nos podría explicar un poco su funcionamiento? ¿Cómo han ido evolucionando y en que situación nos encontramos ahora? ¿Realmente nos debería asustar?

Yo creo que como toda herramienta no es buena o mala en sí mismo, sino en función del uso que se haga. Si el uso de la farmacoterapia la hace una persona cualificada… y en este caso cualquier médico que este formado para hacerlo puede prescribir perfectamente fármacos antidepresivos. No hay que tener miedo. Es más, los antidepresivos han evolucionado hacia una mejor tolerancia y una mayor seguridad en las últimas décadas, de manera que actualmente no tiene nada que ver la sensación que una persona siente al tomar un antidepresivo. Dicho esto, también tenemos que reconocer que los antidepresivos funcionan cuando una persona tiene una depresión importante, con síntomas de gravedad para que merezca la pena su tratamiento farmacológico. Y aquí tenemos que hacer un poco de autocrítica los profesionales también; porque muchas veces por la demanda que los pacientes nos hacen insistentemente, a veces tendemos a prescribir a personas que no están clínicamente deprimidas, sino simplemente desmoralizadas, tristes o frustradas. Y en estos casos, evidentemente, el riesgo o beneficio de los antidepresivos no es igual. Como conclusión yo diría que los antidepresivos tienen sentido cuando están correctamente indicados. Y en ese sentido tranquilizaría a la población. Es mi opinión de profesional de más de 25 años de práctica… Los antidepresivos son agentes que alivian enormemente el sufrimiento humano incluso, que pueden salvar la vida a los sujetos.

_____________________________________

Entrevista con Mª Jesús Comellas, Doctora en Psicología

“En ocasiones, la insatisfacción o las dificultades en las relaciones humanas posibilita buscar como alternativa la mascota”

 

“Cuando el animal ocupa este espacio de humanización tan relevante, entra en competición con la persona de la pareja”.

Parece que la relación del hombre con sus mascotas ha cambiado en las últimas décadas. Queremos profundizar sobre las relaciones humanas con los animales de compañía y cómo se influyen mutuamente. Para ello, entrevistamos a Mª Jesús Comellas, Doctora en Psicología y profesora de Ciencias de la Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona.

El respeto a los animales así como los beneficios de la domesticación, y la compañía que prestan al humano, han estado a lo largo de los tiempos fuera de toda duda… Me gustaría destacar que si hablamos en concreto de mascotas advertimos un crecimiento significativo del sector. Y, por otro lado, es muy visible que parece haber una tendencia a la humanización del animal de compañía. En su opinión como experta, ¿es así? ¿Cada día se trata más a las mascotas como humanos?

Ciertamente hay una tendencia a buscar en la mascota, especialmente en el perro, la respuesta afectuosa, la incondicionalidad. A la vez se busca tener alguna actividad para hacer, ejercer el cuidado sabiendo que siempre será bien recibido, que nunca habrá critica y siempre el agradecimiento. Por otra parte no hay exigencia porque lo podemos hacer a nuestra manera, según el día y nunca se tiene que acomodar a una petición concreta. Esta situación comporta una pérdida de lo que son las relaciones humanas en el momento en que encontramos en la mascota (creo sobre todo en el perro) estas facilidades, lo que puede aumentar el aislamiento en las relaciones humanas, especialmente si la dedición al perro es inapropiada o excesiva.

¿Cómo es nuestra relación con ellas?

En muchos casos las relaciones son apropiadas y pueden ser positiva si se le da el espacio que le corresponde al animal.  

¿Cómo ha cambiado durante los años?

Posiblemente puede haber diferentes situaciones que han llevado a esta diferencia. Por un lado todas las campañas de protección del animal y por otra quizás una cierta insatisfacción o dificultades en las relaciones lo que posibilita buscar alternativas.

Sería conveniente distinguir en primer lugar los animales domesticados, en general, de las mascotas

Creo que la mascota ocupa un lugar muy relevante que no tienen todos los animales que puede haber en una casa, como podrían ser los caballos, pájaros, peces…

En términos generales, ¿qué lleva a una persona a tener una mascota? ¿Por qué cada vez más gente tiene mascota?

Puede haber diferentes motivos de interés para tener un animal y cuidarlo logrando una cierta compañía, un ser para jugar, colaborar en el cuidado de animales abandonados o… también es diferente la demanda de la persona según la edad. Los niños quieren una mascota porque tienen la fantasía de tener con quien jugar y que no tendrá nunca dificultades ni rechazos. Casi sería como un juguete, pero que responde activamente y a la vez le muestra afecto incondicional; y aunque saben que requiere unos cuidados, en su fantasía este aspecto no constituye una dificultad o una dedicación, de aquí las dificultades de que realmente tengan cuidado y la vinculación se haga a largo plazo y no sólo cuando lo quiere la criatura. En personas mayores que normalmente están muchas horas en casa y salen menos el perro es una buena compañía y en muchos momentos un factor de movilización para poder responder a las necesidades del animal.

Por contar solo una anécdota, hace sólo unos días, paseando por la calle, en un carrito de bebé, no había bebé, sino un perrito… ¿Se han dan casos de personas que los tratan como si fueran sus propios hijos?

Ciertamente, sobre todo en personas que están solas, que no tienen unas relaciones afectivas y sociales satisfactorias, siempre buscando el reconocimiento del animal y ninguna dificultad ni necesidad de contrapartida.

¿Qué lleva a una persona a tomar esa actitud? De ser así, ¿cuándo podría considerarse como un trastorno?

No sé si sería un trastorno o una distorsión de las relaciones sociales y sobre todo la muestra de una insatisfacción en su situación de socialización. En algunos casos, puede ser compensatorio de insatisfacciones y el miedo a reencontrar en las relaciones humanas las frustraciones que han sufrido. Por esto, quizás es más un indicio de un problema mal resuelto que de un trastorno. De natural se desean más las relaciones humanas que animales, pero también es cierto que los animales, al ser incondicionales, ofrecen mayor seguridad.

A las mascotas lógicamente se les quiere mucho. Hacen compañía, están siempre ahí, se les habla, parecen escucharnos… Incluso existe una creencia entre algunas personas que poseen mascotas de que los animales poseen consciencia, conciencia y razonamiento

Lo que es cierto es que los perros comprenden, aprenden, muestran tristeza o asumen roles de protección. Creo que otras mascotas son claramente diferentes. De aquí que entre razonamiento y conciencia hay un abismo, porque implica capacidad de análisis y deducción. Quizás sería oportuno hacer otro análisis en el caso de los primates, aunque hay muchas dudas de ello, pero en algunos casos se ha descubierto que ha habido construcción de instrumentos para sobrevivir.

Sin embargo, por otro lado, existen ocasiones que las personas pierden el interés en sus animales de compañía y deciden abandonarlos¿cuáles son las causas principales que les llevan a tomar esa decisión?

Las causas son simples: el engorro del cuidado, sacarles, cuidarles, preparar la comida, higiene… especialmente cuando se ha comprado o adquirido la mascota con el egoísmo, egocentrismo y la fantasía infantil y el periodo de cuidarlo perdura años, a la vez puede haber problemas de salud que requieran mayor dedicación. Es una prueba que no hay reciprocidad y que las mascota sólo se veía como “dadora de cariño y distracción” pero no receptora de cariño y cuidado.

Existen repercusiones psicológicas tras la toma de una decisión de esta índole, o por lo general no muestran ningún tipo de sentimiento al respecto?

Normalmente no hay repercusiones, porque no es una acción inconsciente, que no se prevea que tendrá repercusiones en el animal ni es una reacción impulsiva, sino que hay una planificación y por tanto no hay vínculo, posiblemente no lo ha habido ya desde el inicio sino que era más bien un objeto del que se puede prescindir.

Hay ciertos casos en los que la humanización de los animales de compañía provocan problemas… como disputas de pareja, ¿Podrían provocar la ruptura?

En caso que se produzca la ruptura muestra que los vínculos no eran muy sólidos, porque en principio un animal no debe nunca tener un espacio tan determinante como para interferir las relaciones humanas. Cuando el animal ocupa este espacio de humanización tan relevante, entra en competición con la persona de la pareja y las decisiones pueden provocar la selección.

En los casos en los que las parejas están casadas, incluso hay situaciones en las que se celebran juicios para dictaminar la custodia del animal y que este no sufra, pero en realidad ¿quién es el que sufre, los animales o los dueños?

En estos casos se utiliza el animal para enfrentarse con la pareja. El animal no tiene problemas para adaptarse si tiene afecto y los cuidados que requiere. Se ha mostrado en situaciones de cambios en los que el animal no podía continuar en su hogar, se ha cedido a otra familia y no ha mostrado dificultades. Finalmente se ha vinculado si ha tenido el cuidado apropiado y ha continuado con una relación positiva con la primera familia si se ha podido mantener el contacto. Posiblemente puede que la persona de la pareja que no va a tener el perro pueda sentir la pérdida si ha tenido una buena vinculació

Cambiando de tema. Existen diversas terapias en las que el trato con animales, como pueden ser perros o caballos, parecen dar buenos resultados en el campo de la psicología. Incluso, por poner un ejemplo, parece que tan sólo convivir con mascotas es bueno para niños autistas ¿cómo funciona la interacción?

La interacción es posible debido a la docilidad del animal y sobre todo a su capacidad de conectar sin esperar mucho a cambio. La reciprocidad es menor porque las personas, al establecer una relación, normalmente hay una vigencia de reciprocidad. Por esto las relaciones son positivas en la infancia, porque no hay pelea del igual ante las exigencias o la falta de empatía de los demás.

¿Por qué es útil?

En el caso de necesitar una terapia, igualmente el animal es incondicional, estable, mantiene la estabilidad, no muestra con igual fuerza los posibles cambios de humos y muestra una clara sensibilidad por la fragilidad de la persona a la que cuida. Por esto hay fidelidad y vigilancia en criaturas, y sobre todo en personas que tienen trastornos,

¿Existe el peligro de que el vínculo afectivo creado con el animal utilizado como apoyo en la terapia para autismo, por ejemplo, cree tal grado de dependencia en el paciente hacia el animal que al finalizar las sesiones desemboque en otros cuadros psicológicos diferentes?

La dependencia con el animal es cierta y por ello es importante en casos de autismo en los que hay dificultad de relacionarse con las personas. Puede que se den crisis de angustia si no se procura facilitar la ausencia del animal y en muchos casos se facilita dicha dependencia precisamente para favorecer la estabilidad del paciente.

Moreno – J. A. Ibáñez

_____________________________________

Entrevista con el Doctor Julio Herrero, director y ginecólogo coordinador en el Centro de Reproducción Asistida de la Clínica Sagrada Familia de Barcelona

“Las tasas de embarazo por reproducción asistida rondan el 90% de éxito”

 

Se estima que en España nada menos que un 15 % de las parejas en edad reproductiva están afectadas por la infertilidad. Las causas son muy diversas. Algunas son ya conocidas pero otras no lo son tanto… Pero, la realidad es que el número de tratamientos de fertilidad o de reproducción asistida no dejan de crecer año a año en nuestro país. De hecho, los datos subrayan que España es el tercer país europeo donde más tratamientos de reproducción asistida se realizan, con 54.000 ciclos anuales. Tan sólo están por encima Francia y Alemania, según datos epidemiológicos de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología. Recientemente se ha publicado una nueva edición renovada y actualizada en papel del Atlas de Reproducción Asistida, editado con la colaboración de Merck Serono y desarrollado y dirigido por el Doctor Julio Herrero, director y ginecólogo coordinador en el Centro de Reproducción Asistida de la Clínica Sagrada Familia de Barcelona.

Hablamos de cifras muy destacadas en cuanto al número de tratamientos y de éxito de la reproducción asistida en España. Sin embargo, esta expresión aglutina muchas técnicas distintas destinadas a solucionar problemas reproductivos en general. Precisamente este Atlas de Reproducción Asistida realiza un compendio de todas ellas y, por ello, es una herramienta útil tanto para el médico como para el paciente. Explíquenos ¿En qué consiste esteAtlas de Reproducción Asistida?

Quería hacer una puntualización a los datos, aunque son datos correctos. En España se hacen 54.000 ciclos de reproducción asistida y somos teóricamente los terceros a nivel europeo. Pero, en realidad, esto es debido a que no todos los centros de reproducción asistida reportan los datos al registro oficial de la Sociedad Española de la Fertilidad. Si se reportaran… En realidad, somos el país número uno en Europa en cuanto a número de ciclos de reproducción asistida realizados. De hecho, en cuanto a cifras de donación de óvulos ya somos el número uno de Europa. Lo que nos da una idea de la importancia de la reproducción asistida en España y la posición que tiene a nivel europeo.

En cuanto al Atlas de Reproducción asistida, nació hace ya hace prácticamente 10 años y la idea era evitar la mala comunicación entre las pacientes y el ginecólogo. A la hora de explicar el tratamiento que iba a hacer, el ginecólogo realizaba hasta entonces una especie de clase teórica de reproducción asistida. Algunos con mayor o menor éxito dibujaban sobre el papel aquello que iban a hacer. Hacían un dibujo que el ginecólogo entendía pero muchas veces la paciente salía de la consulta y le preguntaba a la enfermera: “realmente no he entendido lo que se me ha dicho”. Lo que permite el Atlas es mejorar esta comunicación médico paciente. Entonces se hicieron unas láminas para cada uno de los tratamientos que existen en reproducción asistida y para cada uno de los procesos diagnósticos. Lámina a lámina de una forma muy didáctica y visual se va explicando el proceso que se le va a realizar a la paciente. Además la paciente puede parar en cualquier momento de ese proceso y decir qué paso no entiende. Lo bueno es que ella está visualizando todo el proceso. Y esto ha supuesto una mejora importantísima en la comunicación médico paciente en el área de la reproducción humana.

¿Cuáles son las novedades en esta nueva edición del Atlas de Reproducción Asistida?

En la nueva edición que hemos hecho, hemos mejorado todas las gráficas, en el sentido de que se les ha mejorado la tridimensionalidad, tiene un aspecto tridimensional; y se ha ampliado mucho más la información. Técnicas que antes no estaban contempladas las hemos contemplado en esta nueva edición, por ejemplo. Tiene muchas más láminas que las anteriores versiones. Y, además, evidentemente hay procesos como, por ejemplo, el diagnóstico genético preimplantacional que han evolucionado mucho. Hemos ido plasmando esa evolución y esas nuevas técnicas que hay. Todo se ha plasmado inmediatamente en el Atlas.

Las técnicas principales de reproducción asistida son: la inseminación artificial, la fecundación in vitro y la donación de óvulos

Háblenos de esas técnicas. Cuáles son las principales técnicas de reproducción asistida que se desarrollan en este momento en España y cuáles son las más utilizadas.

Básicamente hablamos de técnicas de inseminación artificial, la fecundación in vitro y la donación de óvulos. Estas son las tres técnicas más importantes que utilizamos en los centros de reproducción asistida.

Qué están indicadas a distintos problemas…

Cada una de ellas tiene distintas indicaciones. Es decir, la técnica de la donación de óvulos está indicada en aquellas pacientes donde hay un fracaso ovárico. Es decir, donde ya la reserva ovárica es muy baja y entonces esta paciente no tiene otra opción de conseguir el embarazo más que a través de los óvulos de una donante. Afortunadamente, las tasas de éxito de la donación de óvulos son muy altas. Si nos acogemos a las referencias de lo que es el registro español de fertilidad, tasas por intento de tratamiento en torno al 60%. Acumulativamente, son tasas de embarazo que superan el 90% de éxito.

“El problema de infertilidad femenina más importante que hay ahora es que se ha retrasado la edad del primer embarazo”

¿Cuáles son los principales problemas reproductivos de las parejas españolas actualmente?

Hay dos problemas. Por una parte el problema femenino más importante que hay es que se ha retrasado la edad del primer embarazo. Es decir, antes nuestros padres y abuelos tenían hijos a edades más tempranas, que son las edades fisiológicas previstas por la naturaleza para tener hijos. Nuestros abuelos tenían hijos entre los 18 y los 30 años. Nuestros padres ya retrasaron esa edad del primer hijo. Pero, claro, ahora se ha retrasado todavía mucho más esa edad del primer embarazo, y lo que ocurre es que esto coincide con un envejecimiento fisiológico y normal del ovario con lo cual aparecen muchas dificultades. Hoy día muchas mujeres intentan tener hijos con 34, 35 ó 38 años; y ya son edades donde la reserva ovárica desgraciadamente pues no va a colaborar, puesto que ya hay una reserva ovárica disminuida y la calidad de los óvulos que existen en esa mujer ha disminuido. Por ello, hace que sean susceptibles de tener que realizar técnicas de apoyo de reproducción asistida para conseguir el embarazo. A nivel del hombre existe un empeoramiento paulatino a través de los años de la calidad del semen. Esto es debido a factores ambientales, de nutrición, etc. Factores de la vida moderna que hacemos hoy en día. De hecho, es curioso porque, por ejemplo, otra vez la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 2010 tuvo que revisar los parámetros a la baja de nuevo del seminograma, cuando consideramos que el semen de un varón es normal. Hemos tenido que bajar todos los parámetros en nuestras consideraciones porque si no salían muchos patológicos por la calidad bajante que hay a nivel del semen en estos momentos en los varones.

Infertilidad masculina: “En el hombre se ha producido un empeoramiento paulatino a través de los años de la calidad del semen”.

¿La edad también afecta a la calidad del semen en los varones y por tanto a la infertilidad masculina?

No tanto. Es decir, la calidad del semen se va a mantener. Si es cierto que puede haber un empeoramiento, pero ya a edades mucho más tardías, estamos hablando por encima de los 50 años. Pero, en el hombre la función reproductiva comienza con la pubertad, ahí se comienza a producir espermatozoides, y estos van a ser producidos hasta la muerte del varón, con 80 o 90 años. Sin embargo en las mujeres es totalmente distinto. Es decir, las mujeres nacen con un contingente de folículos primordiales y ese contingente, es lo que llamamos reserva ovárica, la cual se va a ir utilizando a lo largo de toda la vida fértil de la mujer hasta que entra en menopausia. Y después de la menopausia, es imposible un embarazo, a no ser que utilicemos técnicas de donación de óvulos. Sin embargo, en los hombres hay ejemplos en la historia, por ejemplo el de Pablo Picasso, quien tuvo hijos a edades muy avanzadas, por encima de los 80 años. En las mujeres, evidentemente esta capacidad propia de tener hijos va disminuyendo. Se va haciendo patente a partir de los 34 años y baja la fertilidad a partir de los 40 años de una forma muy drástica.

“La infertilidad femenina se hace patente partir de los 34 años y baja a partir de los 40 años de una forma muy drástica”.

En cualquier caso, la edad para tomar la decisión para tener hijos se ha alargado mucho en los últimos años. Esto afecta, como comentaba anteriormente, a la capacidad de tener hijos de forma natural o que el propio embarazo se desarrolle sin complicaciones. Con respecto a este último aspecto ¿Ocurre igual en los tratamientos de fertilidad?

Con respecto al embarazo, claro. Un embarazo de una mujer de una edad más avanzada siempre es susceptible de tener más riesgos que un embarazo de una mujer que ha obtenido el embarazo con sus propios métodos siendo más joven. La ley no prevé un límite para poder conseguir un embarazo, pero en general, en las clínicas de reproducción asistida no se realizan tratamientos por encima de los 50 años, por los riesgos que esto, entre otras cosas, podría suponer.

Hablemos de una de las principales preocupaciones, si no la que más, de las parejas que se someten a una técnica de reproducción asistida ¿Cuál es su grado de éxito? Porque no siempre terminan en embarazo…

En la mayoría de los casos al final se consigue el embarazo. Las tasas acumulativas de embarazo que se consiguen suelen estar en torno al 90%, es decir, que cuando se es paciente y se insiste, al final del camino se consigue el embarazo. Lo que ocurre es que los tratamientos de reproducción asistida, como todo en la vida, es que si es posible empezamos con los tratamientos menos invasivos, como lo que llamamos el coito programado o la inseminación artificial. Y cuanto menos invasivo sea el procedimiento menor son las tasas de éxito. En una inseminación, por ejemplo, estamos hablando de una tasa de éxito de un 20% y acumulativamente, al cabo de los tres intentos, estamos hablando del orden de un 35%. En la fecundación in vitro, las tasas de embarazo están en torno a un 45 ó 50% por intento, pero acumulativamente, al cabo de tres intentos, estas tasas acumulativas… estamos en torno a un 90%. Y donde, evidentemente, se tiene más eficacia es la donación de óvulos, donde las tasas de embarazo están por encima de un 60% y en torno a un 90 ó 95% de forma acumulativa.  Esto es debido a que se utilizan óvulos de mujeres jóvenes y con esto vamos a obtener embriones de mejor calidad y, por tanto, mejores tasas de embarazo. 

“La reproducción asistida es uno de los campos más avanzados en medicina”

Los avances científicos que se han conseguido en estas técnicas de reproducción asistida han alcanzado en los últimos años algunas de las cuotas más altas de espectacularidad. ¿Cuáles han sido los más destacados? ¿Hacia dónde vamos?

Sí que es cierto que el campo de la reproducción asistida es uno de los campos más avanzados en medicina. Tenemos que tener en cuenta que es un campo relativamente reciente, en el sentido de que el primer bebé probeta que se consiguió por fecundación in vitro fue en Inglaterra en 1978. Es decir, que es una rama de la medicina muy reciente y ha avanzado con muchísima rapidez. Ha habido avances a todos los niveles. En cuanto a los productos utilizados… Utilizamos productos para las estimulaciones recombinantes de ultimísima tecnología que son aplicados a través de sistemas de boli parecidos a los de la insulina, con lo cual, a la paciente le resulta muy agradable. Por otra parte, hay avances a través de protocolo de estimulación. Hemos perfeccionado más nuestros protocolos de estimulación. Y por otra parte, y esto es muy importante, han mejorado mucho todas las técnicas de laboratorio. Uno de los avances más importantes se produjo en el año 1992 con la introducción de la denominada micro inyección. A partir de ahí, ya éramos capaces de seleccionar un único espermatozoide del marido o pareja, y con ese espermatozoide éramos capaces de fecundar un óvulo. Esto fue muy importante. Porque en aquellos casos donde la calidad del semen era baja, las tasas de fecundación y, por tanto, las probabilidades de embarazo eran muy malas o imposibles. Con estos descubrimientos permitieron conseguir embarazos hasta en casos drásticos.., incluso con azoospermia. En este caso, en el que no había espermatozoide en el varón, se podía ir a buscar espermatozoides directamente al testículo y seleccionar 4, 5 ó 6 espermatozoides para fecundar 6 óvulos para así conseguir embriones y, por tanto, el embarazo. Otro cambio muy importante se produjo con la las técnicas de diagnóstico preimplantacional, lo que nos hizo capaces de conseguir embarazos sanos en parejas donde hay alteraciones cromosómicas, donde había enfermedades que afectaban no solo a la madres, si no que afectaban a todo el árbol genealógico del padre o de la madre. Y somos capaces de conseguir en esos casos un hijo sano, un hijo que pueda ser viable desde el punto de vista de la vitalidad.

Estamos convencidos que seguirán avanzando estas técnicas… Pero, seguro que hay más de una persona preguntándose si se puede o cómo consultar de alguna manera este Atlas de Reproducción Asistida.

El Atlas de Reproducción Asistida se sacó primeramente en España, pero luego se ha traducido a varios idiomas y se ha extendido a todo el mundo. Se ha sacado en todos los países a nivel mundial, y  todos los ginecólogos lo tienen en sus despachos y pueden utilizarlo para sus explicaciones a las pacientes. Pero luego se ha sacado una versión también con vídeos explicativos, que los pueden encontrar y consultar a través de Youtube; donde existe un canal específico de este Atlas de Reproducción Asistida y donde pueden visualizar todas las técnicas que hacemos en reproducción asistida. Son siempre vídeos cortos, concretos, donde se explica una determinada técnica y donde se explica un determinado proceso de diagnóstico. Y ahora vamos a sacar también una aplicación para iphone que las pacientes podrán descargar y podrán ver en un iphone o ipad todos estos vídeos. También a nivel médico, para los médicos en sus consultas, vamos a sacar una aplicación interactiva para ipad donde el ginecólogo no solamente pueda mostrar unas láminas con mayor o menor acierto, sino que van a empezar a ser interactivas. El ginecólogo va a poder mover, por ejemplo, el ecógrafo o el catéter para mostrar cómo se realiza un transfer. También podrá mostrar cómo es una micro inyección, y hacerla en vivo. Es decir, pinchando él mismo el ovocito y mostrando exactamente cómo ocurre este proceso en el laboratorio de reproducción asistida.

Divulgación amor, sexualidad y relaciones de pareja

———————————-+++—-

———————————————————————————————noticias

——————————————————————————————————————————————————————————-

“Lo que más enamora finalmente es que el otro nos haga sentir bien, nos valore”

El verano, una de las épocas más tópicas para empezar una relación afectivo-sexual, pero qué ocurre cuando se acaba el verano. Numerosos estudios científicos (y estadísticas) revelan que las posibilidades de que esa relación se consolide son pocas, que la química que mantiene ahora vivo su enamoramiento se apagará en dos años, y que la convivencia y el día a día son los mejores asesinos de la pasión. Pero la cuestión va más allá, pues en verano se reproducen, aunque de forma potenciada, los mismos comportamientos humanos que el restos del año…

En general, ¿qué nos hace enamorarnos? ¿cuál es el ciclo vital de la pareja? ¿por qué hay tantas separaciones y divorcios? Que vivamos más tiene mucho que ver. Hasta hace muy poco, la vida no duraba mucho más que la fertilidad de la mujer. Así que una pareja iba teniendo hijos y, cuando ya no podía tener más, se moría. Ahora las expectativas de vida se han duplicado, por lo que las perspectivas de tantos años junto a una persona sin amor pueden resultar inquietantes.

De hecho, los datos preliminares que maneja el Instituto Nacional de Estadística (INE) para 2009 confirman que los matrimonios han disminuido un 10%. El número de divorcios también ha caído (118.939 disoluciones en 2008, un 13,5% menos que en el año anterior). Y es que las crisis median en las relaciones de pareja, aunque no parecen influir demasiado.

Al parecer lo mismo ocurre con los modelos cinematográficos y televisivos, que son más el producto de un momento evolutivo que factores decisivamente influyentes. En el inicio de una pareja, donde prima la pasión, sería lo más parecido a ese ‘amor loco’ que reflejan las películas y que puede derivar en una relación estable.

Según los psicólogos, los seres humanos tenemos tres afectos sexuales: deseo, atracción y enamoramiento. Estos pueden activarse en cualquier momento, aunque el enamoramiento es más probable que se dé cuando no estamos enamorados de otra persona, cuando estamos insatisfechos afectivamente con otras personas, cuando estamos solos; o necesitados de aprecio y afecto.

Estar enamorado es un estado de fascinación sexual y afectiva que sólo se puede vivir con una persona a la vez, aunque puede haber varios procesos en la vida. Puede que no sea necesariamente sea temporal, como se dice con frecuencia confundiendo los cambios bioquímicos que lo acompañan con dicho estado de fascinación

Lo que está claro es que lo mejor en el enamoramiento es que sea correspondido; que las dos personas establezcan compromisos; y que ambas se cuiden afectiva y sexualmente y en la vida diaria. “Lo que más enamora finalmente es que el otro nos haga sentir bien, nos valore y nos resulte físicamente atractivo”, subraya López Sánchez’, en declaraciones a la agencia sinc.

El ciclo vital de la pareja, como modelo de organización socio-afectiva, puede desembocar o no en un proyecto de futuro. Pero de ser así, se abre un campo no carente de dificultades. La psicología está de acuerdo en algo básico: la convivencia es más fácil si, además de tener afectos sexuales, se generan apego, amistad y compromiso.

Cómo mantener el amor

Aunque no existe una receta para el éxito, pero las claves podrían ser: una personalidad apropiada, equilibrada, confiada y con capacidad para la intimidad; saber querer y ser querido -cuidar y ser cuidado-; ser igualitario y respetuoso con el otro; compartir buenos momentos; apoyar al otro/a; tener capacidad de establecer compromisos; tener una vida amorosa rica; compartir proyectos de vida, etc. Y todo siendo una naranja entera, nada de media naranja dependiente o sometida al otro.

Entonces, ¿una pareja “para toda la vida” es una batalla perdida? Para la psicóloga Victoria Ferrer, el amor cambia con el tiempo, pero eso no implica necesariamente que tengamos que llegar al desamor: “El amor atraviesa diferentes fases, pero no es inevitable que se acabe”.

 

Psicoanálisis ¿En el sexo hay cosas normales y cosas anormales?

Sin embargo, podemos decir que en la sexualidad de los humanos hay dos caras. Una cara que responde a la lógica totalitaria que incluye a todos en una manera común de gozar: es la forma “masculina” de disfrutar. Esta cara de la sexualidad se piensa bajo los parámetros de lo normal y lo patológico, de lo que puede funcionar o no, de lo que se puede medir y evaluar. Esto lo muestra bien la excelente serie Masters of Sex donde se asiste al ímprobo e imposible trabajo de los investigadores Masters y Johnson para atrapar científicamente el misterio de la sexualidad. Esta forma “masculina” de gozar es la parte de la sexualidad que se rige por la “norma macho”, tal como la denominó Jacques Lacan.

Ahora vayamos a la otra cara, a la que no se deja atrapar por esta lógica totalizadora de la norma macho ya que no depende de la norma universal de lo masculino. Estaremos en la faz femenina -de “lo femenino”- en tanto que ésta implica un goce que no hace grupo, que no se puede medir y que siempre escapa a los intentos del discurso evaluador, pues se sitúa en un terreno donde el cuerpo no acepta la lógica científica. Esto “femenino” es lo que en la cultura hace obstáculo a la uniformización y homogenización de la sexualidad convirtiendo en papel mojado la idea de una domesticación final de lo humano. Lo “femenino” es lo que, a lo largo de la historia, se ha pretendido velar o ahogar, aquello de la sexualidad de lo cual nadie quiere saber nada. Al no poder ser incluido en una norma, lo “femenino” es lo que verdaderamente resiste a la ofensiva desubjetivante del discurso neoliberal.

La experiencia clínica del psicoanálisis confirma que la sexualidad de los seres hablantes es absolutamente singular y esa singularidad insiste aunque los ideales culturales se afanen en clasificarla y ordenarla según patrones de normalidad cada vez menos vigentes. Artículo completo.

Descubre un libro sobre el amor único: “Espontáneo y con un tratamiento muy bueno”, “Historias divertidas”, “Escrito con energía, claridad y sensibilidad”

 

Parece que los hombres con la voz grave son más atractivos, pero más infieles

La voz grave gana a la aguda en los métodos de seducción. Así lo opinan las mujeres, quienes consideran las voces varoniles más atractivas. Pero también las más traicioneras. La mayoría de ellas cree que los hombres con esta voz son más propensos a serles infieles.

Este hecho, según los expertos canadienses, podría estar preparando a las mujeres a desarrollar un mecanismo de defensa para evitar tener relaciones largas y duraderas con estos hombres, a pesar de que les atraigan más.

El estudio utilizó una muestra de mujeres a las que se sometió a una audifonía, para ver que voces preferían. Ha sido publicado en la revista británica Personality and Individual Differences.

Cómo se puede revivir el deseo sexual y mejorar la sexualidad

Recuperar la llama y el deseo sexual es posible. El psicólogo Miguel Costa Cabanillas da todas las claves y herramientas para volver a sentirse sexualmente vivo en su última publicación. En ‘Tócame otra vez. Revivir el deseo sexual’, título de su libro, la mariposa azul es la protagonista. Una metáfora para explicar que la vida es nuestra y cambiarla solo depende de nosotros mismos.

Miguel Costa Cabanillas cree que una de las claves fundamentales es sentirse deseado, para así ganar atractivo y autonomía. Otra de las claves es cuidar el cuerpo y el comportamiento mimando la imagen, la autoestima y relacionarse bien con los demás. Todo esto tiene un trasfondo. Pasar a la acción. El autor considera que no debemos luchar contra las emociones. Que, al contrario de eso, debemos aceptarlas. De ese modo, Miguel Costa cree que la mejor opción para recuperar el deseo es probar una y otra vez.

Abducidos por las TIC: relaciones por internet y el online dating para buscar pareja

El final del verano supone la ruptura de muchas ‘parejas estivales’ por culpa de la distancia o del mayor tiempo que comparten. Sin embargo, las relaciones que se construyen a través del ordenador pueden continuar sin importar el cambio de estación.

Abducidas por las tecnologías, las personas han generado un nuevo tipo de amor, el de los ‘amantes virtuales’. Algunas entienden que las relaciones mediadas por una máquina deshumanizan. Otras enfatizan sus virtudes.

Los sociólogos Beatriz Cavia y Ángel Gordo de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) desarrollaron un estudio en 2002 donde analizan, más allá de estos dos polos contrapuestos, “la manera inminente y progresiva en que internet nos permite entablar amistades, colaborar en la distancia o incluso amar”.

En este sentido, los científicos explican que “enamorarse por medio de juegos de escrituras (como chats o emails) proporciona nuevas visiones sobre el amor donde prevalece el poder mental de seducción para elaborar fantasías ‘controlables’ por el otro”. Si bien es cierto que lo más común es que esa fantasía entre internautas, como en cualquier relación, derive en un contacto corporal en tres dimensiones.

La adicción al sexo o la ninfomanía afectan a la salud mental y a las relaciones de pareja

La última obra del polémico director de cine Lars Von Trier, Nymphomaniac, ha vuelto a poner en la palestra temas como la adicción al sexo o la ninfomanía. En ella, se narra la vida de una mujer, interpretada por la actriz francesa Charlotte Gainsbourgh, que aparece retratada como ninfómana, término que solo se aplica cuando afecta al género femenino y que en el diccionario de la RAE se refiere al “deseo violento e insaciable en la mujer de entregarse a la cópula”. Pero ¿existe de verdad la ninfomanía? ¿afecta a la salud?

adicción al sexoCartel promocional de la película Nymphomaniac. / Magnolia Pictures. Adicción al sexo.

En la quinta y última edición del manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-V, por sus siglas en inglés), la ‘biblia’ de la psiquiatría, la adicción al sexo no aparece descrita como trastorno en ninguna de sus controvertidas páginas.

Tampoco la edición anterior, el DSM-IV, consideraba la adicción al sexo como una categoría diagnóstica, aunque admitía la existencia de pacientes con malestar debido a un patrón de relaciones sexuales repetidas, clasificándolo como ‘trastorno sexual no especificado’.

En la quinta y última edición del manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, la adicción al sexo no aparece descrita como trastorno

A pesar de lo que diga el manual, hay personas que viven su deseo sexual como un problema. “Aunque se ha desestimado el trastorno hipersexual como nuevo diagnóstico, los pacientes siguen yendo a consulta por un aumento en la frecuencia, intensidad de fantasías, excitación, impulsos y conductas sexuales que les provocan malestar significativo, deterioro social u ocupacional”, explica a la agencia Sinc Carlos Chiclana, psiquiatra e investigador de la Universidad San Pablo CEU de Madrid.

“En la pasada década estos comportamientos han recibido una atención creciente, pero existen aún dudas sobre si constituye un trastorno adictivo, del ámbito del trastorno obsesivo compulsivo o de la patología del control de los impulsos”, añade.

El término adicción, dependencia al sexo o sexo compulsivo se aplica a un patrón de actuación por el cual las personas buscan compulsivamente experiencias sexuales nuevas, precisan de multitud de parejas diferentes para satisfacer sus necesidades eróticas y se produce gran frustración cuando no consigue satisfacer su deseo.

Para Ángel Luis Montejo González, director científico de la Asociación Española de Sexualidad y Salud Mental (Aesexsame), la compulsividad sexual se define como una falta de control sobre este comportamiento, lo que, indirectamente, implica una conducta autodestructiva de quien lo padece.

“Cuando una persona se preocupa en exceso por el sexo y continúa comprometiéndose en actividades sexuales compulsivas a pesar de las consecuencias adversas que puede conllevar (deterioro de su vida de pareja, trabajo, salud, libertad personal, etc.) se considera adicto al sexo”, afirma Montejo González.

No existen datos epidemiológicos definitivos –sí hay, por el contrario, cuestionarios y pruebas que facilitan su diagnóstico–, pero según Chiclana, los últimos estudios refieren que su prevalencia estaría en torno al 2% de la población.

Psiquiatras vs sexólogos

La postura de los expertos en relación con la adicción al sexo –o hipersexualidad, un término que suelen preferir– depende mucho de su especialidad. Mientras que la mayor parte de los psiquiatras consultados consideran que está fuera de su ámbito, los sexólogos se declaran especialistas en su diagnóstico y tratamiento.

La adicción al sexo comparte características comunes con otras adicciones como el juego, el alcohol o las drogas

“Existe una controversia considerable en torno a cómo debería designarse este síndrome y sobre a qué categoría diagnóstica pertenece. El modelo que describe el origen de la adicción es el que parece más apropiado, ya que comparte características comunes con otras adicciones como el juego, el alcohol o las drogas”, apunta el director científico de la Aesexsame.

La compulsividad sexual se define como una falta de control sobre este comportamiento, lo que implica una conducta autodestructiva de quien lo padece

Sin embargo, Miquel Bernardo, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica, proclama que no se trata, en ningún caso, de un trastorno psiquiátrico. “Ni la adicción al sexo ni la ninfomanía aparecen en el DSM, sino que solo son consideradas conductas sexuales”, replica.

Otro punto de vista sostiene Carlos Chiclana: “No es un mito, existe tanto en varones como en mujeres”. De hecho, la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10) –que redacta la Organización Mundial de la Salud (OMS) con profesionales de todos los países miembros– recoge bajo el epígrafe F52.7 el impulso sexual excesivo.

La definición de la OMS describe que “tanto los varones como las mujeres pueden quejarse ocasionalmente de unimpulso sexual excesivo como un problema en sí mismo, generalmente durante el final de la adolescencia o en el comienzo de la edad adulta. Cuando el impulso sexual excesivo es secundario a un trastorno del humor o cuando aparece en los estadios iniciales de la demencia, debe codificarse aquí”.

Aunque la especialidad psiquiátrica no quiere oír hablar de adicción al sexo, la realidad es que hay personas que acuden a consulta por no poder controlar su conducta sexual y existen abundantes publicaciones científicas relacionadas –incluso una revista monotemática, Sexual Addiction & Compulsivity: The Journal of Treatment & Prevention–.

Cómo es un adicto al sexo

Al contrario que en la película de Lars von Trier, el sujeto hipersexual típico suele ser un varón joven que manifiesta uncomportamiento promiscuo, compulsivo y con escaso control durante varios años, asociado a un deterioro en el funcionamiento interpersonal.

“En algunos casos la interferencia sobre la vida laboral es tal que en algunos países como EE UU el diagnóstico deadicción al sexo implica la suspensión del cargo para los pilotos de líneas aéreas, ya que se ha encontrado una frecuente relación con trastornos de ansiedad, estados depresivos o abuso de sustancias, lo que podría desembocar en accidentes”, señala Montejo González.

Los varones con adicción al sexo poseen niveles muy altos de deseo sexual y con cierta frecuencia se asocian a actividades parafílicas como el exhibicionismo, el voyeurismo, etc. La excitación que obtienen de las relaciones con la pareja habitual es baja, por lo que tienden a buscar otras. Es frecuente que en periodos de estrés, depresión o disforia, su conducta sexual se haga más exagerada.

Numerosos estudios han demostrado que la hipersexualidad suele presentarse asociada a otras patologías, sobre todo a la depresión mayor, las fobias y el abuso de sustancias. También los trastornos de personalidad son frecuentes, particularmente los subtipos paranoide, histriónico, obsesivo compulsivo y pasivo agresivo.

Tratamiento en la consulta

Normalmente las personas que piden ayuda por este trastorno han desarrollado un hábito que les hace daño. Sin que tengan ninguna patología concreta, su conducta erótica les genera grandes dificultades en la vida diaria.

“Aunque el diagnóstico de la hipersexualidad es muy cuestionable, sí podemos hacer caso del sufrimiento que nos trasmiten algunos pacientes”

Porque no solo se trata de las consecuencias adversas personales y relacionales, sino de rupturas de familias y parejas afectivas, de problemas de pareja, disfunción conyugal y divorcios, de riesgo de adquirir y diseminar enfermedades de transmisión sexual –incluida la infección por VIH– y de embarazos no deseados.

El tratamiento de los hipersexuales va dirigido a frenar sus comportamientos compulsivos y mejorar sus relaciones interpersonales

“Para una buena práctica médica es conveniente no dejarse llevar por la creencia de que en el sexo todo vale”, asegura el psiquiatra Carlos Chiclana. “Aunque el diagnóstico de la hipersexualidad es muy cuestionable, sí podemos hacer caso del sufrimiento que nos trasmiten algunos pacientes”.

El tratamiento de los hipersexuales va dirigido a frenar sus comportamientos compulsivos y mejorar sus relaciones interpersonales. El más utilizado por los expertos incluye consejo profesional y asistencia a programas de autoayuda basados en el modelo de Alcohólicos Anónimos. Estos grupos son frecuentes en países como EE UU, pero tienen poca actividad en España debido a la diferente concepción de la sexualidad en nuestra cultura.

Ante una petición de ayuda médica por una conducta sexual excesiva o fuera de control, los sexólogos describen una historia clínica completa, preguntando por la sexualidad pero sin considerarlo un tema tabú o sin relevancia clínica.

Descubre un libro sobre el amor único: “Espontáneo y con un tratamiento muy bueno”, “Historias divertidas”, “Escrito con energía, claridad y sensibilidad”. Un libro revelador. Divulgación y psicología en forma de novela sencilla y desenfadada. Sólo 1 € ebook, 5 € papel

 

 

 

 

++

La satisfacción sexual tiene mucho que ver con las diferencias de clase

Investigadores de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) han analizado la influencia de diversos factores socioeconómicos sobre los resultados de la primera Encuesta Nacional de Salud Sexual de España, realizada en 2009 por el Centro de Investigaciones Sociológicas. Según ésta,  los factores socioeconómicos afectan a la satisfacción sexual. De hecho, las personas de menor nivel socioeconómico declaran estar menos satisfechas sexualmente, lo que sucede especialmente en las mujeres.

En esta encuesta, para la que se realizaron 9.850 entrevistas, se observó que aproximadamente un 90% de hombres y mujeres declararon estar muy satisfechas o bastante satisfechas con su vida sexual en general, y que un 95% estaba satisfecho con las relaciones sexuales que habían tenido durante el año anterior.

Además, la población española declaró estar más satisfecha con las relaciones sexuales que tuvieron con una pareja estable (el 97% de los hombres y el 96% de las mujeres) que con una pareja esporádica (el 88% de los hombres y el 80% de las mujeres).

Con el nuevo estudio, los expertos confirmaron que los factores socioeconómicos afectan a la satisfacción sexual. “Las personas de menor estado socioeconómico declaran estar menos satisfechas sexualmente, lo cual sucede especialmente en el caso de las mujeres, a las que parece influirles más dichos factores”, explica Dolores Ruiz, autora principal del estudio.

Las personas de menor estado socioeconómico declaran estar menos satisfechas sexualmente, lo cual sucede especialmente en el caso de las mujeres”

En cuanto a la seguridad de las relaciones sexuales, un 77% de las mujeres y un 73% de los hombres declaró haber usado anticoncepción habitualmente con su pareja estable durante el último año, mientras que en el caso de las relaciones sexuales con una pareja esporádica estos porcentajes aumentaron a un 92% en el caso de las mujeres y un 86% en el caso de los hombres.

En este caso los factores socioeconómicos influyen tanto a hombres como a mujeres, y lo hacen en los diferentes momentos analizados y con los diferentes tipos de pareja. “Siempre aquellas personas con menor posición socioeconómica son las que hacen un menor uso de anticonceptivos”, recalca Ruiz.

Abusos sexuales

Respecto a las experiencias sexuales abusivas, más del 4% de hombres y el 6,5% de mujeres declararon haber tenido alguna relación sexual en contra de su voluntad a lo largo de su vida, y el 1,6 % de hombres y el 6,1% de mujeres manifestaron haber sido abusadas sexualmente o violadas en algún momento de su vida.

“Aquí son también especialmente las mujeres de posición socioeconómica más baja las que sufren más experiencias sexuales abusivas. Es importante tener en cuenta que estas mujeres son también las que pueden tener más problemas a la hora de contactar con los diferentes organismos que pueden facilitarles ayuda”, subraya la investigadora de la ASPB.

Mayor nivel social, más satisfacción

Aunque los datos ya sugirieron que el estado de salud sexual de la población adulta joven de España es bastante bueno en general, los autores detectaron desigualdades socioeconómicas y de género en prácticamente todas las dimensiones estudiadas.

Las personas que tienen una posición socioeconómica más desfavorecida tienden a tener relaciones sexuales menos satisfactorias y menos seguras

“Las personas que tienen una posición socioeconómica más desfavorecida tienden a tener relaciones sexuales menos satisfactorias y menos seguras, así como a sufrir más experiencias sexuales abusivas. Asimismo, las mujeres suelen sufrir más experiencias sexuales abusivas que los hombres y declaran haber tenido menor satisfacción sexual durante su primera relación sexual”, afirma.

Por el contrario, las personas con una mayor posición socioeconómica parecen tener una mayor conciencia de sus propias necesidades y una mayor capacidad para desarrollar su sexualidad de una manera satisfactoria para ellas mismas, a la vez que tienen un mayor control sobre el uso de anticonceptivos.

“Es necesaria la implementación de políticas públicas que intenten reducir las desigualdades socioeconómicas y de género que hemos detectado en la satisfacción sexual, en el uso de anticonceptivos y en las relaciones sexuales abusivas de la población española”, concluye Ruiz.

La complejidad de la salud sexual

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud sexual “es un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; no es simplemente la ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad. La salud sexual requiere un acercamiento positivo y respetuoso hacia la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de coerción discriminación y violencia”.

Sexualidad y discapacidad psíquica y física. Sindrome de Down.

“Existen demasiados mitos, históricos y universales, en torno a la sexualidad de las personas con diversidad funcional. Se los ve como niños eternos, cuya sexualidad se limita a las primeras etapas del desarrollo infantil; como hipersexuados, lindantes casi con agresores sexuales que no pueden controlar sus impulsos; o, por el contrario, asexuados, por su falta de oportunidades o, simplemente, porque no acceden a la maternidad y la paternidad”, dice Silvina Peirú Musse, profesora de educación especial, especializada en discapacitados mentales y en sexualidad y diversidad funcional.

Y agrega: “La simple visibilización de un cuerpo como distinto, o diverso, hace suponer que las personas con discapacidad no tienen deseo, no pueden ser eróticos, atractivos ni deseables de por sí”.

El principal problema es la resistencia del entorno a verlos como seres sexuados. Ver artículo completo.

Descubre un libro sobre el amor único: “Espontáneo y con un tratamiento muy bueno”, “Historias divertidas”, “Escrito con energía, claridad y sensibilidad”

Se detecta que los niños y adolescentes usan el porno para “formarse” en sexualidad

Un reciente estudio de la Universidad de Middlesex (Reino Unido) ha lanzado esta alerta y reclama más educación afectivo-sexual en las escuelas para combatir la más que segura imagen distorsionada sobre las relaciones que obtendrán los jóvenes del porno.

“Nuestro trabajo ha encontrado evidencias crecientes de que los jóvenes no están satisfechos con la educación sexual que reciben, por lo que cada vez más acuden a la pornografía en busca de información. El problema es que, en lugar de enseñarles, el porno distorsiona las ideas de los chicos y chicas sobre las relaciones y las prácticas sexuales”, explican por correo electrónico dos de las autoras del estudio titulado Basically… porn is everywhere (Básicamente… el porno está en todas partes), la profesora de Psicología de Middlesex Miranda Horvath y Afroditi Pina, de la Universidad de Kent.

Lee el artículo completo en elpais.es: El porno, un mal profesor de educación sexual

¿Por qué hay tantos divorcios, rupturas e infidelidades?

Cada día es más común saber de alguna pareja que ha acabado en ruptura. Parece que las uniones sentimentales cada vez duran menos. En los últimos 10 años los divorcios han aumentado en España en más de un 200%, según datos del INE. Y eso sin contar las separaciones entre las parejas de hecho y las que están en cohabitación. ¿Apenas existe el “para siempre”? ¿Qué es lo que está pasando?

divorcios y rupturasProblemas de pareja y divorcios

“No hay un solo factor que explique el aumento de los divorcios, lo que sí está claro es que el tipo de sociedad en la que vivimos no favorece la vida en pareja a largo plazo” afirma de forma contundente Rosario Linares, psicóloga clínica y directora de El Prado Psicólogos.

A lo mejor todo se debe a cómo es el mundo actual. Ese que hace aspirar siempre a más, y, por tanto, ‘condena’ a vivir en la ‘insatisfacción’, ya sea ésta total o relativa; algo propio de la sociedad de consumo. Cada vez está más asentada la idea de que  “si algo no sirve, me compro otro”, afirma Linares. “La sociedad nos insta a buscar soluciones fáciles y rápidas. Estamos cada vez más desconectados de nosotros mismos, y por lo tanto de nuestra responsabilidad”.

Hay una idea cada vez más asentada en la sociedad la de “si algo no sirve, me compro otro”

Quizás se comparan las parejas con cualquier otro objeto desechable, consciente o inconscientemente, el cual si no está a la altura de las expectativas, si tras conocerlo produce cansancio o, simplemente, se piensa que se tiene al alcance algo mejor… El resultado: se cambia una persona rápidamente por otra.¿Ha llegado el momento en el que el amor se convierte en puro consumismo?¿Se puede hablar ya de un “consumismo sentimental”?

Todo induce a este constante inconformismo, a querer superarse o aspirar a ‘comprar’ cosas nuevas; y este tentación, en este sentido, parece que podría vincularse con la esfera sentimental. Entonces, es lógico que no se esté dispuesto a aceptar seguir con alguien para siempre. Volviendo al símil, si se tiene un Renault se ansía un BMW, ¿Pero hay algo que asegure que mañana no se va a querer un Porche? ¿El Porche no es si no una idealización? ¿Hay hombres o mujeres Porche?

El “consumismo sentimental”

Todos creen que merecen el amor, vivir un cuento de príncipes en el que  “viven felices y comen perdices”. Porque eso es lo que se vende; “El amor perfecto e infinito existe y se puede alcanzar”. ¿Cómo? Fácil. La sociedad de la imagen intenta convencer de que, por ejemplo, si se es más guapo, más delgado, más joven..,  se vivirá un amor de película en toda regla. Eterno, envidiado, sin nubes en el horizonte. ¿Pero eso en realidad existe?

Porque probablemente el amor esté ya tan idealizado, y banalizado, que resulte totalmente inalcanzable por la propia inconsistencia de su concepción. Lo que se ve o se lee en películas y novelas románticas no es cierto “sólo reflejan el principio o el final de las relaciones, lo de en medio, la rutina, se lo saltan porque no es interesante” cuenta Linares.

¿A qué conduce la idealización? A una frustración constante y a relaciones que pueden resultar totalmente insanas por diversos motivos.  Aunque, incidiendo en el tema, nadie parece ser la perfecta pareja, ninguna persona cumple las expectativas y se acaban inventando excusas. Aparece el sentimiento de fracaso cuando la relación no ha salido como se tenía concebida o se había imaginado.

Paula García-Borreguero, psicóloga y sexóloga, comenta “Cuidado con los mitos que circulan por ahí, pues condicionan negativamente nuestras percepciones y expectativas. Los ideales románticos construidos culturalmente ofrecen a las personas un modelo de conducta amorosa que tendemos a imitar”. Imitar, que no conseguir.

Los mitos que circulan por ahí condicionan negativamente nuestras percepciones y expectativas”

Aunque se busca la superación permanente, no se sabe a ciencia cierta si aspirar a más de lo que se tiene puede hacer que se consiga la felicidad. “Todos conocemos casos de gente que no ha salido nunca del pueblo, que se ha casado o ha tenido su novio o novia de toda la vida y están súper felices” comenta Nayara Malnero, psicóloga y sexóloga. Las personas que eligen esa vida, que acaban con su primera pareja, muchas veces son tachadas de conformistas o de que no han vivido lo suficiente. Pero no por haber decidido pasar su vida al lado de su “primer amor”, son menos felices que otros que siempre buscan y quieren más.

En el ámbito sexual cada vez son más las personas que se fijan metas imposibles

Pero esta idealización no sólo afecta al tema amoroso, porque en el ámbito sexual cada vez son más las personas que se fijan metas imposibles sólo por el hecho de haberlo visto o escuchado. “La sociedad en la que vivimos es una sociedad de la imagen, de tener información sin filtración y esto nos lleva a tener unas falsas creencias sobre lo que puede ser normal en el ámbito de la sexualidad o no” explica el Doctor Balmori, médico urólogo y experto en sexología, en una entrevista con ‘Saber Más. Además declaró que la visión de las películas porno cada vez atrae más gente a las consultas porque creen tener un problema al no cumplir con lo que estas cintas muestran, por ejemplo.

Los médicos entre los profesionales más infieles…

¿En qué medida influye la infidelidad en el punto y final de las parejas? Un estudio llevado a cabo por las doctoras Lynn Gigy y Joan Kelly el 80% de las personas divorciadas cree que su matrimonio terminó porque la pareja se fue distanciando, o porque no se sentían amadas o respetadas. Sólo un porcentaje de un 20% a un 27% afirmó que parte de la causa fue una infidelidad.

¿Por qué tantas rupturas?

Esto indica que se está equivocado cuando se cree que la mayoría de las rupturas se producen por alguna infidelidad, porque al parecer no afecta tanto. Aún así, esto puede suponer el fin de una relación y se sabe que hay personas más infieles que otras, y que la profesión, el modo de vida, entre otros factores influye en este aspecto.

Los médicos o los profesionales de la comunicación, por ejemplo,parecen estar a la cabeza de la infidelidad, y eso que parecía que las numerosas series médicas plagadas de aventuras amorosas sólo eran fruto de la imaginación de algunos guionistas dramáticos. Pero los estudios han hablado, el personal sanitario, por ejemplo, es menos “fiel” que aquellos que se dedican a otras profesiones. ¿Por qué? “La vida profesional influye en la medida en que ofrece o no la oportunidad de ser infiel. En el caso de los médicos, se mantiene un contacto constante con los compañeros, incluso conviviendo, en el caso de las guardias” declara Rosario Linares respecto a este tema.

La vida profesional influye en la medida en que ofrece o no la oportunidad de ser infiel”

Pero no hay que creer que todas las rupturas se deben a idealizaciones e infidelidades, porque sin respeto y una buena comunicación cualquier pareja estará abocada al más estrepitoso fracaso. Trabajar en mantener una relación sana es lo más importante.

En resumen, los expertos parecen coincidir en que uno de los enemigos del amor y la estabilidad de la pareja es algo paradójico. La estereotipación o el mito del amor romántico, por un lado, y la banalización de su concepción y su integración en las tendencias de la sociedad del consumo.

Todo es más frenético, más fugaz y, probablemente, más intenso…¿Llegará el día en que no existan los divorcios porque nadie se planteará el largo plazo? ¿Se convertirán las parejas en el complemento perfecto para una temporada y se pasarán de moda cuando llegue la siguiente estación? En definitiva,¿se cambiará de novio/a o marido/esposa como de zapatos? ¿O se producirá un cambio de actitud y se comenzará a valorar y cuidar lo que se tiene? El amor, en un sentido amplio, y el altruismo mueven el mundo.

Por Miriam Muñoz

“Sería bueno que las personas flexibilizasen esa absurda demanda de fidelidad”. 

El psicólogo Rafael Santandreu se hizo famoso gracias a su libro El arte de no amargarse la vida, que fue el libro de no ficción más vendido en España en los dos últimos años, y sus apariciones en televisión. Ahora presenta Las gafas de la felicidad. Un manual para realizar autoterapia psicológica en casa. En México le llaman “el Dr. House de la psicología” por su uso constante de la lógica y su modo de expresión tan directo.

Santandreu2_(C)_Joan_Tomás

Usted nos advierte sobre la existencia de una verdadera epidemia de enfermedad emocional. ¿Cómo es de grave?

 Ante todo, por favor, evite el uso de la palabra “grave”. No hay nada “grave” en esta vida. Hoy estamos vivos y mañana muertos. No olvidemos jamás que quizás caiga un meteorito esta tarde y reviente el planeta: ¡es lo que hay! Dicho esto, le confirmo que nunca antes ha habido tanta enfermedad emocional. En estos momentos, un 30% de la gente está fatal. Casi no pueden ni ir a trabajar. Ese 30% toman todo tipo de psicofármacos: tranquilizantes, pastillas para dormir, antidepresivos… Y esa cifra aumentará con toda seguridad hasta llegar al 50% dentro de 25 años. ¿Qué le parece?

¡Considero que tenemos un problema, aunque usted diga que no hay nada “grave”!

Sí, un problema sí hay, aunque ya le digo que es inevitable, irresoluble. Los medios de comunicación ya no hablan de ello: ya no es noticia que la anorexia se haya duplicado en los últimos diez años en España. Como sociedad, esta debacle es inevitable, pero individualmente podemos salvarnos.

¿Por qué como sociedad no podemos curarnos de la enfermedad emocional?

Porque es la misma sociedad con sus valores equivocados la que produce el malestar emocional. La gente no se da cuenta, pero la súper-presión que nos imponemos todos es bestial. Tenemos que ser guapos, inteligentes, cultos, viajados, delgados, ordenados, eficientes, extrovertidos, tener muchos amigos, tener una bonita casa, un trabajo donde realizarte, vacaciones divertidas, hijos, una pareja que me ame… y si no cumples una sola de esas cosas: ¡ponte a temblar! Eres un gusano de la peor especie que no debería sacar la cabeza de la tierra.

(…)

Otro asunto polémico que usted trata en su libro es la sexualidad. Usted apuesta por la infidelidad. ¿Cómo se come eso?

No exactamente. Yo lo que intento demostrar con evidencia empírica de todo tipo es que las personas no son monógamas y que intentar mantener matrimonios castos y felices durante más de 10 años es ciencia ficción. Simplemente, no sucede. Ni siquiera en sociedades fanáticas religiosas. Sería bueno que las personas flexibilizasen esa absurda demanda de fidelidad. Si mi mujer se lo monta con el vecino de arriba una vez al mes, no pasa nada: eso puede ser bueno para la vida en pareja y yo puedo ser muy amigo del tipo en cuestión. Los hiper-celos, que yo trato con éxito, son producto de una filosofía de pareja hiper-monogámica.

 La homosexualidad es otro de los tabúes que usted rompe.

Es que todos somos homosexuales en potencia; así que basta de hacer el tonto con la homofobia. ¿Matrimonios gays? Por supuesto: ¡si todos somos gays! Está demostrado que los seres humanos son animales capaces de gozar con el propio género, de forma natural, aunque tengamos una preferencia sexual principal. Yo, como todos losheterosexuales, prefiero las mujeres (me apasionan), pero podría tener una aventura homosexual divina. Esto es así para todos, a ver si abrimos la mente y dejamos de hacer el troglodita de una vez.

¿Podemos tratarnos a nosotros mismos? ¿Cómo es una autoterapia psicológica?

¡Por supuesto! De la misma forma que uno puede arreglarse el coche, si se sabe cómo. Yo he recibido correos de personas de todo el mundo que, con mis libros, han educado su mente y se han transformado de una forma espectacular: incluso en casos de trastornos serios como el bipolar. Sus psiquiatras no se lo creen, pero ahí están los resultados.

LEER LA ENTREVISTA COMPLETA


Descubre un libro sobre el amor único: “Espontáneo y con un tratamiento muy bueno”, “Historias divertidas”, “Escrito con energía, claridad y sensibilidad”
 
“Un libro sobre sobre la búsqueda de la felicidad, sobre las emociones, la música… En definitiva, sobre la vida”, “te identificas con los personajes, seas hombre o mujer” (Radio Nacional de España)

Fieles y enamorados por toda la vida

La bomba hormonal que nos sacude cuando nos enamoramos no es eterna. Sin embargo, imágenes por resonancia magnética han revelado que en el cerebro de algunas parejas que llevan décadas juntas se activan las mismas zonas que en los nuevos amantes. También los niveles de oxitocina, la ‘hormona del abrazo’, pueden influir en que este amor se sostenga en el tiempo. Si a todo ello se le suma una dosis de sobreesfuerzo, el amor debería tener los ingredientes para ser duradero. Al menos en teoría.

“Uno debería vivir siempre enamorado. Por eso no debería casarse”. Así de rotundo se mostraba el escritor irlandés Oscar Wilde, convencido de que el compromiso acababa apagando la llama del amor. Dejando a un lado la figura del matrimonio, su reflexión iba más allá, al pensar que un amor duradero, sostenido en el tiempo, perdía su esencia con el paso de los años. Y esa pregunta sigue rondando por la cabeza de millones de personas de todo el mundo: ¿podemos vivir tan enamorados como el primer día?

El amor es la droga más potente que existe, y no una es una frase hecha. Su efecto es similar al de algunos analgésicos, puesto que enciende zonas cerebrales que reducen el dolor, según una investigación de laUniversidad de Stanford (Estados Unidos). Y como ocurre cuando una persona adicta a las drogas las deja, cuando el amor se rompe, las consecuencias de la adicción son tan fuertes que pueden desembocar en graves comportamientos depresivos y obsesivos, tal y como señala otro estudio del Albert Einstein College of Medicine(Estados Unidos), dirigido por la reconocida antropóloga Helen Fisher.

Sigmund Freud especuló con que la pasión en relaciones largas respondía a una patología o a una sobreidealización

La droga romántica es la ‘culpable’ de que nuestro cerebro y todo nuestro cuerpo experimenten una apoteosis química, con emociones que van desde la euforia a la ansiedad, pasando por la sorpresa, el miedo y la obsesión.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO

El jueves es el mejor día para practicar sexo

Un estudio realizado por la London School of Economics and Political Science, publicado en la web de Psychology Today, ha revelado que el jueves es el mejor día de la semana para mantener relaciones sexuales.

Según los expertos, el cuarto día de la semana, nuestro cuerpo está más preparado para ello. A tenor de los resultados, normalmente se producen hormonas sexuales de una manera mucho más activa, alcanzándose los niveles más altos de libido.

En concreto, ésta alcanza su pico máximo en las primeras horas de la mañana del jueves, cuando la testosterona masculina alcanza su clímax y el estrógeno en mujeres se multiplica por cinco.

Pero, ¿cómo sabe el cuerpo que estamos a jueves para empezar a segregar las hormonas? Hay una explicación. Lo hace mediante un reloj interno que trabaja casi 24 horas al día y que se activa por medio de las células.

images

Sin embargo, pese a que el martes ha sido declarado el mejor día para salir a comer a un restaurante, los investigadores señalan que es, también, en el que menos sexo se practica.

Por su parte, el mismo centro de investigación realizó otro estudio en el que se concluyó que los jueves son también no sólo los días más productivos en el trabajo, sino uno de los más felices de la semana, posiblemente porque se acerca el fin de semana.

Además, siguiendo este tipo de análisis, el estudio mostraba que el lunes es el mejor para eliminar el estrés. Según el British Medical Journal, la probabilidad de sufrir un ataque al corazón aumenta un 20% el lunes, debido al consumo excesivo de alcohol durante el fin de semana y al estrés que genera volver al trabajo.

Sin embargo, si estás buscando el amor en lugar de gozar de una vida llena de lujuria, otro estudio aconseja elegir el miércoles por ser el día perfecto para planificar tus citas. ¿Por qué? Porque al parecer el 40% de las personas suelen empezar a preparar sus citas románticas a mitad de la semana.

Hombres y mujeres tienen las mismas fantasías sexuales con distinta frecuencia

Un estudio de la Universidad de Granada ha demostrado que no existen diferencias significativas entre las fantasías sexuales que experimentan habitualmente los hombres y las mujeres, ya que ambos sexos fantasean con aspectos íntimos o románticos que involucran a la pareja o persona amada. Además, los hombres tienen más fantasías sexuales (positivas y negativas) que las mujeres, lo que confirmaría, a juicio de los investigadores, la vieja creencia de “ellos piensan más en el sexo que ellas”.

Para llevar a cabo esta investigación, sus autores trabajaron con una muestra formada por 2.250 españoles (49,6% hombres y 50,4% mujeres), con edades comprendidas entre 18 y 73 años y que mantenían una relación de pareja heterosexual de al menos 6 meses. Los científicos obtuvieron la información a través de una encuesta recogida de modo incidental, para lo que contaron con la participación de institutos provinciales de educación permanente de varias ciudades andaluzas, centros de educación de adultos, talleres de empleo, la Biblioteca Pública Municipal de Granada y varias facultades de la Universidad de Granada y la Complutense de Madrid.

Los resultados obtenidos indican que casi el 100% de hombres y mujeres ha experimentado alguna fantasía sexual de modo placentero y agradable a lo largo de su vida, y en torno el 80% de la muestra encuestada informa haber experimentado, al menos, una fantasía sexual de forma negativa o desagradable en algún momento.

Diferencias por sexos

Sin embargo, existen diferencias cuando se compara la frecuencia con que se tienen determinadas fantasías en ambos sexos. En concreto, los científicos observaron que las mujeres experimentan de modo agradable, con mayor frecuencia que los hombres, fantasías de tipo íntimo y romántico. Sin embargo, los hombres piensan con mayor frecuencia que ellas en actividades exploratorias, relacionadas con sexo en grupo o búsqueda de nuevas sensaciones, como “ser promiscuo”, “intercambio de parejas” o “participar en una orgía”. La frecuencia de esta fantasía va desde “alguna vez en la vida” a “alguna vez al año”.

Las fantasías sexuales que son experimentadas de un modo más desagradable o no placentero son las relacionadas con temas de sumisión sexual. En concreto, se encuentra que las mujeres piensan, de modo más frecuente que los hombres, en “ser presionadas a mantener relaciones sexuales”. Los hombres, sin embargo, tienen el pensamiento de participar en actividades homosexuales con una connotación negativa de modo más frecuente que las mujeres.

Los autores de este trabajo son los investigadores Nieves Moyano Muñoz y Juan Carlos Sierra Freire, del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada, quienes han realizado el primer trabajo que aborda la evaluación de las fantasías sexuales como pensamientos positivos y negativos en España. Los resultados se publicarán en otoño en la revista Anales de Psicología.

Los investigadores de la UGR advierten que tener fantasías sexuales “favorece aspectos como el deseo o la excitación sexual, por lo que son un indicador de salud sexual”. En el marco de la terapia, creen que es necesario tener en cuenta, además de la presencia o ausencia de las fantasías, la actitud que presenta el paciente hacia estas.

¿La fórmula perfecta para buscar pareja y encontrar el amor en internet?

En el siglo XXI, quienes buscan romance han ampliado su campo de acción a las webs de contactos, que congregan a usuarios del mundo entero sedientos de amor y, además, prometen ser más fiables que la tan traicionera intuición gracias al método científico. Pero ¿hasta qué punto esto es verdad?

Según un estudio publicado en la revista PNAS, las parejas on line tienen menos probabilidades de romperse que las que se han conocido en la calle. “El efecto es muy pequeño, pero estadísticamente significativo”, afirma John Cacioppo, investigador del Centro de Neurociencia Social y Cognitiva de la Universidad de Chicago (EEUU) y primer autor del trabajo.

Pese a la excelente reputación de la revista que se hace eco del estudio, Harry Reis, coautor de la más extensa revisión científica en el campo de las citas on line, asegura que el trabajo falla en el mismo punto que tantos otros.

“No es una investigación prospectiva, por lo que en realidad no predice nada –explica por teléfono desde su despacho en Nueva York este profesor de psicología en la Universidad de Rochester (EEUU)–. Hay docenas de razones más que podrían explicar estos resultados y no se ha explorado ni una”.

De lo que nadie alberga duda alguna es de que cada vez son más las personas que buscan su media naranja en internet. “En EEUU tenemos menos tiempo libre y oportunidades sociales que hace diez años por lo que, si seguimos así, el porcentaje de gente que encuentre pareja en la red será cada vez mayor”, sentencia Cacioppo.

Las páginas de citas on line aseguran poder cumplir, cual lámpara mágica de Aladino, los tres grandes deseos del buscador de amor: centenares de parejas potenciales con perfiles descritos al detalle, infinidad de vías de comunicación y un algoritmo que desbanca la intuición y pone al infalible poder de la ciencia a su servicio.

La ciencia tras las citas on line

Según el artículo en el que participa Harry Reis y que fue publicado el año pasado en la revista Psychological Science in the Public Interest, el mundo on line pone en contacto a gente que de otra manera no se hubiera conocido nunca, y eso incrementa las posibilidades de una relación romántica. “Sin lugar a dudas, si yo estuviera soltero utilizaría este sistema”, afirma Reis.

Pero estas páginas de citas, especialmente las que se basan en algoritmos para la búsqueda de pareja, se sirven de una idea falsa. Porque, en realidad, no está demostrado científicamente que a usted le vaya a ir mejor en el mundo on line que en el off line. “Se trata de publicidad engañosa”, afirma, categórico, Reis.

Para el grupo de académicos, estas webs no siguen el método científico porque sus resultados no se pueden replicar de manera independiente, se desconoce en qué consiste el algoritmo y qué estadística utilizan, y sus datos no están libres de errores de observación. “Las páginas de citas on line son parte de un gran negocio y, como tal, las agencias gubernamentales tendrían que regular qué tipo de afirmaciones les está permitido hacer”, reclaman en su artículo.

Wiebke Neberich, asesora científica de eDarling, una de las principales páginas de contacto en España, alega que las compañías protegen celosamente su algoritmo para evitar posibles competidores, porque es el núcleo de todos sus esfuerzos e inversiones. “Es un poco como la fórmula de la Coca Cola”, explica Neberich. De todos modos, admite que se necesitan estudios prospectivos y a largo plazo, y que en el verano de 2014 espera poder comunicar los resultados de un trabajo conjunto con investigadores del mundo académico.

Navegando entre oportunidades

En el mundo real, según el estudio de Cacioppo, si usted ha conocido a su pareja en un bar o en una cita a ciegas tiene menos posibilidades de ser feliz con ella que si han sido compañeros de colegio. Algo parecido pasa en internet. “No todas las vías de comunicación on line tienen los mismos resultados románticos”, asegura el investigador. Las parejas que se conocieron en comunidades o chats, por ejemplo, están menos satisfechas que las surgidas a través de redes sociales o juegos en comunidad.

Uno de los principales resultados de este trabajo, para el que se ha encuestado a 19.131 personas de EEUU casadas entre 2006 y 2011, es que internet ya es la responsable de un tercio de los matrimonios del país. De estos casi la mitad se conocieron en páginas de citas basadas en algoritmos, mayoritariamente eHarmony, página para la que Cacioppo forma parte del comité asesor científico, y Match.com.

La filosofía del algoritmo de estas dos webs está en la línea de la española eDarling. Según Neberich, se basan en las últimas investigaciones sobre personalidad y psicología social que apuntan a que ser parecidos da lugar a mayor satisfacción y estabilidad en la pareja. “Las diferencias en personalidad, actitud e intereses parecen interesantes y excitantes al principio, pero son cosas con las que no es fácil vivir a largo plazo. Los polos opuestos se atraen, y después se atacan”, opina Neberich.

Para Paul Eastwick, investigador de los mecanismos psicológicos del amor romántico de la Universidad de Texas (EEUU), depende de cómo se mida. “Si le preguntas a alguien si se parece a su pareja, hablamos de similitud percibida, y esa sí predice una buena relación; pero si tratas ese dato como una variable, tiene una capacidad de predicción muy pobre –explica–. Lo que hacen las páginas de citas on line es aún más difícil, ¡miden la similitud antes incluso de que la pareja se haya conocido! No hay ninguna evidencia que este proceso pueda predecir una buena relación”.

En opinión de Neberich es cierto que se necesita más investigación en este campo, especialmente respecto a los algoritmos que juntan a las personas pero, “solo porque haya pocas investigaciones sobre el éxito de las citas on line no significa que no funcionen”, declara.

21877-620-282

Alcahuetas moleculares y genéticas

Hay webs que directamente analizan genes y moléculas para encontrar almas gemelas. La página Genapartner.com sentencia que “el amor no es una coincidencia” y ofrece un método para emparentar hombres y mujeres según sus genes. “Con gente que es bastante compatible genéticamente sentiremos esa rara sensación de una química perfecta”, prometen, y por 249 dólares analizan en una muestra de saliva los genes HLA que determinan la respuesta inmunitaritade cada persona.

Esta aproximación surge de un estudio que llevaron a cabo investigadores de la Universidad de Berna (Suiza) en 1995, en el que mujeres voluntarias olieron las camisetas que distintos hombres habían sudado durante tres días. Las mujeres se sentían más atraídas por los hombres cuyo sistema inmunológico era más diferente al suyo. En teoría, desde un punto de vista evolutivo, cuanta más diferencia haya entre los genes HLA de la pareja, mejor será la capacidad derespuesta inmunológica de la descendencia.

“La idea me parece fascinante, pero me sorprendería que estos datos fueran realmente determinantes en las posibilidades de un amor romántico –opina Paul Eastwick–. La literatura científica al respecto es bastante preliminar y los efectos detectados, si llegan a replicarse, son muy pequeños”.

Además de genes, otra aproximación es valorar moléculas, como por ejemplo, las hormonas y neurotransmisores que analiza Chemistry.com, creado por la doctora Helen E. Fisher y que clasifica la personalidad en cuatro posibles categorías: director, negociador, explorador y constructor, dependiendo de si domina la testosterona, los estrógenos, la dopamina o la serotonina, respectivamente.

Además de un test de preguntas, Chemistry.com valora la relación entre el dedo índice y el anular de la mano derecha como marcador de los niveles de testosterona. Según su hipótesis, por ejemplo, las personas ‘directoras’ tienen unascaracterísticas que las hacen compatibles a nivel romántico con las ‘negociadoras’, y en eso se basa el algoritmo de búsqueda de pareja de su web.

Pese a que estas aproximaciones aseguran estar basadas en resultados científicos y contar con un comité de psicólogos e investigadores, no están libres de crítica. “Para mí se trata de una auténtica broma –comenta secamente Reis–. No vale la pena ni siquiera hablar de ello”.

Aseguran que los españoles preferimos el amor apasionado

Los españoles de todas las edades tienen mayoritariamente una concepción “romántica” del amor, lo ven como una pasión irresistible que implica una gran intimidad y una fuerte atracción física, lo que se clasifica como amor “Eros”. Son muchos menos quienes entienden este sentimiento como un compromiso duradero basado en la intimidad, la amistad, el compañerismo y el cariño (amor amistoso o “storge”), un modelo que predomina en el norte de Europa.

¿Qué nos estropea la vida sexual?

El blog de la Escuela de Medicina de Harvard en Estados Unidos dirigido a población general “el cerebro es el órgano sexual más importante del cuerpo” destaca que enfermedades crónicas, medicamentos comunes y problemas emocionales pueden influir en las capacidades sexuales propias y de la pareja.

“El funcionamiento de los órganos sexuales, los niveles adecuados de hormonas y la capacidad para activarse sexualmente no garantizan por sí mismos un buen sexo“.

Muchas veces se medicaliza demasiado. Cuando lo que necesitamos es examinar los problemas emocionales y de la relación para ver cómo están interfiriendo con la intimidad. En este sentido se “cura” creando  estrategias para afrontar las ocasiones en las que la relación sexual no tenga éxito.

Los facultativos estadounidenses que apuntan a cinco obstáculos psicológicos para una vida sexual plena:

1. Problemas en la pareja. La tensión y la distancia emocional pueden minar la vida sexual de la pareja. Los conflictos que no tienen nada que ver con el sexo, como los económicos o los asociados a la crianza pueden encontrarse en la raíz de un problema sexual. También funciona de forma inversa: un problema sexual puede tensar la capacidad de una pareja para llevarse bien.

2. Ansiedad ante la relación. Una persona puede llegar a preocuparse tanto sobre su funcionamiento sexual que el sexo deja de ser divertido e incluso posible. La ansiedad asociada al desempeño sexual se vuelve más común para hombres y mujeres a medida que se acercan los 50 años.

3. Imagen física y autoestima. Existen muchas cosas que pueden hacer que una persona se sienta menos atractiva sexualmente. El efecto de la gravedad interviene en la imagen corporal a medida que se cumplen años. Los partos, una dieta pobre, el aumento de peso o el debilitamiento del cabello pueden llevar a que la persona se sienta menos deseada. Estos sentimientos pueden ser un obstáculo para la intimidad y pueden inhibir a una persona a la hora de iniciar o responder ante un inicio relación sexual.

4. Expectativas y experiencias pasadas. La sexualidad es un instinto natural que se encuentra en la persona desde que nace pero familia, cultura, religión, medios de comunicación y los congéneres dan forma a las actitudes individuales respecto al sexo. Para algunas personas, estos antecedentes apoyan un disfrute saludable del sexo mientras que para otros todo ello complica las relaciones sexuales.

5. Estrés y cambios en el estilo de vida. El estrés y la fatiga pueden debilitar con rapidez el instinto sexual. El estrés puede tener muy variados orígenes como los retos de la crianza de los hijos, preocupaciones económicas, padres de avanzada edad, problemas de salud, cuestiones laborales, etc. Una sobrecarga de exigencias en continua competición podrían apartar a la pareja de alimentar la relación, sexualmente y en otros sentidos. Tratar la disfunción sexual. Según señalan desde Harvard, una vida sexual más satisfactoria necesita algo más que tomar una pastilla contra la disfunción eréctil pues este obstáculo físico supone un ciclo de problemas emocionales y de la relación. “‘Reparar’ esta capacidad de lograr la erección a través de la medicación podría hacer pasar por alto otras fuentes de disfunción sexual, como una libido baja, dificultades para activar el deseo o problemas sexuales del compañero”, señalan los facultativos estadounidenses. En estas situaciones, el consejo de un terapeuta sexual podría ayudar en los siguientes ámbitos: Determinar si la pareja está de acuerdo con el uso de fármacos para la disfunción sexual. Hablar sobre qué produce placer sexual a ambos integrantes de la pareja: por ejemplo, algunas personas necesitan más romanticismo que incluya conversación, afecto y contacto sensual antes de pasar a la actividad sexual. El terapeuta puede ayudar también a adaptar los tiempos para hacer el amor cuando la medicación surta efecto. Explorar las expectativas sobre la relación sexual: el terapeuta puede ayudar a aceptar que el sexo en ocasiones estará solo bien, que los problemas de activación podrían ocurrir y que estos medicamentos no funcionarán sin deseo y estimulación física.

Descubre un libro sobre el amor único: “Espontáneo y con un tratamiento muy bueno”, “Escrito con energía, claridad y sensibilidad”

Cuál es el secreto del deseo a largo plazo

¿Por qué el buen sexo se desvanece tan frecuentemente aun en parejas que continúan amándose como siempre? ¿Y por qué una buena intimidad no garantiza buen sexo, contrariamente a la creencia popular? O, ¿podemos desear lo que ya tenemos? ¿Y por qué lo prohibido es tan erótico? ¿Qué hace la transgresión para hacer al deseo tan potente? ¿Y por qué el sexo hace hijos, y esos hijos significan un desastre erótico en las parejas? Es una especie de golpe mortal al erotismo, ¿no es así? Y cuando amamos, ¿cómo se siente? Y cuando deseas, ¿cuál es la diferencia?

Estas son algunas de la preguntas que explora Esther Perel, autora de “Mating in Captivity” y una de las psicólogas más reconocidas en sexualidad, la naturaleza del deseo erótico y los dilemas concomitantes en el amor moderno.

Ha viajado por el mundo y lo que ha notado es que en todas partes donde el romanticismo ha entrado, parece haber una crisis del deseo. Una crisis del deseo, como en poseer lo que se ama. El deseo como una expresión de nuestra individualidad, de nuestra libre elección, de nuestras preferencias, de nuestra identidad. Es el deseo que se ha convertido en el concepto central como parte del amor moderno y las sociedades individualistas.

Perel argumenta que es la primera vez en la historia de la humanidad que tratamos de experimentar la sexualidad en el largo plazo, no porque queramos 14 hijos, y no porque sea un deber marital exclusivo de las mujeres. Esta es la primera vez que queremos sexo a largo plazo por el placer y la conexión que tiene sus raíces en el deseo.

¿Qué sostiene al deseo y por qué es tan difícil perpetuarlo? En el corazón del deseo sostenido en una relación comprometida está la reconciliación de dos necesidades humanas fundamentales: nuestro deseo de seguridad, predictibilidad, dependencia, confidencialidad, permanencia, todas las anclas a tierra de nuestras vidas, las cosas que llamamos hogar; y también la necesidad igualmente fuerte, tanto en hombres como en mujeres, de aventura, novedad, misterio, riesgo, peligro, de lo desconocido, lo inesperado, de sorpresa. Reconciliar nuestra necesidad de seguridad y nuestra necesidad de aventura en una relación, o lo que hoy nos gusta llamar un matrimonio apasionado, suele ser una contradicción de términos. El matrimonio era una institución económica en la que nos dieron un compañero para toda la vida en términos de niños, estatus social, sucesión y compañerismo. Pero ahora queremos que nuestro compañero aún nos dé esas cosas, y queremos que sea nuestro mejor amigo, sincero, confidente y apasionado amante. Así que escogemos a una persona y básicamente le pedimos que nos dé lo que antes toda la aldea solía dar: pertenencia, identidad, continuidad, pero también queremos trascendencia, misterio y asombro, todo en uno. Queremos confort, límites, novedad, familiaridad, predictibilidad, pero también sorpresa. Y pensamos que sucederá naturalmente, y que los juguetes y la lencería nos salvarán.

Así que ahora llegamos a la realidad existencial de la historia, porque la crisis del deseo es frecuentemente una crisis de la imaginación.

Así que, ¿por qué el buen sexo a menudo se desvanece? ¿Cuál es la relación entre amor y deseo? ¿Cómo se relacionan y cómo entran en conflicto? Porque ahí radica el misterio del erotismo.

tumblr_li0hcwQO7m1qeso2to1_500

Si hay un verbo, que acompañe a amor es “tener”. Y si hay un verbo que acompañe a deseo, es “querer”. En el amor, queremos tener, queremos conocer lo amado. Queremos minimizar la distancia. Queremos reducir la brecha. Queremos neutralizar las tensiones. Queremos cercanía. Pero al desear, tendemos a no regresar a los lugares en los que ya hemos estado. Los resultados previsibles no mantienen nuestro interés.
Al desear, queremos una otredad, alguien del otro lado que podamos ir a visitar, con quien podamos pasar algún tiempo, que podamos ir a ver qué pasa en la zona roja. Al desear, queremos un puente para cruzar. En otras palabras, el fuego necesita aire. El deseo necesita espacio. Y cuando se dice así es bastante abstracto.

Pero realmente no hay necesidad en el deseo. Nadie necesita a nadie. No hay cuidado en el deseo. El cuidado es muy amoroso. Es un potente antiafrodisiaco. Todavía no existe nadie que esté excitado por alguien que lo necesita. Una cosa es quererlos. Necesitarlos es un freno.

Los humanos somos los únicos que tienen una vida erótica, lo que significa que es sexualmente transformada por la imaginación humana. Somos los únicos que pueden hacer el amor durante horas, pasar un rato feliz, tener orgasmos múltiples, sin tocar a nadie, simplemente porque nos lo imaginamos. Ni siquiera tenemos que hacerlo. Podemos experimentar esa cosa potente llamada anticipación, que es el mortero del deseo, la capacidad de imaginar, como si estuviera sucediendo, para vivirlo como si estuviera sucediendo, mientras que nada está sucediendo y todo está ocurriendo al mismo tiempo. Pensando en la poética del sexo, y viéndolo como una inteligencia, entonces es algo que puedes cultivar. ¿Cuáles son los ingredientes? Imaginación, alegría, novedad, curiosidad, misterio. Pero el agente central es realmente esa pieza llamada la imaginación. Por el contrario, los animales tienen sexo. Es el pivote, es biología, es el instinto natural.

Lo más importante, para comenzar a entender cuáles son las parejas que tienen una chispa erótica, lo que mantiene el deseo, hay que volver a la definición original de erotismo, la definición mística, y es a través de ella, a través de una bifurcación mirando realmente al trauma, que es la otra cara, analizando la comunidad en la que había crecido, que era una comunidad en Bélgica, todos supervivientes del Holocausto, cuando la autora se dio cuenta de que en su comunidad había dos grupos: los que no murieron y los que volvieron a la vida. Y los que no murieron vivieron a menudo muy atados a la tierra, no podría experimentar placer, no podía confiar, porque cuando estás atento, preocupado, ansioso, e inseguro, no puedes levantar la cabeza e ir y despegar al espacio y ser juguetón y seguro e imaginativo.

Los que regresaron a la vida fueron aquellos que entendieron lo erótico como un antídoto a la muerte. Supieron cómo mantenerse vivos. Al hablar de la asexualidad de las parejas, a éstas se les oye decir, “Quiero más sexo”. Pero, por lo general, lo que realmente quieren es mejor sexo. Lo mejor es volver a conectar con esa cualidad de estar vivo, con esa energía que el sexo solía darles o que habían esperado que les diera.

En la paradoja entre amor y deseo, lo que parece ser tan desconcertante es que los propios ingredientes que nutren el amor (mutualismo, reciprocidad, protección, preocupación, responsabilidad por el otro) son a veces los mismos ingredientes que sofocan el deseo. Porque el deseo viene con una serie de sentimientos que no siempre favorecen el amor: celos, posesividad, agresión, poder, dominación, malicia, travesuras.

Hay necesidad de conciliar estos dos grupos de necesidades con las que nacemos. Nuestra necesidad de conexión, nuestra necesidad de separación, o nuestra necesidad de seguridad y aventura, o nuestra necesidad de estar juntos y de autonomía. Eso es el principio del deseo, necesidades exploratorias, curiosidad, descubrimiento. Pueden ir en su imaginación, en su cuerpo, disfrutando su alegría… sabiendo todo el tiempo que habrá alguien cuando regreses.

Sin embargo, si en este lado hay alguien que dice: “Me preocupa. Estoy ansioso. Estoy deprimido. Mi pareja no ha cuidado de mí en tanto tiempo. ¿Qué hay tan bueno ahí afuera? ¿No tenemos todo lo que necesitamos juntos, tú y yo?”, entonces hay algunas pocas reacciones que todos nosotros podemos reconocer bien. Se perderá libertad para no perder la conexión. Y se aprende a amar de una cierta manera que vendrá cargada de preocupación extra, responsabilidad y protección adicionales, y no se sabrá cómo dejar a alguien para jugar, para experimentar placer, con el fin de descubrir, de entrar dentro de uno mismo.

Por un lado deseas la seguridad para poder ir. Por otro, si no puedes irte, no tienes placer, no puedes culminar, no tienes un orgasmo, no te excitas porque desperdicias tu tiempo en el cuerpo y la cabeza del otro y no en el tuyo.

En este dilema hay pocas cosas que han ayudado a comprender lo que hacen esas parejas eróticas. Uno, tienen mucha intimidad sexual. Entienden que hay un espacio erótico que pertenece a cada uno de ellos. También entienden que la estimulación erótica no es algo que se hace cinco minutos antes de la cosa real. El juego erótico inicia al final del anterior orgasmo. También entienden que un espacio erótico no es sobre comenzar a tocar al otro. Es sobre crear un espacio donde dejas a tu vida cotidiana, realmente solo debes entrar a ese lugar cuando dejas de ser el buen ciudadano que cuida de las cosas y es responsable. Responsabilidad y deseo sólo pelean. Realmente no lo hacen bien juntos. Las parejas eróticas también entienden que la pasión aumenta y disminuye. Es bastante parecida a la Luna. Tiene eclipses intermitentes. Pero lo que saben es que saben cómo resucitarla. Saben cómo hacerla regresar, y saben cómo hacerla regresar porque han desmitificado un gran mito, que es el mito de la espontaneidad, que es que vas a caer del cielo mientras tú estás doblando la ropa como una máquina, y de hecho entendieron que todo lo que va a pasar, sólo pasa en una relación de largo plazo.

Sexo comprometido es sexo premeditado. Es con voluntad. Es intencional. Es foco y presencia.

Un 61% de los jóvenes dice que nunca tendría sexo en la primera cita

Una marca de profilácticos realiza un barómetro para averiguar cómo ligan los jóvenes españoles y cuáles son las ciudades donde es más fácil ligar y cuales menos.

El 38 por ciento de los españoles opina que Bilbao es la ciudad española donde es más difícil ligar. La encuesta, realizada a más de 2.000 jóvenes de entre 16 y 31 años de edad, señala a las grandes ciudades -Madrid, que fue votada por el 39 por ciento de los encuestados, y Barcelona, elegida por un 29 por ciento-, como las regiones donde los jóvenes lo tienen más fácil a la hora de encontrar pareja. Más información en ABC.es.

BANER SABER MÁS COMO ES EL AMOR

Según el barómetro de ‘Cómo ligan los jóvenes españoles’ revela curiosos datos como que el 39% de los españoles atribuye entre el 70 y el 100% del éxito de una relación al sexo o que un 61% nunca tendría sexo en la primera cita. Más información en Terra.es.

Un estudio asegura que la adicción al sexo afecta entre un 6% y un 8% de la población

La adicción al sexo afecta entre un 6% y un 8% de la población, y está más extendida entre los hombres (85%) que entre las mujeres (15%), según un estudio.
La psicóloga Susana Jiménez-Murcia, Jefe del Departamento de juego patológico del Hospital de Bellvitge, ha presentando los datos del trabajo conjunto con el equipo de adicción al sexo de este centro durante la sesión “Diferentes fenotipos en adicciones comportamientales: adicción al juego vs. adicción al sexo“, organizada por la Sociedad Catalana de Sexología de la Academia de Ciencias Médicas y de la Salud de Cataluña y de Baleares.
Este trabajo, a partir de una muestra de 2.249 pacientes, evidencia niveles de psicopatología similar en los dos grupos, con rasgos de personalidad compartidos y otros, sin embargo, específicos de cada grupo.
Por otra parte, el doctor J. M ª Farré, del Departamento de Psiquiatría del Instituto Dexeus, ha destacado que, según un estudio de la institución sanitaria, la adicción al sexo afecta entre un 6% y un 8% de la población, y está más extendida entre los hombres (85%) que entre las mujeres (15%).
Aún así, el doctor Farré ha señalado la dificultad de emplear el concepto de adicción al referirse a la sexualidad, en relación a otros términos como hipersexualidad o impulsividad sexual, y las características comunes a cualquier adicción que son el deterioro, el descontrol, la dependencia y la abstinencia.

“La ciencia demuestra que la excitación física de la mujer puede ir antes del deseo”

Después de colarse en los laboratorios más punteros del mundo durante su año en el MIT, Pere Estupinyà (Tortosa, 1974) decidió acotar su campo de investigación y dedicarse al sexo. Para escribir su libro S=ex2.La ciencia del sexo, ha visitado los centros donde los científicos exploran los recovecos de la sexualidad humana; incluso se ha prestado voluntario en experimentos y ha extendido su estudio de campo a clubes de sadomasoquismo, reuniones de asexuales y locales de swingers.

Pere

Su libro S=ex². La ciencia del sexo empieza fuerte. Cuenta cómo fue conejillo de indias de un experimento en el que debía masturbarse mientras le practicaban un escáner de imagen por resonancia magnética funcional (fMRI). ¿Cómo salió aquello?

Me invitó a participar como voluntario el científico Barry Komisaruk, de la Universidad de Rutgers, que ya había estudiado en mujeres qué zonas del cerebro se activan en cada fase del sexo, y al estimularse ellas mismas en diferentes partes del cuerpo: clítoris, vagina, cuello del útero y cérvix. Comprobó que con cada zona se relaciona una parte de la corteza sensitiva, lo que refuerza la idea de que existen diferentes tipos de orgasmos. Una de las posibles aplicaciones es comparar la activación del cerebro en mujeres con anorgasmia y sin ella.

Y quería hacer lo mismo en hombres…

Sí, y yo fui el primer hombre que hizo este experimento con fMIR. Me pedían que acariciara, primero suave y después fuerte, distintas zonas de mi pene, para comparar mi respuesta con la de hombres operados de cáncer de próstata o con problemas de erección. En el siguiente experimento debía alcanzar el orgasmo para ver qué zonas del cerebro se activan durante la secuencia de estimulación.

¿Alguna conclusión reveladora?

Una de las cosas más curiosas de mis resultados es que, extrañamente, tenía la corteza visual activa, porque estaba recordando una relación sexual del pasado. Además, en mi caso, la parte del cerebro que segrega oxitocina no se activó durante el orgasmo, cosa que sí sucede con las mujeres cuando se masturban. Sería interesante saber si esto se repite en otros hombres, porque existen dudas sobre si la masturbación y el coito tienen el mismo efecto neurofisiológico.

¿Cómo se explica que usted no segregara oxitocina con el orgasmo?

Yo no estaba excitado, estaba tenso. Unos días antes me llamaron para decirme que tenía que practicar porque lo importante era no mover la cabeza, así que había estado ensayando con un bote de pastillas en la frente. No era una situación estimulante. Sin embargo, la estimulación física gradual, aunque no era en un contexto erótico, hizo que aumentara el flujo sanguíneo y… aquello funcionó.

¿Así que la excitación no está siempre en el cerebro?

La conexión entre la mente y los genitales no es tan sólida como creemos, y un ejemplo muy claro es el de los discapacitados físicos. Con una lesión en la médula por encima del nervio pélvico y pudendo, no tienen sensibilidad, pero pueden experimentar erecciones. También hay hombres incapaces de tener erección pero sí excitación mental.

¿Qué aplicación terapéutica tienen estos experimentos?

El modelo de respuesta sexual clásico de Masters y Johnson era Excitación-Orgasmo-Resolución. Después, la sexóloga Helen Kaplan introdujo el deseo en el modelo, pero continuaba siendo lineal: Deseo-Excitación-Orgasmo-Resolución. Las terapias asumían que, antes de nada, había que encender el deseo. Pero después aparece el modelo circular, en el que la excitación física puede ir antes del deseo, y surgen nuevas terapias en las que las mujeres deben empezar haciendo ejercicios de estimulación genital para que el deseo mental vaya despertando.

Los terapeutas sexuales que tratan los problemas de la gente suelen proceder de la psicología. ¿Por lo general, cuánto saben de ciencia?

Poco. La directora del Instituto Kinsey, un referente en investigación sobre sexo y salud sexual desde hace 60 años, me explicó que ahora están intentando medir la eficacia de cada intervención. En sexología hay gran diversidad de estrategias, pero no sabemos cuál funciona mejor o peor. Si el terapeuta consigue empatizar con el paciente, funcionará, aunque sea un chamán, porque la atención personalizada es efectiva. El problema viene cuando hay un problema físico. Un urólogo me contaba que, con la llegada de la Viagra, un paciente se lamentaba: “Pero doctor, ¿cómo puede ser que después de seis años de diván usted me lo haya solucionado todo con esta pastillita?”. Problemas como este o como el vaginismo tienen un origen fisiológico que muchos terapeutas no reconocen porque se limitan a su enfoque particular. Todavía falta mucha ciencia en el campo de las terapias sexuales.

¿Por qué en el libro habla tanto de estudios con ratas?

Las ratas permiten hacer experimentos impensables con personas, y son muy buenos modelos bioquímicos, endocrinos y neurofisiológicos. La fisiología de la excitación sexual es muy similar en ratas y humanos, más que el envejecimiento, el aprendizaje, la tristeza y la adicción. Si lo piensas bien es normal. El sexo no ha cambiado tanto, se preserva evolutivamente.

Pero el sexo en humanos es mucho más que algo fisiológico.

Claro, existen los componentes biológico, psicológico, cultural y social. Hay que estudiarlos por separado y luego juntar los conocimientos. Es lo que intento con el libro y lo que hacen algunos científicos.

¿Cómo se financian este tipo de investigaciones sobre sexualidad?
En EEUU, Thomas Insel, el director de los National Institutes of Mental Health, que conceden las subvenciones para investigar la salud mental, me dijo que no reciben peticiones para estudiar la pedofilia; sin embargo, un experto investigador me lo negó: por supuesto que quieren estudiarla, pero en EEUU hay miedo. Por presiones del partido republicano, en los años 50 Alfred Kinsey, el pionero en estudios sexuales, perdió la financiación para seguir investigando; y cosas similares han seguido sucediendo hasta ahora, por ejemplo, con estudios sobre el sexo en la vejez, incluso con proyectos ya aprobados. Muchos investigadores de EEUU se han ido por esta razón a Canadá, como James Pfaus y Meredith Chivers. Europa podría marcar la diferencia en este campo.

¿Hay buenos grupos de investigación sexual en Europa?

Sí, suecos, holandeses, italianos… En la Universidad de Kiel (Alemania), un investigador de origen español, Jorge Ponseti, estudia la pedofilia. Gracias a experimentos con fMRI ya ha detectado cómo el cerebro de los pedófilos reacciona de manera distinta ante estímulos sexuales. Ahora está empezando un superproyecto con más de 200 pedófilos.

La antropología, la medicina, la sociología, la neurofisiología, etc., estudian la sexualidad humana desde distintos ángulos. ¿Qué disciplina cree que en los próximos años va a marcar la diferencia en la ciencia del sexo?

La medicina sexual tiene mucho que aportar. Un urólogo resuelve problemas de erección, y si los problemas sexuales se deben al estrés vas al psicólogo, pero ¿por qué no se incorpora ya al sistema sanitario la especialidad de medicina sexual? También creo que los sociólogos van a romper mitos. En sexo, todo se ha valorado en función de opiniones de sexólogos, cuyos pacientes no son representativos de la población. La aproximación científica de la sociología al sexo tiende a desmentir, clarificar e informar mejor que el experto en sexo de turno. Hay pocos científicos y sociólogos que hablen de sexo a la sociedad; y muchos charlatanes que han hecho que esté sobrevalorado.

¿Cree que el sexo está sobrevalorado y ha escrito un libro de 480 páginas sobre él?

Me refiero a la presión que hay con el deseo y la satisfacción. Por ejemplo, en una encuesta se preguntó a las mujeres si sufrían falta de deseo. Muchas decían que sí, sobre todo a partir de cierta edad. Fue la época de la búsqueda de la viagra femenina. Después, se repitió la encuesta añadiendo otra pregunta: “¿Es un problema para usted?”. Ahí se descubrió que la mayoría de mujeres que tenían falta de deseo vivían tan felices.

¿Los científicos saben por qué se pierde el deseo?El deseo se va diluyendo con la edad, la menopausia y la andropausia, pero no la satisfacción sexual: las mujeres tienen orgasmos a los 70. Dentro de una relación, se pierde el deseo por exceso de costumbre. Por ejemplo, en el libro hablo de un experimento con ratas en el que un macho copula con cuatro hembras y queda harto, pero cuando llega una nueva, vuelve a querer. Según los psicólogos evolucionistas, los machos están llamados por sus genes a esparcir su semilla y ellas van a la búsqueda de los mejores genes posibles.


Divulgación y psicología en forma de novela sencilla y desenfadada. 
Sólo 1 € ebook, 5 € papel “Espontáneo y con un tratamiento muy bueno”, “Historias divertidas”, “Escrito con energía, claridad y sensibilidad” 
“Te identificas con los personajes, seas hombre o mujer” (Radio Nacional de España)

¿Esa visión no es demasiado determinista?

Sí, yo soy muy crítico con la psicología evolucionista. No niego que el pasado evolutivo pueda influir en nuestro comportamiento, pero el impacto del aprendizaje sociocultural en nuestra especie es más importante que la biología. Hay varios motivos para dejar de ser determinista, como la epigenética, la plasticidad cerebral, la cultura y el aprendizaje en una sociedad con información en cada esquina.

Además de visitar a muchos expertos en sus laboratorios, se ha documentado en otros centros, como clubes de sadomasoquismo. ¿Qué aprendió en ellos?

Que los sadomasoquistas no tienen menos sensibilidad al dolor, sino que lo erotizan. También lo hacen las mujeres a las que les gusta el sexo anal, que, en principio, no tiene por qué provocarles placer físico. Por otro lado, la comunicación entre sadomasoquistas es excelente, ya la querrían muchas parejas convencionales. Aunque los demás practiquemos jueguecitos de dominación y sumisión, nuestros encuentros sexuales son de igual a igual; pero ellos llevan al límite la desigualdad pactada. Incorporar eso al sexo es la clave del éxito que está teniendo el libro Cincuenta sombras de Grey, con el que mucha gente ha descubierto una nueva faceta sexual.

¿Qué experimento, de entre todos en los que ha participado, le ha gustado más?

Una vez me mostraron fotos con caras de varias mujeres y tenía que decir la probabilidad de que me fuera con ellas a la cama, teniendo en cuenta además un número que indicaba cuántas relaciones sin protección había tenido cada una en los últimos dos meses. Antes de empezar, racionalmente, pensé que no aceptaría una chica con un 8, pero luego, según iban apareciendo mujeres atractivas, lo que me salía de dentro eran excusas. Este experimento me reveló mucho sobre lo irracional que es el sexo.

¿Y un experimento que no hizo pero le gustaría haber hecho?

Después de haber participado en el de la masturbación, pensé que sería interesante ver con escáneres qué pasa en el cerebro justo antes y después de la eyaculación para saber más sobre el periodo refractario, ese intervalo de tiempo después de un orgasmo durante el cual un varón es incapaz de tener la siguiente erección. Sería fantástico que la ciencia descubriera cómo evitar el periodo refractario, ¿verdad?

El sexo favorece la fidelidad y el apego en la pareja

La convivencia y contacto sexual aumentan el número de receptores en el cerebro para la oxitocina en las hembras y la vasopresina en los machos, dos neuropéptidos evolutivamente muy antiguos implicados en la formación de lazos afectivos y en los vínculos de pareja, junto la dopamina, otro neurotransmisor que se dispara cuando nos enamoramos.

La convivencia y el sexo podrían modificar el cerebro para favorecer la fidelidad, al menos en los campañoles, tal y como se demuestra, por primera vez, en una investigación  publicada en el último número de Nature Neuroscience.

Lee el artículo completo en abc.es

Al buscar pareja, de qué depende su elección 

Por primera vez, un estudio realizado en ratones de campo admite que el emparejamiento se ve influido por mecanismos epigenéticos. La monogamia en esta especie se desarrolla después de varios episodios de apareamiento de 16 a 24 horas, pero los investigadores la han inducido administrándoles tricostatina A; es decir, han alterado sus conductas de apego social mediante fármacos.

La ratones de campo desarrollan una fuerte preferencia por una pareja después de apareamiento y permanecen juntos para toda la vida. / Zuoxin Wang (Nature)

Después de horas de apareamiento, las ratonas de campo experimentan cambios epigenéticos –es decir, que no alteran la secuencia de ADN pero sí influyen en la expresión génica–, que determinan su preferencia por una pareja específica, según un estudio pionero publicado en la revista Nature Neuroscience.

Los ratones de campo son una especie de mamífero monógama”, explica a SINC Mohamed Kabbaj, autor principal del trabajo que investiga en la Universidad de Florida (EEUU). “Esta monogamia se desarrolla después de varios episodios de apareamiento durante 16 a 24 horas, que provocan esos lazos de pareja permanentes”.

Los autores aseguran que “en los ratones de campo, los cambios epigenéticos están implicados en la formación de los lazos sociales, y variaciones similares pueden afectar a otros comportamientos sociales en diversas especies”.

Los cambios epigenéticos se produjeron en los genes que codifican para la oxitocina y la vasopresina, involucradas en la preferencia por una pareja

Los expertos fueron capaces de inducir el vínculo de pareja entre ratones sin que se aparearan, administrándoles tricostatina A durante una convivencia de los ratones de seis horas. “Este fármaco aumenta la acetilación de las histonas [proceso fundamental en la regulación de la expresión génica] en la región promotora de la oxitocina y los receptores de vasopresina”, afirma Kabbaj. Estas dos hormonas están involucradas en la preferencia por una pareja y el comportamiento social en general.

Además, según el experto, también hace que aumente la expresión de estos genes en el núcleo accumbens, un área importante en la recompensa y preferencia de una pareja.

ratones de campo

Una posible ayuda para el autismo

Los investigadores observaron que los ratones de campo hembra a los que se suministró la tricostatina A aumentaron sus niveles de oxitocina y los receptores de vasopresina en el cerebro; y dedujeron que los fármacos que bloquean estos receptores serían capaces de impedir el emparejamiento.

“Este trabajo tiene una gran importancia ya que sugiere que podemos alterar las conductas de apego social gracias al uso de fármacos como la tricostatina A”, sostienen los autores, que ven en ello una posible vía para el autismo o la esquizofrenia.

“En estos trastornos el arraigo social es muy reducido o incluso inexistente, y estos fármacos podrían ser utilizados algún día para potenciar las conductas sociales de los niños afectados”, concluyen.

¿Cómo evitar llegar a la dependencia emocional en la relación de pareja?

La relaciones de parejas, a veces, se basan en algo que no es amor y que acaba por minar la relación afectiva: la dependencia emocional. Cuando un miembro de la pareja siente necesidad exagerada de recibir amor del otro, o su vida gira por completo en torno a esa persona, se podría afirmar que la relación es más bien de dependencia. ¿Dónde está el límite entre amar y depender? ¿Cuáles son las señales de que la relación no es lo todo equilibrada que cabría esperar? Desde Eroski Consumer se da respuesta a estos y otros interrogantes relacionados. ¿Amor o necesidad? ¿Cuál es la diferencia entre amar y depender? Para Anna Ferre Giménez, psicóloga y terapeuta, en una relación basada en el amor, “dos personas están juntas por el placer de compartir con el otro aquello que cada uno es y que le hace sentir bien consigo mismo, no para que el otro le proporcione lo que uno siente que le falta en su vida”. Sin embargo, la dependencia surge del miedo a no valer suficiente, no poder vivir solo, estar incompleto, morir si el otro se va… Este apego patológico crea relaciones desequilibradas, conflictivas o superficiales en las que no es posible desarrollar el potencial personal creativo. “A veces, aunque menos conocido, una persona dependiente se muestra segura, pero, en realidad, bajo esa falsa apariencia de seguridad, es incapaz de sentir amor e intimidad, de relacionarse desde un plano de igualdad con el otro”, comenta la psicóloga. Hay grados de dependencia y es fundamental que uno detecte cómo le afecta un tipo de relación así en su vida y de qué manera impide un desarrollo personal sano. ¿Existe un perfil de dependiente emocional? Hay quienes tienen más predisposición a sufrir relaciones de pareja de dependencia. “Sin duda, las personas emocionalmente más frágiles”, puntualiza la experta. Entre estas se encuentran las que han vivido una infancia difícil, con ausencia física o emocional de los progenitores, o que han tenido una relación de pareja dañina; en definitiva, con carencias emocionales. Cuando durante la infancia uno no se ha sentido seguro con el entorno encargado de protegerlo, se hace difícil madurar y ser sujetos independientes de una manera saludable. Entonces se desarrollan estrategias para obtener amor (o para huir del dolor) que se mantienen a lo largo del crecimiento y en la edad adulta. Un patrón basado en el miedo desde la infancia se repite de forma inconsciente y de manera automática en la vida adulta: “establezco relaciones de pareja en las que me comporto de forma sumisa, algo que traslado a otros ámbitos como el trabajo… Es decir, obedezco a cambio de no tener conflicto”, explica la psicóloga, a modo de ejemplo. Estas situaciones, a veces, son adaptativas y beneficiosas, pero otras, es el primer paso para no poner límites y permitir abusos. No obstante, la experta aclara que ante una misma situación de desamparo o de heridas emocionales, diferentes personas desarrollan estrategias distintas, según el tipo de carácter. Por eso en una relación de dependencia emocional, los dos miembros de la pareja son “codependientes”: ninguno de los dos puede dar o recibir amor. “Se tiende a definir como dependiente al miembro de la pareja que muestra más fragilidad, sin embargo, el sujeto tenido como ‘fuerte’ también necesita del miembro débil para mantener esta relación basada en el poder o el miedo, en lugar de en el amor como sería deseable”, asegura la especialista. Recurrir a un psicólogo o un terapeuta El primer paso y, por seguro, el más difícil, es reconocer que uno tiene una relación de dependencia emocional. A veces, la persona necesitará recurrir a un profesional psicólogo o terapeuta para que le ayude a tomar conciencia de la situación, del sufrimiento evitable, y le ayude a ver las heridas y curarlas. Síntomas de alarma Algunas frases o creencias pueden indicar que se está ante una relación de apego patológico: “Necesito a un hombre / a una mujer en mi vida para sentirme bien”, “sin ti no soy nada”: la pareja es lo más importante en la vida de la persona, más que uno mismo. Indica una baja autoestima. “¿Dónde estás, con quién estás, qué haces, qué piensas?”: deseo de afecto constante y de contacto ininterrumpido, por ejemplo, estar juntos o en contacto a través de móvil todo el tiempo posible, de manera adictiva. “Con lo bien que estamos juntos, no necesitamos a nadie más”: tendencia a que la relación sea exclusiva. Los amigos desaparecen y se crea una especie de burbuja de dos. “Lo que tú digas, cariño”, “lo que yo te diga, cariño”: la pareja se relaciona a través de poder-miedo, uno somete y el otro es sumiso. Esto puede incluso ser aceptado tácitamente, sin que sea cuestionado. “Por favor, no te vayas, cambiaré, si me dejas me muero”: miedo a la soledad y, por tanto, el abandono o el rechazo de la pareja se vive como una catástrofe, como dejar de existir. A menudo este tipo de relaciones se rompen y se recomponen de manera continua. “Tengo mucha mala suerte, siempre me encuentro con el mismo tipo de hombres/mujeres”: muchas relaciones con parejas de un mismo perfil. Tras la ruptura hay resentimiento o desprecio hacia el otro miembro de la pareja.

¿Cómo el amor beneficia la salud?

El amor es una de las cinco emociones básicas presentes en todos los seres humanos y que tiene una clara función de supervivencia. Gracias al amor creamos nuestros vínculos afectivos desde el nacimiento, necesarios para el crecimiento emocional sano, y también gracias al amor, elegimos a nuestra pareja. De modo estrictamente científico, estar enamorado es beneficioso para la saludComo sintetiza el psicólogo de Hospital Quirón Murcia, Joaquín Conesa, “desde un punto de vista estrictamente científico podemos decir que estar enamorado es beneficioso para la salud”. Porque el amor también se localiza en el cuerpo y no sólo en el ‘corazón’. Al estar enamorados nuestro cuerpo se convierte en un escaparate en el que se muestran los cambios químicos que se producen a nivel interno. Nuria Javaloyes, psicóloga y psicooncóloga del Quirón Torrevieja repasa uno por uno cómo estos cambios benefician a nuestra salud. Mejora nuestras defensas Al producirse mayor liberación de endorfinas, la sensación de felicidad aumenta, ya que son las sustancias conocidas como mejores antidepresivos naturales, permitiéndonos disfrutar más de la vida. Además, las endorfinas mejoran el funcionamiento del sistema inmunológico, por lo que el amor mejora también nuestras defensas ante enfermedades. Baja los niveles de estrés El cortisol es la hormona que se libera como respuesta al estrés y origina un aumento de la tensión arterial. El enamoramiento reduce esta hormona por lo que se reducen los efectos negativos del estrés crónico en nuestro organismo, de una forma natural y placentera. Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares El amor es bueno para el corazón. Gracias a la amor se incrementa también la producción de dopamina, oxitocina y norepirefrina lo cual ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. También estas sustancias son la responsables de que todo nos parezca bien y hacen que se disparen los sentimientos de felicidad y placer por las cosas pequeñas de la vida. Rejuvenece la piel Al aumentar los niveles de estrógenos, nuestra piel mejora y esto hace que nos vean y que nos veamos más jóvenes. Nos da vitalidad Además, la liberación de melatonina producida al sentir amor, mejora la autoestima y nos aporta una sensación de vitalidad difícil de sentir si no hay amor en nuestra vida. Nos hace estar más guapos Gracias al aumento de estrógenos durante la etapa del enamoramiento experimentamos notorios cambios físicos como el embellecimiento de la piel, el cabello y las uñas. Aumenta la autoestima Amar y ser amado nos ayuda a encontrarle un sentido a nuestra vida, y a sentirnos importantes, seguros y con una sensación de valía personal y autoestima básicas para la salud psicológica e integral. Más salud en todas las fases del enamoramiento Así, podemos decir, desde una base científica, que el amor beneficia a la salud no sólo en los primeros momentos del enamoramiento sino también cuando ya sentimos más estabilidad y más calma con nuestra pareja de muchos años de duración. En suma, como resume el doctor Conesa, “el amor tiene efectos beneficiosos en nuestro organismo gracias a que este estado tiene una respuesta fisiológica que nos hace sentir bien tanto mental como físicamente”.

El amor es una cuestión de química “sumamente adictiva”

Si los poetas románticos levantaran la cabeza descubrirían asombrados que esa pulsión, ese “fuego helado” en el que se consumían por sus amadas estaba provocado por algo tan físico como la dinámica química que arrastran las endorfinas, un tipo de hormonas. El psiquiatra José Miguel Gaona explicó que el amor, aunque no suene “especialmente romántico”, no deja de ser una conjunción de reacciones químicas, ligadas a otros estímulos como alimentación, actividad sexual “o aficiones similares”. Los expertos aseguran que no nos enamoramos “para que nos sintamos bien por ser el centro del universo” sino para procrear Ese tipo de reacciones tienen una función determinada, como es crear vínculos que permitan cuidar a la descendencia, “no para que nos sintamos bien porque los humanos seamos el centro del universo”, puntualizó. Las endorfinas “Es hielo abrasador. Es fuego helado. Es herida que duele y no se siente”, así definía Quevedo esta emoción causada, según Gaona, por las endorfinas, unas hormonas que actúan como neurotransmisores y que aumentan en los momentos placenteros de la vida. En concreto, intervienen la norepinefrina, la dopamina y la feniletilamina. Y es que, a pesar de la ingente cantidad de corazones en mil formatos que se regalarán el próximo 14 de febrero durante San Valentín, los sentimientos no se generan en el corazón, sino en el cerebro. Las fases del amor Nos enamoramos paso a paso, en tres fases distintas: Primera fase: reconocemos en la pareja actitudes, virtudes y otros elementos clave que responden a la frase “me parece atractivo”, explicó Gaona. Segunda fase: “es el momento de las fantasías desbocadas, en el que atribuimos cualidades extraordinarias a nuestra pareja debido al bienestar endorfínico que nos produce su cercanía”. Tercera y cuarta fase: En las dos últimas etapas hay más trato y actividades en común, y se crea un vínculo emocional y sexual, con una segregación importante de la feniletilamina, que también aparece en el chocolate, de ahí que no sea casual que se considere a este dulce como a un sustitutivo del sexo. El amor es una droga Quienes comparan el amor con una droga no carecen de razón, es precisamente cuando deja de segregarse esta sustancia cuando surgen los problemas, y es que las endorfinas, junto con las apomorfinas, son las hormonas que inducen a la adicción. Gaona considera que las relaciones no tienen por qué terminar una vez que acabe el amor romántico, a pesar de que esta sensación sea “sumamente adictiva”. Y es aquí donde los poetas románticos tienen cierta culpa de los problemas de pareja de hoy en día, “hasta el XIX nadie se casaba por amor, sino por intereses, mientras que el amor se reservaba para los amantes”.

El amor golpea el estómago

El amor se siente en el estómago y golpea el corazón a ritmo de vertiginosos latidos, pero surge en el cerebro, donde estimula hasta doce áreas distintas. Otras imágenes 2 Fotos Fotogalería 8 Fotos El mundo entero celebra San Valentín Hace tiempo que los neurólogos le siguen la pista al proceso del enamoramiento, un fenómeno complejo, en el que intervienen muchos factores (incluido el olfato)  y que provoca complejas alteraciones cerebrales en áreas relacionadas con la percepción, algo que explicaría por qué esa persona “maravillosa” que “debería gustar a todo el mundo”, quizá solo sea muy especial ante nuestros ojos ensimismados. Gracias al avance de las técnicas de neuroimagen los científicos han podido determinar la base neurológica de una de las sensaciones más poderosas que experimenta el ser humano, paradójicamente la otra gran fuerza motora del individuo, el odio, estimula las mismas regiones cerebrales, pero mientras el amor inhibe el racionamiento, el odio lo hiperactiva. Que nadie se asuste si oye que su hipotálamo, su corteza prefrontal, su amígdala o su núcleo accubens tienen mucho que ver con ese subidón emocional que siente desde que el bello/a fulanito/a se cruzó en sus vidas. En las personas que llevan muchos años emparejadas el cerebro se estimula de forma distintaEso, unido a buen cóctel de oxitocina, adrenalina, dopamina y otras muchos neurotransmisores que intervienen en el proceso, hace que su estómago lleve días jugueteando por libre, que apenas tenga apetito, y que se sienta lleno de fuerza y vitalidad, a pesar de que apenas ha dormido y  le cuesta pegar ojo. “Hay gente que habla de que se le eriza el pelo o experimenta problemas con la termorregulación”, explica el neurólogo Carlos Tejero, que ha estudiado cómo afecta el enamoramiento al cerebro. Este neurólogo ha constatado cómo dependiendo de a quién veamos (un amigo, un conocido, un familiar o la persona amada) se estimulan áreas cerebrales distintas, que dejan claro que no es lo mismo el amor fraternal que el deseo sexual, o el apego. “Continuamente estamos en contacto con estímulos, el cerebro filtra la mayor parte de ellos por lo que no llegan a nuestra conciencia. Si entramos en contacto con una persona que reconocemos y con la que tenemos un vínculo afectivo, rápidamente se activan las zonas de la afectividad, se pone en marcha la memoria, se estimulan múltiples áreas de la atención, lo que justifica que parezca que estamos embobados”, explica. En el laboratorio han experimentado cómo las personas que llevan muchos años emparejadas activan su cerebro de forma distinta a las personas que están todavía en una fase muy temprana de la relación. “Se acaban estimulando las mismas áreas, pero la vía que lleva hasta ellas, el recorrido, es distinto, porque durante la fase del enamoramiento todavía no está tan definido el vínculo afectivo con esa persona”, dice Tejero. El cerebro de ellos, y de ellas También es diferente la forma en la que se estimula el cerebro del hombre y de la mujer. Mientras que los hombres enamorados tienen mayor actividad en la región asociada a los estímulos visuales, las mujeres enamoradas activan más la memoria. “Aquí también se llega al mismo destino, pero por rutas distintas, en realidad, no son patrones muy diferentes, pero que nos animan a prolongar la investigación”, afirma el doctor. En cualquier caso, los expertos advierten sobre el peligro de simplificar demasiado un proceso que, en realidad, es muy complejo, y depende de multitud de factores: culturales, anímicos, físicos, sicológicos… por eso todavía no se atreven a contestar a la pregunta de si existe el amor a primera vista porque son difíciles de experimentar en un laboratorio. Sin embargo, está muy estudiado cómo las áreas cerebrales implicadas en el enamoramiento no se activan en las personas con determinadas patologías neurológicas, ciertas lesiones cerebrales, tumoraciones, ictus, algunos casos de autismo  y en el síndrome de Asperger. Lo que sí podría darse es que el amor ayudara a mejorar la sensación de dolor al ayudar a ‘distraer’ los estímulos o reorientar la atención, pero aquí entran en juego otra vez factores psicológicos y conductuales. ¿Efectos negativos? Parece que el enamoramiento no tiene ninguno, a no ser que consideremos el ‘embobamiento general’ que podría considerarse un efecto secundario, pero como dice el neurólogo, ojo, porque a veces esa misma tormenta de activaciones cerebrales también se da con los celos.

20minutos.esLicencia CC BY SA

Los estudiantes universitarios carecen de una formación en salud sexual y reproductiva

Los estudiantes universitarios carecen de una formación en salud sexual y reproductiva al iniciar sus estudios universitarios. Este es uno de los resultados de la tesis doctoral ‘Estrategias docentes de Enfermería para el abordaje de la sexualidad, la salud sexual y la salud reproductiva en adolescentes y jóvenes’, realizada por el doctor Manuel Antonio Velandia.

Mª Mercedes Rizo, una de las dos directoras de tesis, afirma que «los alumnos llegan a la universidad con escasos conocimientos en salud sexual y reproductiva; cada vez están aumentando más los casos de enfermedades de transmisión sexual entre jóvenes. La solución pasaría por una mayor formación en este campo, poniendo el énfasis en la prevención de las ETS con anticonceptivos de barrera (preservativos)».

El investigador trabajó con estudiantes de segundo año de carrera de Enfermería de la Universidad de Alicante. Las charlas en el instituto han sido en muchos casos nulas o insuficientes. «Solo se les ha dado charlas sobre los aspectos biológicos, relacionadas puramente con los órganos de reproducción. Y, de estos, quien las ha recibido, que únicamente se dieron en Alicante ciudad, las valoran muy mal. En esta comunidad no hace parte del programa educativo este tipo de formación», asegura. Si bien, y como indica Rizo, «también hicimos una investigación dentro del grado en Trabajo Social y el resultado fue igual; como similar fue en el grado en Educación».

Este estudio se centra en la formación que se da en Enfermería en el cuidado de adolescentes, en sexualidad, salud sexual y salud reproductiva y diagnostica las necesidades en la formación académica de los estudiantes de Enfermería de la UA en los citados campos de adolescentes y jóvenes, como una estrategia que oriente la autodeterminación, el empoderamiento y el ejercicio responsable de la sexualidad como fundamentos de su propio autocuidado y del de los adolescentes que serían usuarios.

Para ello, Velandia, que durante los tres años de ejecución de la tesis fue mejorando las metodologías (cualitativas-cuantitativas), realizó tanto encuestas, como entrevistas grupales y escritas, a una muestra formada por estudiantes de primer curso de Enfermería de la UA en los años 2008/2009 y 2009/2010, así como a alumnado de Ciencias de la Educación, diplomado en Maestro, Especialidad en Educación Primaria, en el curso 2009/2010.

El doctor observó que la sexualidad, la salud sexual y la salud reproductiva no formaban parte del programa de formación académica de la Diplomatura de Enfermería de la UA. «También, llama muchísimo la atención que los estudiantes suponían que el currículo de los estudios de Enfermería, tenía asignaturas de este tipo», añade.

En Magisterio, a cuyos estudiantes se dirigieron después, descubrieron que el desconocimiento era similar. «El riesgo está ahí, porque no hay conocimiento», apunta el investigador. Velandia planteaba al alumnado si consultarían a los profesionales de enfermería, y responden estos que, por lo general, no lo harían; tampoco consultarían con sus maestros. «Es gravísimo que no confíen», señala.

La riqueza del estudio radica en que la metodología diferente que han diseñado para la adquisición de conocimientos en competencias psicoemocionales es la adecuada. Inicialmente, los estudiantes rellenaban un cuestionario anónimo, donde indicaban sus conocimientos y sus necesidades sobre salud sexual y salud reproductiva; seguía una clase magistral teórica y, finalmente, la clase práctica o seminario.

«Hicimos un seminario práctico, en el que los estudiantes por grupos de cinco persona, reproducían un caso en consulta, mediante juego de role play, planteando los temas sobre los que más les gustaría saber». Se trataron cinco casos diferentes. Para esto, ellos bajaban el material y preparaban una consulta. Como resultado, se dieron cuenta de que teoría y práctica no tienen nada que ver, que ante estas situaciones.

Descubre un libro sobre el amor único: “Espontáneo y con un tratamiento muy bueno”, “Historias divertidas”, “Escrito con energía, claridad y sensibilidad” “Un libro sobre sobre la búsqueda de la felicidad, sobre las emociones, la música… En definitiva, sobre la vida”, “te identificas con los personajes, seas hombre o mujer” (Radio Nacional de España)

Portada Un corazón lleno de cancionesUna reflexión sobre el amor y las relaciones de nuestros días en forma de novela fresca y divertida. Una novela de divulgación sobre el amor, la sexualidad y la pareja

“Habla de la virginidad desde una perspectiva muy diferente a la que estamos habituados, de las separaciones, del amor adulto, maduro y reflexivo… (…) El hombre puede verse reflejado y, como no, ayudado por lo que aquí se relata. Las mujeres, desde luego, comprobarán como ‘no todos los hombres son iguales’ (…) No es novela erótica, ni siquiera creo que sea puramente una novela, es una reflexión y creo que os encantará. Si sois amantes de la música entonces lo hará mucho más, el texto está repleto de letras y recomendaciones”. N. Mal.nero, psicóloga y sexóloga.

“Si te apetece una historia optimista contada con sencillez y humor sobre relaciones actuales y lo imprevisible que resulta casi siempre nuestra vida por cotidiana que nos parezca, desde luego merece una oportunidad. Si además estás dispuesto a descubrir (o redescubrir) un buen puñado de canciones y artistas que seguro que se quedarán contigo hasta mucho después de terminar el libro, entonces no hay mucho más que pensar”. cdiaz en opiniones de lectores en Amazon.

Oferta Amazon 0,99 € en Kindle y 4,25 € en papel

Descubre un libro sobre el amor único: “Espontáneo y con un tratamiento muy bueno”, “Escrito con energía, claridad y sensibilidad”

 

 

Portada Con canciones de amor y sexo - GUITARRA 11 para web

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *